Rector Emérito Juan de Dios Vial: “Una universidad católica tiene un encargo de la Iglesia y eso es algo que se olvida…”

16 de Junio, 2015 · Facultad

En el Programa Miradas que se transmite por Señal UC y Radio UC, la académica Soledad Puente entrevistó al rector emérito Juan de Dios Vial, quien habló de sus inicios en la Universidad y de las tareas que desarrolla actualmente.
rectorvial2

El exrector Vial junto a la profesora Soledad Puente.

Por Josefina Ortiz Z.

El rector emérito Juan de Dios Vial Correa fue el invitado especial de la profesora Soledad Puente en el programa Miradas 2015. Juan de Dios Vial Correa, tiene 90 años y fue rector de la Universidad Católica entre los años 1984 y 2000; además de ser académico, estudió Medicina en la Universidad Católica en el año 1941. ¿Por qué optó por la UC? Le preguntó la profesora Puente: “La Católica tenía cosas interesantes: era muy pequeña pero tenía profesores muy jóvenes y brillantes, capaces de transmitir un amor por lo que hacían. No había política y eso le permitía a uno progresar en el estudio en forma normal”.

Cuando empezó sus estudios de clínica, Juan de Dios Vial se interesó más en el contenido científico que en el ejercicio mismo de la medicina. “Quería estudiar patología del sistema nervioso. Cuando llegó el momento de recibirme yo quería seguir ese camino para después ejercer la neurología en Chile y no encontraba nada dentro del espectro accesible que me fuera especialmente atrayente. Para eso necesitaba una beca”, afirmó. El médico y académico Juan de Dios Vial ganó una beca en el Instituto Cajal de España y luego ejerció como histólogo del sistema nervioso en el Laboratorio de Investigaciones Básicas del Sistema Nervioso en la Clínica Psiquiátrica de la Universidad de Chile.

Años después, continuó su carrera como académico de la Universidad Católica. En 1984, el entonces rector Jorge Swett renunció. “Eran los años del gobierno militar. Entre el gobierno y la Iglesia no había ningún acuerdo en el procedimiento para el nombramiento del rector de la UC pero por una casualidad existía en los personeros un acuerdo en ofrecérmelo a mí. Si yo aceptaba se resolvía un problema importante en la universidad porque el programa político de Swett se le había hecho insostenible y yo no tenía fisonomía política”, recordó el rector emérito Juan de Dios Vial.

Según el exrector, aceptar el cargo no era una opción atractiva por dos cosas: nunca le ha gustado decidir sobre la vida de los otros y siempre había evitado los temas administrativos. “Empezaron unos años difíciles, porque había que seguir el camino que quería un sector importante: una universidad mejor, más ligada a la Iglesia y a la misión conferida en el evangelio. Había que aceptar eso y hacerle frente”, agregó.

La administración de Juan de Dios Vial como rector de la UC duró tres quinquenios a partir de 1984. “El primer quinquenio lo pase muy mal. El segundo fue más normal porque creo que la mayor parte de la Universidad tomó confianza en que estaba siendo dirigida para los intereses de la Universidad. El tercer quinquenio tuve la sensación de haber hecho un servicio importante a todos quienes tenían que ver con la Universidad y resultó muy estimulante”.

Durante los años en que Juan de Dios Vial fue rector, la UC comenzó a distinguirse como una de las universidades más grandes del país y de Sudamérica. Además, las universidades privadas irrumpieron en el espectro académico y algunos profesores UC abandonaron su cargo para asumir en las nuevas instituciones. Hubo un proceso de modernización que involucró carreras, mallas curriculares y posgrados.

El rector emérito destacó dos impulsos que le permitieron llevar a cabo este proceso de modernización. “En primer lugar, yo creía que la Universidad valía la pena y que valía la pena dedicarse a ella. Segundo, me ayudó mucho en los comienzos la neutralidad respetuosa del gobierno. Me di cuenta de que tuvieron confianza en que yo estaba trabajando con la Universidad y que no teníamos nada que ver con las divergencias políticas”.

El rector emérito recordó que también encontró en la Iglesia una comprensión profunda de sus intenciones. “El Papa entendió que al servir en la Universidad no solo queríamos servir al país. Una universidad católica tiene un encargo de la Iglesia y eso es algo que se olvida en algunas discusiones. La UC no es una institución suelta en el mundo sino que es de la misión de la iglesia y tiene un encargo de ella. Eso tiene que realizarlo en libertad y con responsabilidad”.

¿Qué es lo que le importaba que trascendiera en esta Universidad?, preguntó la profesora Soledad Puente. “Lo que yo deseaba es que se hiciera presente en la vida de Universidad eso de que teníamos un encargo recibido de la iglesia de cuidar y promover el pensamiento de los cristianos”, respondió el rector emérito. Además, Juan de Dios Vial sostuvo que hay un problema de indiferencia religiosa que caracteriza nuestra época pero que la UC ha cumplido la misión de mantener presente la opción católica y que la fe no debe temblar. “El que la Iglesia tenga fallas y haya ministros que hayan fallado en sus misiones, no es peor o mejor que Judas y sus 30 monedas”, agregó.

Juan de Dios Vial dejó la rectoría a los 65 años. “Los 65 años es una edad precoz para retirarse, hay mucho que esperar de un hombre o una mujer en una carrera académica”, afirmó. Por esa razón, a sus 90 años, el rector emérito continúa haciendo clases y ha establecido un estrecho contacto con la Clínica Familia, consagrada a la ayuda médica y humana de enfermos terminales. “Es alentador para uno, es útil para el enfermo y es interesante para los otros que trabajan en la clínica”, reconoció finalmente.