Corresponsal por accidente

6 de Abril, 2015 · Facultad

Óscar Ojeda es periodista de la UC, está terminando además la carrera de Publicidad y trabaja como asistente de producción de la Facultad. En enero, mientras se encontraba realizando un curso de francés en París, ocurrió el atentado al semanario satírico Charlie Hebdo, en el que, sin quererlo, terminó involucrado.
 
10917065_10204944069935875_5290635810740768563_n
 
Por Patricio Miranda H.

Hace más de cuatro años que Óscar Ojeda hizo de los viajes una pasión, cada verano se escapa a diferentes partes a aprender algo nuevo. Algunos episodios de su vida han sido registrados en Hawaii y Wyoming, entre otros. El pasado verano su último destino fue París, Francia. Luego de haber dividido su vida entre sus estudios y sus diferentes trabajos con los que consiguió el dinero para viajar, Óscar eligió la ciudad de las luces para estudiar otro idioma (habla inglés y portugués).

El 7 de enero dos hombres enmascarados entraron a las oficinas del semanario satírico Charlie Hebdo, asesinaron a doce personas y dejaron más de una decena de heridos. La noticia causó impacto en todo el mundo, por los tintes políticos y sociales que tenían implicancias en la democracia francesa, y que también causaban atención en nuestro país.

Ese día, el programa "Estamos Conectados", que conduce el periodista Jorge Hevia por la señal internacional de TVN, necesitaba un despacho sobre lo que estaba ocurriendo en París. Es así como surgió el nombre de Óscar Ojeda, quien tenía  una amiga que realizaba la práctica en el canal.

Mientras en la Place de la République los parisinos construían memoriales con velas y pedazos de lápices en recuerdo de las víctimas del ataque terrorista, Óscar registraba todos los acontecimientos y se empapaba cada vez más de las fibras de la sociedad francesa, con el fin de informar la evolución del conflicto.

La información en todos los idiomas iba y venía, mientras después de siete horas de reporteo se hacía más inminente el momento de hacer el despacho en directo. Óscar con la batería de su iPad en una situación crítica, sin ningún enchufe a su alrededor, resolvió el problema entrando a un restaurant de comida rápida. Allí se lanzó al piso y puso a cargar la tableta, mientras iniciaba una llamada en Skype que lo traería a Chile. Así se alejaba de la euforia del abrupto y bajaba al estado más serio de un periodista que está a punto de informar.

"Dejé de escuchar a Jorge Hevia, la poca señal no me permitía escuchar y por lo tanto informar se volvía lo más importante", Oscar enfatizó cómo vivió esos minutos al aire. "Debía contar todo, el atentado, qué significaba para la libertad de los franceses, cómo estaba el país, qué hacían los parisinos".

Óscar recuerda con orgullo su primer despacho internacional, puesto que ésta oportunidad le permitió enfrentarse nuevamente al periodismo, el que tenía momentáneamente en pausa, ya que el semestre pasado sólo tomó cursos de publicidad. El estudiante actualmente es ayudante del curso e-learning de Avid (programa de edición) y de Test de Actualidad; además trabaja como asistente de producción de la Facultad. Aunque está en cuarto año de publicidad y ya esperando realizar su práctica de periodismo sostuvo que siempre fue una duda por cuál carrera decidirse. Sin embargo define "yo me caso con el periodismo y pololeo con la publicidad".

Para Óscar las carreras paralelas significaron aplicar toda una estrategia, donde el curso debía ser muy bien pensado, ya que para él se convertía en más o menos tiempo dentro de la universidad. "El híbrido que construyo con estas dos carreras hará un muy buen comunicador, uno  que será muy bien valorado por ser íntegro desde la perspectiva de las comunicaciones", afirmó. El estudiante aconseja a los alumnos de la Facultad organizarse y brindarle el tiempo justo a cada cosa, para él ésta ha sido una de las modalidades que más le ha funcionado para estudiar y disfrutar.

Entre los viajes, los idiomas, los trabajos por aquí y por allá, la vida de Óscar no goza de tranquilidad, de hecho confiesa aborrecer la rutina y no querer perderse todas las variables que puede explotar de él. Además piensa que las oportunidades no llegan solas, sino que se salen a buscar, y cierra aconsejando a los alumnos de la facultad "están en el mejor momento para aprender y experimentar, arriésguense les aseguro que todo los va ayudar".