Un conflicto bélico y periodístico

El rol de los medios de comunicación durante un conflicto bélico, su manera de cubrir y de dar cuenta, e incluso de implicarse activamente en una guerra, ha sido un tema favorito de los investigadores. La Guerra de Vietnam marcó un hito por la influencia que los medios tuvieron en el desarrollo del conflicto. La Guerra del Golfo Pérsico también dio pie a un debate en torno a la manipulación o automanipulación informativa. Éstos y muchos otros casos constituyen la base para una teoría inicial sobre el manejo de crisis por parte de los medios de comunicación.

Francisca Alessandri

Periodista y Magíster en Ciencias Políticas por la Pontificia Universidad Católica de Chile y profesora de la Escuela de Periodismo de esa universidad. [falessan@puc.cl]

 

El conflicto de la Cordillera del Cóndor fue escogido como campo de investigación porque permite ahondar en este tema desde una situación bélica latinoamericana y donde el objeto de estudio son los medios impresos regionales. El análisis del comportamiento de El Comercio de Quito, de El Comercio de Lima y de El Mercurio de Santiago permite obtener datos relevantes en el estudio de los medios escritos de América Latina.

La presente investigación permitió constatar la relación existente entre la selección de la fuente informativa y el conflicto bélico, cuando el interés nacional aparece muy presente. Al mismo tiempo, el trabajo permitió comparar esa realidad informativa con la de un medio de un país ajeno al conflicto como es el caso de El Mercurio de Santiago.

 

1. Objetivo general

El objetivo general de la investigación realizada fue establecer el rol de la prensa en conflictos que involucran directamente el interés nacional, en cuanto a objetividad, capacidad de evaluación y análisis, y autonomía del sistema informativo respecto del sistema político.

Para ello se analizó la cobertura informativa que sobre este tema desarrollaron los principales diarios de los países en conflicto (El Comercio de Quito y El Comercio de Lima), así como la impulsada por un medio equivalente de un país no involucrado (El Mercurio de Santiago). El propósito fue determinar si la implicación/no implicación en el conflicto incide en la cobertura periodística de éste y, de ser así, qué características adopta tal fenómeno.

 

2. Metodología

Se realizó una revisión de una muestra de 21 ediciones de los diarios El Comercio de Lima; El Comercio de Quito y El Mercurio de Santiago. Aun cuando no necesariamente representan las mayores tiradas, se escogieron estos diarios por ser equivalentes en influencia y estilo en sus respectivos países.

La muestra abarca desde el 28 de enero al 18 de febrero de 1995, hitos que corresponden, respectivamente, al día de publicación de la declaración de estado de emergencia en Ecuador, lo cual constituye un reconocimiento oficial del conflicto armado, y al momento de publicación del acuerdo de paz entre Perú y Ecuador. Para efectos de la medición se realizaron tablas con los resultados que cada medio arroja por día en cada categoría. Sobre la base de esos cuadros se confeccionaron gráficos, en los cuales los días de la muestra aparecen representados no con las fechas reales, sino numerados de 1 a 22. Es decir, el día 1 corresponde al 28 de enero de 1995; y el 22, al 18 de febrero.

Salvo el de superficies, que está en centímetros cuadrados, los gráficos utilizan proporciones (%).

El análisis de los resultados se realizó por diario en cada una de las categorías, considerando la evolución que cada una de ellas tuvo en el período observado; y luego por categoría, comparando las tres publicaciones.

Para efectos del análisis cuantitativo, se midieron las superficies redaccional, gráfica y publicitaria de las ediciones de los tres diarios mencionados, resultados que se expresan en centímetros cuadrados. Posteriormente se procedió de igual forma respecto de los textos, imágenes y publicidad referidos al conflicto de la Cordillera del Cóndor. No se incluyeron las ediciones especiales, ni los suplementos.

Para la adscripción de los diferentes mensajes a una u otra categoría se utilizaron los siguientes criterios:

a) Superficie redaccional: toda forma de texto informativo, incluido el encabezamiento.

b) Superficie gráfica: las fotografías y su lectura; infográficos y caricaturas.

c) Superficie publicitaria: todo texto o gráfica que es pagada por un agente externo al medio con fines comerciales y/o propagandísticos.

El análisis cualitativo se aplicó sólo a las unidades noticiosas del conflicto de la Cordillera del Cóndor, utilizando los siguientes parámetros: títulos, fuentes y origen de la información.

