Reportero en tiempos de crisis: nuevo programa del exalumno Jorge Said

9 de Septiembre, 2016 · exalumnos

Así se llama la nueva producción de nuestro exalumno Jorge Said que se estrenó en el horario prime de Chilevisión. Los 10 capítulos narran sus experiencias por Palestina, India, China, África, Siria y USA; y tienen como finalidad mostrar una realidad conflictiva y ajena a la nuestra, desde las propias vivencias del periodista.

Por Mateos Correa O.

Ayer se estrenó el programa Reportero en tiempos de crisis del periodista UC Jorge Said.

Ayer se estrenó el programa Reportero en tiempos de crisis del periodista UC Jorge Said (Foto gentileza Jorge Said).

Jorge Said, entra en uno de los pasillos de un centro comercial de la India, haciéndose pasar por un comerciante de ropa. En el lugar se ven pantalones repartidos por todos los rincones. Montículos desordenados y por ordenar. Los niños vestidos de colores vivos, lo miran con curiosidad, para ellos él es un comprador más.  Said se encuentra en una cabina de producción de ropa y de abuso  laboral en India. Familias enteras trabajan empaquetando, cosiendo y ordenando pantalones que irán a los centros comerciales más famosos del mundo. En el auditorio de la Fundación Telefónica, esta es una de las primeras secuencias que cuentan su vivencia en la India.  

Said nació en Linares en 1965 y estudió periodismo en la Universidad Católica entre 1981-1986. Su práctica la realizó en el canal 11, y también participó en el programa Extra jóvenes, donde invitaban a bandas musicales de la época.  En 1986 ganó el premio del VI Festival Franco Chileno de Video Arte con un cortometraje llamado “Apocalipsis 2000”. “El premio era una pasantía a Francia para realizar un diario de viaje, finalmente me quedé 4 meses allá”, comenta Said. 

Volvió a Chile por un tiempo para luego partir a Madrid por 6 meses, en donde trabajó en el programa Metrópolis, de la segunda señal española. En 1990 regresó a París para trabajar en el Centro de Formación Profesional de Periodismo, pero se fue cuando el canal “Plus” no logró salir al aire. De 1995 hasta 1997 volvió a Chile como Director Audiovisual y Editor Periodístico del canal Rock&Pop. “Me quedé ahí hasta que José Luis Nazar me propuso trabajar con él en Los Ángeles”, agrega Said. Estuvo en U.S.A hasta el año 2009 en donde retomó la idea de “Diarios de Viajes”, pero en lugares conflictivos. Su primer capítulo fue en Egipto.

Durante siete años, Jorge Said se dedicó a documentar la realidad política, social y medio ambiental de setenta países.  Partió a grabar acompañado de una cámara y de su sombrero, que cambiaba dependiendo del clima del país. “Quiero mostrar la realidad de otros países, mostrar que las realidades más distintas, las más lejanas, son absolutamente parecidas a las que estamos viviendo acá”, afirma Said.

¿Jorge, cómo partió todo?

Partió hace siete años,  con la primavera árabe. Fue una confusión con dos grandes medios.  Fue el salir completamente solo, con una cámara de fotos. Tenía una gran ventaja, esta era portable y tenía una gran definición,  lo que fue fundamental al momento de escoger salir a hacer esta serie.  Sabía que había conflictos, ambientes peligrosos, especialmente para un periodista. La revolución me dio un contenido para hacer esta serie.  Fue la unión de un elemento tecnológico  y el hecho de que partieron estas revoluciones; había una forma de grabar y algo que decir.

¿No tuviste problemas para entrar con la cámara en algunos lugares?

Me prohibieron la entrada en muchos lugares, sobre todo en Medio Oriente, en África y en Asia. Los reporteros generalmente no son bienvenidos, pero me tocó de todo. Recurrí bastante a organizaciones de reporteros sin fronteras, médicos sin fronteras, y organizaciones gubernamentales. De cierta manera tenía un “paraguas”. Uno no sabe en qué momento uno puede ser víctima de un secuestro y que todo termine en una situación dramática.

¿Sentiste miedo?

Siempre. El miedo es una cosa que nunca hay que perderla. Es una autodefensa natural, no tenerlo puede ser el fin. Yo investigaba muchísimo antes de entrar en algún lugar. Estaba preguntándome por días si debo entrar o no, si cruzo esta frontera qué me puede pasar, qué dolor puedo causar a mi familia y a mis amigos. Finalmente me encontré con una retribución tremenda.  Encontré lo más malo del ser humano y también lo más bueno.

Es un miedo permanente, continuo, las 24 horas. Ya que nunca están tranquilas las áreas de guerra. Aunque llegas a un lugar seguro, lo pueden bombardear. Tenía que estar con la plata escondida, guardando mi cámara. Son muchas las situaciones.

¿Tuviste una estrategia para movilizarte en los países?

Leía mucho de los países, desde los grandes investigadores. Cualquier libro que cruzaba por mi mano, yo lo estaba leyendo; la historia de los países, su economía, su sociedad, de qué está basado, todo. Si uno no lee la historia de los países uno no puede entender lo que está ocurriendo políticamente hoy en día. Eso por un lado, y por el otro el uso de las redes sociales me ayudó a saber lo que pasaba. Lograba comunicarme con la gente y así sabía cuál era la frontera más suave y a dónde ir. Me ayudó mucho esto del Couchserfing y Airbnb, porque así me comunicaba con locales. También posibilitó mucho el hecho de que viajara solo,  ya que no era una carga.

¿Qué experiencia te gustó más y cuál te gustó menos?

A veces esa respuesta puede ser un poco injusta.  Me han gustado algunos países porque mi experiencia  ha sido buena.  Por ejemplo, en Venezuela me secuestraron, me quitaron toda la plata, todo el material, me pusieron una pistola en la cabeza, me rompieron la boca y me tiraron de un auto, pero no puedo decirte que Venezuela sea un mal país, es una cosa muy bonita.  En algunos países fui muy bien tratado, sobre todo en países de Europa del Este, la gente tiene un gran sentido de solidaridad, espiritual y son muy educados. Otros países que me maravillaron fueron India, Tailandia, tengo un gran respeto por las culturas y un gran cariño a África.

¿Qué fue lo que más te costó en estos viajes?

Siempre van a ser las áreas en guerra.

¿Qué país se te quedó en el tintero, a cuál te gustaría ir y hacer parte de esto?

Yo conozco áreas de Italia, de Rusia, de Turquía, no los países, solo áreas. Pero en lo concreto me interesan dos países de África: Etiopia y Sudán, y espero en unos meses más encontrarme por allá. El Tíbet, para estar con los monjes tibetanos, algunas partes de Nueva Guinea, en regiones de Australia.  Las áreas de guerra y de crisis me atraen muchísimo.

¿Y sobre el gorro?, ¿Siempre lo llevaste a tus viajes?

Yo quería crear un personaje. La mejor manera de identificarme en una masa, o en una toma desde lejos,  fue el uso del gorro. Al final cree un personaje, el tipo del gorro con la cámara, y es el mismo personaje con el que voy a continuar.

La serie de reportajes de Jorge Said se estrenará próximamente en Chilevisión, pero su autor ya planea seguir con los viajes en el futuro: “Estoy trabajando con unos canales chilenos y los proyectos son más etnológicos, algo que tenga que ver más con tribus, con las nuevas sociedades y con nuevas formas de alimentación”.