Richard Peña aseguró que sus clases son fuentes de inspiración

La historia y la relevancia de los festivales de cine con un tinte autobiográfico fue uno de los temas que analizó el famoso programador de cine estadounidense Richard Peña, quien realizó una clase magistral en la Facultad.

Sara Alfaro Cornejo.

Invitado por Columbia Global Center Santiago dictó una clase magistral en la Facultad el prestigioso programador de cine estadounidense, director del programa de cine de la Sociedad Cinematográfica del New York Lincoln Center y director del New York Film Festival desde hace 25 años, Richard Peña. En la oportunidad destacó que, pese a que el camino ha sido largo, su compromiso con el NY Film Festival de difundir lo mejor del cine sigue en pie.

“No estoy seguro de la primera vez que se me ocurrió que podría querer convertirme en un programador de cine. Como gran parte del mundo crecí viendo y disfrutando mucho del cine, aunque quizás parecía disfrutarlo más que la mayoría de la gente”, con estas palabras Richard Peña dio inicio a su charla, narrando sus primeros acercamientos al cine. Dentro de ellos destacó el acompañar a sus abuelos a ver cine en español, cuando tenía cerca de nueve años. Hoy, ese interés se ve reflejado en la muestra de cine español exhibida en el Lincoln Center: “Spanish Cinema Now!”.

El invitado asegura que un segundo evento clave en su trayectoria fue su primera visita al New York Film Festival para ver The Wedding march (1928) del director Erich Von Stroheim.  “La experiencia de ir a ese festival por primera vez fue mágica. De repente estaba en un lugar lleno de gente que sabía algo de Erich Von Stroheim”, expresó en la instancia.

Peña relató que 23 años después de esa primera visita, se encontró haciendo introducciones a las películas del mismo NY Film Festival, destacando a esta institución como una muy importante para muchos como él: “Es el estante de oro para la determinación de la dirección y la forma de la cultura cinematográfica norteamericana”, comentó el estadounidense. Su primer trabajo dentro de la industria fue de director asistente y luego director del Film Center del Art Institute de Chicago, en el que relata exhibieron muchas películas de la República Popular China.

Richard Peña también habló sobre el cine latinoamericano, y destacó entre sus corrientes al cinema novo brasileño. “Mi experiencia con el cine chino de alguna manera me recordó mi experiencia con los cines latinoamericanos, de Brasil y de otros países”, expresó. Peña dice haber viajado a Brasil para conocer más del género y del país en el que había surgido: “Ahí descubrí que el cinema novo no era más que un capítulo, aunque un capítulo glorioso”, comentó.

Ya hacia el final de su charla, Peña nombró algunas de las críticas que se le han hecho al NY Film Festival a lo largo de su historia: que las películas exhibidas son muy pocas –generalmente entre 25 y 28 cada año- y que no hay galardones otorgados por parte de un jurado. “El pequeño número de películas hace que nuestra selección sea más como un retrato del cine mundial del momento, en vez de ser solamente una panorámica, un catálogo. Me gustaría pensar que la competencia del festival es simplemente ser invitado al NYFF. No hay una necesidad de otros jurados, que tienen el peligro de envenenar la atmósfera para los realizadores, que han dicho varias veces que aprecian nuestro ambiente no competitivo”, dijo el invitado defendiendo la institución.

Finalmente, Peña habló de la relación entre su rol como profesor de la Universidad de Columbia y su rol como programador de cine. Dice que las clases le han dado ideas para las series de películas que luego son presentadas en el Lincoln Center. Además, terminó hablando del NY Film Festival: “Ha sido un viaje para mí personalmente siendo el director del festival por 25 años. No siempre era fácil, me gustaría poder decir que no hay nada que yo hubiera hecho de otra manera (…) Estoy feliz de que el NYFF, que celebra este año su 55 edición, mantiene su compromiso con la difusión de lo mejor que el cine nos ofrece”. El festival se realizará en Nueva York entre el 28 de septiembre y el 15 de octubre próximos.