Santa Catalina, Patrona de las Comunicaciones

4 de Mayo, 2015 · Facultad

Con una misa en la capilla de la Casa Central se celebró el día de la patrona de las Comunicaciones, Santa Catalina de Siena.
conventoSantaCatalina

Imagen del convento de Santa Catalina de Siena, Italia (Foto gentileza Patricio Dussaillant).

 

Destacada cronista, que sin estudios ni instrucción, fue premiada con el don de la palabra. Esas son las características de Santa Catalina de Siena, cuya festividad  se conmemora el 29 de abril, según el calendario religioso. Por esta razón, autoridades, profesores, administrativos y alumnos de la Facultad participaron en una misa en la capilla de Casa Central. La ceremonia fue presidida por el presbítero Cristián Roncagliolo, Vice Gran Canciller de la Universidad Católica.

Durante su homilía el padre Roncagliolo sostuvo que Santa Catalina de Siena escribió más de 350 cartas y se relacionó con el Papa Gregorio XI, entre otros personajes históricos de la época. “Fue una enamorada de Jesucristo…la hizo ser fuerte entre los fuertes. El testimonio de ella trae consecuencias relevantes para la historia”. Además enfatizó  que “como patrona de los periodistas, le pedimos que nos regale esa grandeza de ser capaces de hablar a los hombres de nuestros tiempos”.

Santa Catalina de Siena nació en Italia en 1347, en la segunda mitad del siglo V,  fue la penúltima de 25 hermanos. Aunque casi analfabeta, dictó el libro titulado “Diálogo de la Divina Providencia”, donde narra las experiencias místicas vividas por ella y se enseñan los caminos para hallar la salvación.

Murió a los 33 años, el 29 de abril de 1380 y el Papa Pío II la canonizó en 1461. Sus restos se encuentran en la Iglesia de Santa María sopra Minerva en Roma, Italia. Y en 1970, el Papa Paulo VI la proclamó Doctora de la Iglesia, y se transformó así junto a Santa Teresa de Ávila y Santa Teresita de Lisieux, en las únicas mujeres que tienen ese título en la Iglesia.

La carta apostólica Amantissima Providentia del Papa Juan Pablo II escrita para el 29 de abril de 1980, es decir para la festividad de Santa Catalina de Siena decía:  "Aunque era hija de artesanos y analfabeta por no haber tenido estudios ni instrucción, comprendió, sin embargo, las necesidades del mundo de su tiempo con tal inteligencia que superó con mucho los límites del lugar donde vivía, hasta el punto de extender su acción hacia toda la sociedad de los hombres; no había ya modo de detener su valentía, ni su ansia por la salvación de las almas”.

Y en la misma carta el ahora santo, Juan Pablo Segundo también escribió que “si consideramos a Catalina desde el punto de vista literario, hay que decir que es una mujer singular. Porque, sin haber ido nunca a la escuela ni aprendido a leer y escribir (quizá sólo muy tarde e imperfectamente), dictó un numero tal de textos que la hacen figurar entre los mejores autores italianos del siglo XIV y entre los más importantes escritores místicos; hasta el punto de merecer el título de Doctora de la Iglesia, que le confirió Paulo VI el 4 de octubre de 1970”.

La celebración de la Patrona de la Facultad de Comunicaciones culminó con un encuentro informal de todos sus integrantes en la cafetería del sexto piso.