Un laboratorio para las soluciones tecnológicas del futuro

20 de Julio, 2016 · Cuerpo Académico, Facultad

El profesor Diego Gómez participa hace dos años del equipo docente del curso Taller de Convergencia Medial, que busca que los alumnos generen propuestas para suplir necesidades con el apoyo de estudiantes de ingeniería, diseño y comunicaciones. Ahora, con la inauguración del Social Communication Lab, SCL, los horizontes del curso se han expandido.

Por Bárbara Castro

En junio de este año se inauguró el SCL en el Centro de Innovación UC.

En junio de este año se inauguró el SCL en el Centro de Innovación UC.

El curso “Taller de Convergencia Medial” nació hace cuatro años de la mano del actual decano Eduardo Arriagada, como una alternativa para que estudiantes de toda la Universidad pudieran desarrollar prototipos que permitieran entregar, a través de soportes digitales, contenidos mediales de calidad.  Hoy, el curso cuenta con el apoyo del Social Communication Lab, SCL, iniciativa que busca generar un espacio de creación de aplicaciones digitales.

Diego Gómez es ingeniero industrial de la UC con magíster en ciencias de la computación, hace dos años que apoya el curso con los aspectos técnicos, como programación y desarrollo. “La idea era juntar el trabajo interdisciplinario entre diseño, ingeniería y comunicaciones.  Hoy en día todas estas soluciones que la gente demanda, sobre todo el uso de nuevas tecnologías para mejorar la calidad de vida, implican un esfuerzo que tiene que surgir de estas tres disciplinas”, dice.

Mientras que los ingenieros se preocupan de los aspectos técnicos y de programación, el diseño busca desarrollar la interfaz y la experiencia de usuario. Finalmente, los comunicadores entran a planificar la identidad de marca del producto o servicio y su salida al mercado. En cuanto a las ventajas que presenta el SCL frente a otros espacios de desarrollo, Gómez asegura que el valor agregado se encuentra en la interdisciplina. “Las empresas que hay afuera o son muy ingenieriles, muy de diseño o muy de marketing, acá lo que estamos buscando es que los alumnos, desde sus distintas expertices vayan proponiendo cosas distintas a lo que hay en el mercado a partir de la innovación que presta este lugar”, dice.

Otra ventaja es la posibilidad de presentar un prototipo y recibir feedback, antes de lanzarlo a gran escala. “A partir de eso, uno va viendo si el producto está supliendo una necesidad. Tienes tres disciplinas testeando la idea”, explica Diego Gómez. Al finalizar el proceso que, desde la concepción de la idea hasta el proceso de prueba, puede extenderse por tres meses aproximadamente, el producto puede migrar a otras iniciativas de innovación en la UC, como Incuba.

Dos proyectos destacados que surgieron gracias al esfuerzo del equipo son las aplicaciones Pirate Ship y Pick It. La primera fue ideada por alumnos de ingeniería como una forma para que personas que estuvieran dispuestas a arrendar el espacio de sus maletas pudieran contactarse con gente interesada en traer a Chile productos comprados en el extranjero. Propuesta por estudiantes periodismo, Pick It ayuda a los usuarios a escoger entre dos prendas de ropa gracias a encuestas en tiempo real. Respecto a la importancia de los comunicadores en el proceso de creación de aplicaciones como estas, Diego Gómez dice que “esperamos que las comunicaciones nos permitan entender cómo esto se vende, cómo se transmite, cómo se entiende una marca que la gente pueda usar fácilmente”.

Actualmente el equipo se encuentra trabajando con propuestas de estudiantes y proyectos de empresas. En el futuro, esperan poder extenderse a trabajar en directa relación con las unidades académicas de la Universidad y fundaciones, para lo cual están desarrollando una ficha de postulación.