Silvia Pellegrini es la segunda mujer en recibir el Premio Monseñor Carlos Casanueva

silvia

La académica recibió durante la ceremonia del Día del Sagrado Corazón el premio más importante que entrega la Universidad Católica, celebrando su trayectoria y aporte a las comunicaciones.  

Por María Ignacia Cominetti

Silvia Pellegrini es una de las principales referentes de las comunicaciones en Chile. No solo por ser la fundadora de la Facultad de Comunicaciones UC y su decano por más de una década (1998-2000 y 2005-2016), también por los importantes proyectos que ha dirigido desde que se recibió en 1970 de Periodista con distinción máxima. Es justamente por su trayectoria que la Universidad Católica la ha reconocido con el premio más relevante que otorga la institución: el Premio Monseñor Carlos Casanueva. Es la primera persona de la Facultad de Comunicaciones, y la segunda mujer en la historia del premio en recibirlo.

Se formó como periodista antes de que existiera una facultad de comunicaciones en la Universidad Católica. Al egresar, fue becaria del British Council y de la Fundación Konrad Adenauer, y realizó estudios de postgrado en la Universidad de Heidelberg (Alemania); pero siempre permaneció ligada a la UC. Fue directora de la Escuela de las Artes de la Comunicación (1975-1977), directora de la Escuela de Periodismo (1982-1988), y decano de la Facultad de Letras (1989-1999), desde donde luchó para desarrollar una unidad de estudios especializada en comunicaciones. Tuvo que defender la creación de la Facultad de Comunicaciones ante el Consejo Superior y el Vaticano, hasta que finalmente se concretó en 1998. “Nosotros teníamos una Escuela de Periodismo, y por experiencias que tuve con distintas universidades en el extranjero y por lo que estaba leyendo, me di cuenta de la significación que iban a tener las comunicaciones en la cultura del futuro”, recuerda Silvia Pellegrini.

¿Por qué quiso estudiar Periodismo?  En la época que ingresó a la universidad,  las mujeres estudiaban eventual y ocasionalmente, pero ella reconoce que siempre tuvo inquietudes de todo tipo, y que le habría encantado ser ingeniero, abogado y arquitecto. “Me gustaban todas las áreas y, de alguna manera, Periodismo tenía una cosa que sigue siendo para mí uno de los puntos más atractivos: que te forma como generalista y no como especialista. Entonces, uno tiene una mirada más amplia del mundo, ves y recibes todos los impulsos que vienen desde fuera y eres muy permeable. Eso lo encuentro fascinante”, agrega.

La académica asegura que los comunicadores se enfrentan hoy a un desafío fascinante, las fake news. Dice que el rol que tradicionalmente cumplían los medios de comunicación se quebró con la llegada de las redes sociales, provocando que la gente se encuentra en una constante de defensa del propio yo. Por lo mismo, "la noticia que le desagrada la descarta y es precisamente ahí donde se posiciona la posverdad". “Puedes acceder a un montón de información falsa sin ningún tipo de filtro. Ese filtro que nosotros como periodistas nos comprometemos ante la sociedad a hacer, están ahí y la gente busca aquello que le refuerza lo que piensa sin mirar el panorama amplio. Eso puede llevar a quiebres sociales muy importantes”, enfatiza Pellegrini.

Si antes el valor del periodista estaba en dar un golpe noticioso, hoy, que las cosas se saben en segundos, esa capacidad se ha ido perdiendo. De acuerdo a Silvia Pellegrini, actualmente el valor de un periodista está en ayudar a las personas a entender su propio “puzzle de vida, en dar sentido”. “El sistema informativo es un compromiso, como el que tiene el médico con sanar el cuerpo. Es un compromiso con aumentar la capacidad de libertad y juicio que tengan terceros. Lo primero que tiene que tener el periodista es ese compromiso último con la verdad externa”, puntualiza.

Silvia Pellegrini  junto a profesores y autoridades de la Facultad de Comunicaciones en el Día del Sagrado Corazón

Silvia Pellegrini  junto a profesores y autoridades de la Facultad de Comunicaciones en el Día del Sagrado Corazón

La académica recibió el Premio Monseñor Carlos Casanueva de manos del rector Ignacio Sánchez el 8 de junio, en el marco de su cuenta anual en el Día del Sagrado Corazón. En la ceremonia se destacó la extensa trayectoria de Silvia Pellegrini  y su gran aporte a la UC. Por mencionar algunos, la académica formó parte del Consejo Superior de la Universidad durante tres décadas y ha participado en la mayoría de sus diversas comisiones de trabajo; ha sido Vicerrectora de Comunicaciones (2000-2005); editora de la revista Cuadernos de Información (1980-1999); ha participado y dirigido al menos 14 proyectos de investigación, destacando el desarrollo del método VAP (Valor Agregado Periodístico) de calidad periodística, que se aplica en al menos veinte países de Latinoamérica y Europa.

Entre sus reconocimientos, destacan el Presidential Award, de la AEJMC (Asociación para la Educación de Periodismo y Comunicación Social) en 2008, por su “significativa contribución a la enseñanza del periodismo y las comunicaciones”; el Premio Alfredo Moreno Aguirre (2000) a la Periodista del año; haber sido considerada como una de los 2000 Outstanding Intelectuals del Siglo XXI por el International Biographical Centre de Inglaterra; como una de las 50 personas más influyentes de Chile, según revista Qué Pasa (2001); y parte de las 100 mujeres destacadas de la Asociación de Mujeres Empresarias y el Mercurio (2001-2003).

Además de sus cátedras en la Facultad de Comunicaciones, está fuertemente dedicada a la investigación. Actualmente es miembro de destacadas organizaciones internacionales como la AEJMC, la Conferencia Internacional del Centro de Medios y Comunicación Asiáticos (AMIC), la Asociación Internacional de Investigación en Medios y Comunicación (IAMCR), la Asociación Internacional de Comunicación (ICA) y el Congreso Mundial de Educación en Periodismo (WJEC).