 

2.1 Análisis de títulos

El título de cada unidad noticiosa, sin considerar los epígrafes y bajadas, fue analizado en cuanto a las siguientes dicotomías:

a) Unívoco/equívoco: establece si el sentido del título es único o múltiple.

b) Claro/confuso: establece si es posible o no comprender los elementos sustanciales del acontecimiento de que se da cuenta.

c) Lógico/emocional: establece la dimensión (sentimiento o razón) a la que apela el título en el destinatario.

d) Apologético/neutro/acusativo: establece el sentido positivo, negativo o neutro que el medio asigna al acontecimiento con el que titula.

 

2.2 Análisis del origen de la información

Con el fin de determinar si la unidad noticiosa en su conjunto es elaborada por el propio medio o reproducida de otro (situación diferente de la cita a otro medio, que fue considerada en el análisis de fuentes), se distinguió entre las siguientes categorías:

a) Origen directo: reporteo del medio.

b) Origen mediatizado: publicación de una información proveniente de otro medio (agencia informativa, diario, etc.).

 

2.3 Análisis de fuentes

Para determinar la calidad de la información se analizaron las fuentes utilizadas en cada unidad noticiosa, desde una perspectiva cuantitativa y cualitativa. Con ese objeto se utilizaron los siguientes parámetros:

a) Número total de fuentes informativas en cada edición.

b) Número de unidades noticiosas referidas al tema en cada edición.

c) Promedio de fuentes por unidad noticiosa.

d) Identificación de la nacionalidad de la fuente (peruana/ecuatoriana/otros).

e) Clasificación de la fuente:

e.1) Gubernamental: miembros del Poder Ejecutivo de cada país. Nivel 1: Presidente, ministros de Estado. Nivel 2: funcionarios.

e.2) Afiliada: pertecene a alguna institución (FF.AA., Cruz Roja, etc.) Nivel 1: cargo directivo. Nivel 2: funcionario de segundo rango.

e.3) No afiliada: no pertenece a ninguna institución.

e.4) No identificada: se mantiene en el anonimato.

e.5) Medios: se cita a otro medio como fuente informativa.

 

2.4 Análisis de casos

De un conjunto de situaciones en las que el tratamiento informativo fue muy representativo de la postura de los diarios, se seleccionaron dos. De éstos, que para efectos de esta investigación se denominan Caso Vargas Loosa y Caso Tiwinza, se hizo un análisis de contenido contrastando la información y la actitud de las publicaciones de los países, respecto de hechos puntuales. Si bien se excluyó a El Mercurio en el Caso Tiwinza, puesto que su eventual postura resulta irrelevante, sí se lo consideró en el Caso Vargas Llosa, por ser menos extenso, pero a la vez por constituir un muy buen ejemplo de distinto tratamiento informativo.

 

3. Desarrollo

3.1 Antecedentes del conflicto

El correcto análisis de las unidades noticiosas referidas al conflicto, así como de la postura adoptada por las publicaciones en estudio supone el manejo de los principales antecedentes del enfrentamiento bélico propiamente tal. Con este propósito se hizo una síntesis de los antecedentes históricos sobre la disputa fronteriza entre Ecuador y Perú y luego se elaboró una cronología del conflicto de 1995, del cual se extrajo la muestra objeto de esta investigación.

 

3.1.2 Síntesis histórica

Históricamente, la frontera entre Perú y Ecuador ha constituido una fuente continua de conflictos entre ambos países. Entre julio y septiembre de 1941, se desarrolló una guerra entre las dos naciones. Finalmente se impuso Perú y el 29 de enero de 1942 se firmó el Protocolo de Río, que planteó las bases para trazar una línea fronteriza. Se nombró a Argentina, Brasil, Chile y Estados Unidos como garantes de este proceso.

El Protocolo de Río establece como frontera natural en la Cordillera del Cóndor a la divisoria de las aguas (divortio aquorum) entre los ríos Zamora (Ecuador) y Santiago (Perú). Sin embargo, en 1947, fotos aéreas determinaron la existencia de otro río, el Cenepa, que corre entre el Santiago y el Zamora, lo que implica que no habría divisoria de aguas entre éstos.

A raíz de estos nuevos antecedentes, Ecuador suspendió la fijación de la línea fronteriza. Se alcanzaron a colocar hitos en cerca de 168 mil kilómetros, pero 78 (correspondientes a la Cordillera del Cóndor) quedaron sin definir. En 1951, Ecuador alegó que no podía ejecutarse, al menos parcialmente, el Protocolo y en 1960 declaró unilateralmente su nulidad, bajo el argumento de haberse firmado bajo la presión de las armas.

A través de los años, la zona sin delimitar provocó constantes roces y conflictos. Uno de los más relevantes lo constituyó el incidente del llamado «Falso Paquisha».

