TrenDigital de la Facultad de Comunicaciones presentó manual Cómo educar a los padres de una generación “huérfana” digital

26 de Junio, 2016 · Facultad

El libro identifica los principales conflictos que se generan por el uso de las tecnologías de información en los hogares y establecimientos educacionales. En función de estos desafíos, propone protocolos y normas de acción para minimizar los problemas asociados a su uso y mejorar la comunicación entre profesores, alumnos y apoderados. 

El manual se presentó en una ceremonia, presidida por Guido Girardi, presidente de la Comisión Científica del Senado.

El manual se presentó en una ceremonia presidida por Guido Girardi, presidente de la Comisión Científica del Senado.

“Hace 10 años a nadie se le hubiera ocurrido desnudarse, sacarse una foto, revelarla, ir al correo, ponerla en un sobre con una estampilla y mandársela a su pololo. Hoy una parte importante de los escolares practican sexting con sus teléfonos inteligentes, pero muchos de los colegios siguen manteniendo las mismas normas que hace una década”, sostuvo el profesor de la Facultad de Comunicaciones UC Daniel Halpern, uno de los autores del libro “El valor de la (des)conexión: Guía para el uso positivo de TICs en establecimientos educacionales”.

Es por ello que - junto a los investigadores Martina Piña y Javier Vásquez-  decidieron escribir un manual que, a partir de los conflictos que hoy se viven en el mundo online, fuera capaz de desarrollar nuevas herramientas para que tanto los profesionales de la educación como los apoderados puedan darle un uso positivo a las Tecnologías de la Información y Comunicación (TICs) en la educación de los niños y mejorar así la convivencia digital. El manual, que fue financiado con fondos de un proyecto Fondecyt, entrega una serie de recomendaciones en función de las edades, tipo de plataformas que se utilizan y características de los menores.

Las sugerencias fueron el resultado de más de tres años de trabajo, periodo en el que los investigadores realizaron más de cien entrevistas a estudiantes de distintos colegios, una encuesta a siete mil escolares y revisaron decenas de manuales desarrollados por distintas organizaciones educacionales. “El problema con las tecnologías es que confunden: por una parte es claro el potencial que tienen, pero al mismo tiempo impactan negativamente a usuarios que no tienen capacidades de autoregulación, por eso quisimos ponerle el paréntesis a (des)conexión”, explicó Martina Piña, investigadora del think tank TrenDigital de la Facultad de Comunicaciones UC, centro que ha estudiado las consecuencias sociales del uso de las TICs durante los últimos años.

Halpern dio a conocer cuatro de los puntos que su equipo de investigación ve hoy como los más preocupantes para la comunidad escolar: 1) la poca regulación existente por parte de los apoderados para utilizar los nuevos canales de comunicación como WhatsApp, y los nuevos modelos de gestión comunicacional que deberían desarrollar las instituciones para incluir estos aspectos; 2) la falta de claridad de los escolares sobre las consecuencias sociales que tienen sus acciones en el mundo digital, y que por lo general genera que se produzcan casos de abusos y ciberbullying; 3) el desmoronamiento de los límites entre lo que es el mundo público y el privado en los adolescentes, que hoy operan como un solo perfil a través de redes sociales; y 4) la importancia que ha adquirido para los adolescentes la imagen en el mundo online, a través de sus perfiles en redes sociales.