Titulación 2017: un close up a sus protagonistas

Cuando una etapa termina es imposible no echar un vistazo hacia atrás. Los nuevos publicistas, directores audiovisuales, periodistas y estudiantes de posgrado comentaron lo que significó para ellos su paso por la Facultad a pocos minutos de recibir sus diplomas.

titulación

Por Teresa Moreno

La sala Com-103 fue para la mayoría de la generación de titulados 2017 uno de los primeros lugares donde tuvieron clases, y el jueves 30 de noviembre, fue la encargada de recibirlos una última vez como alumnos. Todos mucho mejor vestidos que esas primeras veces, aunque igual o peor de nerviosos.

Eran las seis de la tarde y, a medida que pasaban los minutos, comenzaban a encontrarse los amigos, esos que compartieron días y noches de estudios, Lúdicos Afectivos, trabajos grupales, penas y alegrías varias. Pero ahora estaban listos para vivir juntos otro momento para el recuerdo.

Fuera de la sala, todo se veía muy diferente: una carpa blanca cubría el Patio de Comunicaciones, que estaba cruzado por una alfombra roja y lleno de sillas blancas a los costados. Muchos papás, mamás, hermanos, tíos, abuelos y amigos estaban instalados por primera vez en ese lugar del que tanto habían escuchado hablar, porque ese día estaban todos invitados. Y en ese escenario, de principios y finales, los nuevos publicistas, directores audiovisuales, periodistas y estudiantes de posgrado comentaron qué significó para ellos su etapa universitaria.

titulación

Comenzar la independencia

“Yo soy de Los Ángeles”, contó María Teresa Solar (23). En 2013 llegó a la capital para comenzar a estudiar Periodismo y, como muchos de sus compañeros que provienen de distintas regiones del país, su ingreso a la universidad significó también dejar la casa de sus padres, llegar a una ciudad ajena y darle una primera probada a la vida independiente. “Llegar a Santiago no es fácil, pero la verdad es que hay muchas personas que están en la misma situación y eso igual es un gran apoyo. La universidad tiene además redes que son súper importantes, me hice buenos amigos, así que no fue tan terrible”, recordó.

Hace dos meses terminó la carrera, luego de haber hecho su práctica en TVN, y tras toda esta experiencia, se alegra de haber tomado la decisión de viajar muchos kilómetros para estudiar. “Estoy muy feliz de haber salido de esta universidad”, asegura.

Seguir la vocación

 Por suerte estudié lo que me gustaba, que no todos tienen esa suerte”, observó Benjamín Jarry, quien ingresó a la Facultad en 2013 para estudiar Publicidad. Por eso, recuerda su paso por la universidad como una experiencia que disfrutó mucho. “Lo pasé muy bien, hice buenos amigos y este es un cierre bien simbólico, bien bonito”, dice.  

Al observar el momento de culminación de esta etapa, Benjamín reconoce que este logro es compartido y que la titulación es una instancia para celebrar justamente eso. “Yo lo tomo como un regalo para mi viejo, para mi papá, que al final se bancó los cinco años de carrera. Es más una ceremonia para ellos que para nosotros”, afirmó.

Aprender y aprender mucho

Valentina Proust (24) entró a la universidad en 2011 y en su cuarto año de estudios decidió hacer carreras paralelas. Con un pie en Periodismo y el otro en Letras Hispánicas, resume su vida universitaria como “intensa, con muchas cosas que hacer, sobre todo con el Periodismo que tiene un ritmo tan agitado con los talleres y el reporteo. Pero, la gente acá es muy cercana yuno siempre se sentía acompañado, entonces igual compensaba y hacía que la experiencia fuera muy buena”.

Estudiar dos carreras alargó su paso por la universidad, pero aún así se tituló como la mejor alumna de Periodismo. Esta decisión además le permitió hacer converger dos mundos que le atraen. Una vez egresada, encontró un lugar para seguir profundizando en ambos: Artes y Letras de El Mercurio, donde realizó su práctica en verano y donde se ha mantenido colaborando por el resto del año.

Francisca Gajardo (28) también sabe de intesidad y de dividirse en dos. Para titularse del Magíster en Comunicación Estratégica tuvo que equilibrar sus estudios con su trabajo como periodista en la Universidad Federico Santa María. “Lo encontré súper bueno porque me daba herramientas para el ámbito educacional y para otras áreas. Fue un plus para obtener un mejor empleo también, en otra universidad en la que ahora me desempeño”, aseguró.

El titulado del Magíster en Periodismo mención Prensa Escrita y actual periodista de Mega, Sebastián González, también valoró el aprendizaje y la formación recibida.“Estoy feliz, aprendí un montón, me sirvió para formar las bases de lo que es el periodismo escrito. Tuve profesores como Leila Guerriero y Rodrigo Fluxá, así que muy agradecido”, comentó.

La mejor época

Laura Skewes, titulada de Dirección Audiovisual: “eso que dicen los papás de que la universidad es la mejor época de la vida, es verdad. No me quiero titular, me da mucha pena irme, aprendí mucho e hice grandes amigos”.

Elisa Jordan, directora audiovisual y mejor promedio de su generación: “Lo pasé demasiado bien con todos, me reí muchísimo. Ojalá nos sigamos viendo porque no quiero echarlos de menos. Es bueno tener a los amigos que uno se hace en la universidad para todo lo que nos queda por delante”.

Macarena Escuti, mejor promedio de Publicidad: “Todos sabemos lo que significa estar en esta facultad, pero al mismo tiempo sabemos lo maravilloso que es estar en esta facultad. Me llevo un gran cariño y se fueron grandes años de mi vida, que los voy a llevar siempre conmigo”.

Alonso Lizama, mejor alumno de Periodismo: Cada consejo, cada conversación, la llevo conmigo en mi profesión hoy día que estoy trabajando. Pero más allá de eso, los llevo en mi vida. Aunque suene un poco amorosito, cada uno forma parte de mi corazón en estos momentos”.

titulación