Un día en el Taller Intensivo de Diario del Magíster en Prensa Escrita

Dirigido a periodistas y profesionales de otras disciplinas, el magíster que dicta la UC y El Mercurio prepara a sus estudiantes por trece meses para trabajar en prensa escrita. Bajo el concepto del “aprender haciendo”, se incorporan a la industria medial, conducidos por un equipo que reúne a destacados profesionales, tanto de la industria como de la academia.

Por Belén del Castillo

Los alumnos del taller con su versión impresa de El Vector

Los alumnos del Taller Intensivo de Diario con su versión impresa de El Vector

Tarde primaveral de noviembre. Son las 19 horas y el Aula-Redacción del Magíster de Periodismo, mención Prensa Escrita (MPE) en El Mercurio, está a toda máquina. Los alumnos concentran su máxima atención en concretar la edición del día de El Vector, el diario creado por ellos mismos para el Taller Intensivo de Diario. Las teclas de los computadores son el sonido de fondo, que se suman a las llamadas telefónicas, el noticiero televisivo vespertino y los avisos constantes del estudiante Roger Velázquez, encargado de redes sociales del día, para que vayan subiendo el contenido a Twitter.

Roger Velázquez, periodista proveniente de México, comenta: “En el Taller Intensivo de Diario, desde las 9 de la mañana nos reunimos todos a definir la edición del día, nos alternamos los roles de director, editor, periodista y web master.  El taller es parte de la dinámica del segundo semestre del magíster, en el que los estudiantes “fundan” su propio diario y redactan día a día las secciones Cultura y Espectáculos, Política, Economía, Deportes, Crónica y Ciencia. Además, realizan un correlato web y un newsletter.

El día en este taller comienza imitando la jornada de un medio real, en el que analizan los resultados de la edición de hoy, realizada el día anterior. Luego, los periodistas y editores tienen una reunión de pauta en la que seleccionan las noticias a cubrir, lo que permite a los estudiantes tener contacto directo con editores profesionales de “El Mercurio”. Después de ir a terreno a reportear y entrevistar fuentes, los alumnos vuelven a la sala de redacción, donde trabajan en una edición que será impresa a las 21 horas. La distribución gráfica del diario y el manejo de redes sociales también queda en manos de los estudiantes.

Una jornada de tiempo completo, que los alumnos del MPE se encuentran preparados para cumplir pues este magíster ha sido un largo recorrido de aprendizaje. Durante trece meses, los estudiantes han cursado asignaturas como Seminario de ética periodística, Seminario de legislación de las comunicaciones, Análisis y edición de prensa y los talleres de Periodismo l y ll. En estas, se abarcan múltiples técnicas de reporteo, los géneros periodístico informativo, interpretativo y de opinión, periodismo de investigación y de análisis de datos, el uso eficiente de la documentación, entre otras aristas del oficio. Además, tuvieron un taller intensivo sobre periodismo narrativo con la destacada autora argentina Leila Guerriero.

Lo distintivo de este magíster es que los profesionales, tanto periodistas como los de otras disciplinas, aprendan a escribir según la escritura periodística, la cual tiene sus propias leyes. “Hay mucho ensayo y error en este oficio y en los talleres dictados en El Mercurio (como Intensivo de Diario, Intensivo de Opinión, Intensivo de Reportajes e Intensivo de Revistas). Se aprende haciendo”, reconoce Carmen Rodríguez, coordinadora ejecutiva del MPE. En su última etapa, el Magíster ofrece la oportunidad de realizar una práctica profesional de tres meses en una de las secciones de “El Mercurio”, tanto en los cuerpos del diario impreso, como en sus revistas asociadas.

El equipo docente detrás del MPE combina lo mejor de la práctica con la academia, al contar con profesionales de la Facultad de Comunicaciones UC y de “El Mercurio”.  El director académico del programa es Juan Pablo Illanes y la jefa académica es la profesora Arly Faundes.

El Magíster de Periodismo, mención Prensa Escrita es el único de su especie en Chile, por lo que cada año recibe inscripciones desde distintos puntos de América Latina. Los requisitos para postular pueden ser revisados en el sitio web del MPE.