Realizadores revelan sus estrategias para conseguir nominaciones a premios internacionales

12 de Agosto, 2016 · Facultad

Patricio Escala, productor de Historia de un Oso; Maite Alberdi, directora de “La Once” y Juan de Dios Larraín, productor ejecutivo de “No”, “El Club” y “Neruda” contaron cuáles fueron sus principales desafíos y qué hicieron para conseguirlo.

Cerca de 120 personas asistieron a la charla dictada por Patricio Escala, Maite Alberdi y Juan de Dios Larraín (Foto Carlos Pape).

¿Cómo llegaron los realizadores audiovisuales a ser nominados a los premios Óscar, Goya y Ariel?  fue la pregunta que narraron en detalle Patricio Escala, Maite Alberdi y Juan de Dios Larraín ante una concurrida audiencia proveniente del área audiovisual, en la Facultad de Comunicaciones UC.

Postular a los premios organizados por las academias norteamericana (Óscar), española (Goya) y mexicana (Ariel) no es fácil, pero tres chilenos se las ingeniaron para que sus obras audiovisuales llegaran a los miembros que integran cada una de estas organizaciones.

Historia de un Oso o “Bear Story” obtuvo el primer Óscar en la categoría de animación este año. El equipo integrado por 6 profesionales del estudio de animación Punkrobot consiguieron que este cortometraje compitiera con los grandes de la industria como Disney/Pixar.

Para eso, debieron entender a quiénes tenían que llegar (los miembros de esta academia son 6 mil) y cómo lograrlo. “Había que ganar un festival clase A, esto te permite clasificar a los Óscar. Trabajamos con una empresa de relaciones públicas y logramos un acuerdo con Short International, compañía mundial líder en cortometrajes, que también es integrada por algunos miembros de la academia”, contó Patricio Escala, productor ejecutivo de Historia de un Oso.

Maite Alberdi, quien postuló a los premios Goya con su documental “La Once”, pensó que utilizar las redes sociales no era una buena estrategia para que los 2.100 miembros de la academia conocieran su obra. “Teníamos que hacer una campaña gigante, pagamos avisos en revistas especializadas de cine, elaboramos y enviamos un dvd a la casa de los 2.100 miembros, a través de una empresa autorizada para hacerlo. Tuvimos que cambiar el formato. Hay que preparar y diseñar el material de promoción y sin la ayuda del CAIA (Consejo del Arte y la Industria Audiovisual) no se hubiese logrado”, enfatizó la directora audiovisual.

Juan de Dios Larraín explicó que “una película tiene que tener una compañía distribuidora detrás, que quiera invertir plata en ella. Además, hay que crear una conversación sobre la cinta, independiente de que se hable mal o bien…muchas veces que hablen mal de la película es mejor que no lo hagan”.

El encuentro organizado por la Facultad de Comunicaciones UC y el Consejo de la Cultura, a través del Consejo del Arte y la Industria Audiovisual (CAIA), permitió conocer de primera fuente cómo fue lograr un posicionamiento a través de campañas dirigidas para alcanzar la nominación y el posterior reconocimiento en los premios organizados por las academias española (Goya), norteamericana (Óscar) y mexicana (Ariel).