Proyecto transmedial permitirá conocer vivencias de los habitantes de Chuquicamata

1 de Junio, 2015 · Facultad

El profesor de la Facultad de Comunicaciones UC Sebastián Alaniz y tres alumnos de Periodismo y Dirección Audiovisual integran el equipo que está trabajando en una plataforma multimedial, con el objetivo de mostrar fragmentos de los 100 años de Chuquicamata a través de testimonios, fotografías o videos.
 
IMG_0871

Los alumnos Enrique Aimone, Valentina Godoy y Melissa Morales junto al profesor Sebastián Alaniz (Entrada Parroquia El Salvador).

“Pueblo Fantasma”, así define el profesor Sebastián Alaniz al excampamento minero de  Chuquicamata, la mina a tajo abierto más grande del mundo y que en 2015 está cumpliendo 100 años. Donde vivieron las familias de los trabajadores que pertenecían a la Corporación Nacional del Cobre, Codelco, hoy sólo quedan recuerdos de las casas, colegios, kioskos, plazas, gimnasios y de los hitos de cada uno.Sólo se conservó el casco histórico, que incluye la parroquia El Salvador, la plaza, el Liceo América B-10 y un gimnasio.

Motivado por documentar a través de testimonios de las personas que vivieron ahí y plasmar la historia de esta zona con diversos contenidos multimediales, Sebastián Alaniz presentó esta idea a la Facultad y abrió una convocatoria a estudiantes de Periodismo y Audiovisual.

Los seleccionados fueron las alumnas de Periodismo Melissa Morales y Valentina Godoy además de Enrique Aimone de Dirección Audiovisual; ellos viajaron a Chuquicamata en mayo, mes en el que se celebraron los 100 años de Chuquicamata. Allá entrevistaron a los exhabitantes de la zona, tomaron fotografías de los lugares donde estaban ubicadas las casas o plazas, las que hoy están bajo tierra, cubiertas por los desechos de la mina.

Sebastián Alaniz tiene muchos recuerdos de Chuquicamata, ya que vivió durante 7 años en esa ciudad, desde su niñez a la adolescencia.  “En su momento de auge vivían entre 10 mil y 15 mil personas... A muchas personas las trasladaron a Calama. Y somos varios los que estamos repartidos por todo Chile. Mis amigos de la vida son de Chuqui y de ahí llegué a Santiago”.

En relación a la iniciativa, el profesor enfatizó que “no queremos hacer un reportaje de radio, de tv, sino pensar en un  producto donde puedas acceder de una manera integrada. Fuimos a recoger material, tomar fotos. Es una oportunidad única, de un lugar con mucha historia que yo además conocía muy bien.  Había que aprovechar esta cifra histórica”.

La información oficial para realizar este proyecto ya estaba, la histórica, la empezaron a reportear desde Santiago. Sin embargo, faltaba la testimonial, donde el objetivo era encontrar personajes en lugares específicos. Por ejemplo: “Gente que pasó todos los hitos de su vida en la iglesia, como bautizos o matrimonios y también visitaron el cementerio, que aún se conserva, obviamente. Lo que está cerrado son las poblaciones, ahí está todo bajo tierra y se puede apreciar trozos de ventanas, postes de luz”, contó.

El profesor agregó que “a los alumnos les produjeron mucho impacto los testimonios de las personas que fueron a ver donde estaban sus casas, que hoy están bajo tierra. En general el chuquicamatino adora su pueblo y son muy agradecidos de lo que les entregó su tierra. A pesar de todos los problemas que tenía la zona”, concluyó Alaniz.

El proyecto trasnmedial contempla un sitio web que debería estar terminado a fines de semestre.