Ricardo Larraín, el profesor bueno

22 de Marzo, 2016 · Facultad

Ricardo Larraín, formado en la EAC (Escuela de Artes de la Comunicación), precursora de la Facultad, fue profesor de Periodismo y de Audiovisual entre los años 1987 y el 2004. Los profesores Andrés Kalawski y Fernando Acuña, quienes trabajaron con Larraín, destacaron el amor, la técnica  y la capacidad para "jugársela por lo que se cree" como aspectos importantes de la personalidad del realizador chileno fallecido a los 59 años. 

El realizador Ricardo Larraín ganó durante su carrera el Oso de Plata en el Festival de Berlín 1991 y el Goya a Mejor Película Hispanoamericana por La Frontera.  Además de llevar a cabo varias películas y documentales, colaboró como productor ejecutivo en la telenovela Piel canela, como director y montador en la miniserie Héroes y realizado más de ochocientos anuncios publicitarios para Chile y otros países. Durante 2001 dirigió el área dramática de la Corporación de Televisión de la Universidad Católica y ejerció como docente en la Escuela de Periodismo de la misma.

Formado en la Escuela de Artes de la Comunicación de la Universidad Católica, donde fue alumno del influyente sacerdote y documentalista Rafael Sánchez, fue también profesor en Periodismo y Audiovisual entre los años 1987 y 2004.

El profesor de la Facultad Andrés Kalawski, co-guionista de la película El Niño rojo, que trabajaba con él en el montaje de O´Higgins, que se estrenaría en agosto, recordó a Ricardo Larraín. " Tenía dos cosas bien obvias, pero que son muy escasas. Amor y técnica: porque sabía mucho, le importaban los problemas técnicos, pero transmitía mucho amor. Era una persona muy buena; trataba a todos con respeto, con mucho interés, con mucha comprensión. Era un gran pedagogo. A mí no me hizo clases, pero trabajé con él. Era un hijo de la EAC (Escuela de Artes de la Comunicación UC): esto es un cineasta formado con las mejores herramientas básicas del cine, pero que a la técnica del cine le agregaba lo cultural del teatro y toda la inmediatez de la TV.”

Con el profesor Fernando Acuña crearon y trabajaron juntos en "Alucine".  Para él Ricardo Larraín fue una persona que transmitía pasión por lo que hacía y que entusiasmaba a otros a relevar lo importante para cada uno: "Me habló muchas veces de la importancia de dar tiempo gratis a temas que fueran importantes en la vida, a jugársela por lo que uno cree, por ir siempre más allá. Era un gran entusiasta y tenía una inmensa capacidad de persuasión. Se le echará mucho de menos", sostuvo.