 

3.2 Análisis individual de los resultados

3.2.1 Superficies

3.2.1.1 El Comercio de Lima. La proporción promedio que se destina al tratamiento del tema es 9,84%. Los índices tienden a mantenerse a lo largo de la muestra, aun cuando hay una clara alza (15,16%) el 10 de febrero, día en que se informa sobre el bombardeo a Tiwinza y sobre el Caso Vargas Llosa.

 

3.2.1.2 El Comercio de Quito. Hay un constante aumento de las informaciones referidas al tema. El primer día es de un 5,4%, aumentando hasta llegar a un 20,09% el 9 de febrero, cuando se disputa el control de Tiwinza y otras bases fronterizas. El promedio de la superficie destinada al tema es de 12,36%.

 

3.2.1.3 El Mercurio. Este diario destinó al tema un promedio de un 3,02% respecto del total durante los días de la muestra. El índice más alto es 5%, proporción que se registra los días 30 y 31 de enero (anuncio la ofensiva peruana) y 12 de febrero (anuncio del ataque final de Perú).

 

3.2.2 Unidades noticiosas sobre el tema

 

3.2.2.1 El Comercio de Lima. El promedio es de 34,18 unidades por día. Respecto del período, el número tiende a aumentar en la segunda mitad de la muestra. De hecho, la primera mitad registra una media de 30,9 y la segunda, de 37,4. La fecha más sobresaliente es el 10 de febrero, que con sus 62 notas, prácticamente duplica el promedio de la muestra.

 

3.2.2.2 El Comercio de Quito. El promedio es de 30,68 por día. La evolución en el período es la siguiente: el número tiende a aumentar en la segunda mitad de la muestra. La primera mitad registra una media de 28,18 y la segunda, de 36,09. La fecha más sobresaliente, con 40 unidades noticiosas, es el 16 de febrero, cuando se publican los esfuerzos por firmar la paz mientras se combate en Tiwinza.

 

3.2.2.3 El Mercurio. El promedio es de 5,68 por día.

Respecto del período, el número tiende a mantenerse durante la muestra, con un leve aumento en la segunda mitad . La primera mitad registra una media de 5,5 y la segunda, de 5,8. Las fechas más sobresalientes son el 5 de febrero, cuando se debate una solución en Río mientras continúan los combates, y el 12 de febrero, día en que se informa que Perú anuncia una ofensiva final. Las publicaciones de esas fechas prácticamente doblan el número promedio de unidades noticiosas.

 

3.2.3 Fuentes

3.2.3.1 El Comercio de Lima (Gráfico Nº1). Hay un promedio de 48 fuentes utilizadas cada día respecto del tema, lo que, cruzado con el número de unidades noticiosas que diariamente se publicaron sobre el tema (34,18), da un promedio de 1,40 fuentes por cada unidad.

Respecto de la nacionalidad de las fuentes consultadas, el 63% son peruanas y el 16,85, ecuatorianas. Las demás nacionalidades son el 18,56.

La evolución en el período muestra que las fuentes peruanas registran proporcionalmente un uso un poco mayor en la primera mitad de la muestra (71% versus 63,3). Las fuentes ecuatorianas son proporcionalmente menos usadas en la primera mitad de la muestra (14,2% versus 18,3% de la segunda mitad), pero la mayor proporción de su uso se da entre los días 8 y 12 de febrero, cuando se produce la mayor ofensiva sobre Tiwinza, luego de que el vicecanciller peruano rechazara la proposición ecuatoriana de enmiendas al Protocolo de Río.

El 3 de febrero –día en que tienen lugar las conversaciones de Río para lograr un alto al fuego– se registra una de las mayores proporciones de fuentes peruanas de toda la muestra (74,51%) y la menor de fuentes ecuatorianas (3,92%).

Es destacable también el 10 febrero debido al mayor número de fuentes tanto peruanas (51) como ecuatorianas (23), así como la mayor cantidad de unidades noticiosas (62). Ese día se inicia el Caso Vargas Llosa y Perú anuncia que Tiwinza está tomada en un 95%, mientras los países garantes se reúnen en Río.

Respecto de la calidad de las fuentes, puede afirmarse que las más recurridas son de la categoría afiliada (35,12%), a las que siguen las no identificadas (26,68%); gubernamentales (18,31%); y medios (12,64%). Tanto en las gubernamentales como en las afiliadas, las más utilizadas son las de nivel 1 (65,26% y 70,03%, respectivamente, comparadas con el total de cada categoría).

Evolución en el período: proporcionalmente, el uso de las fuentes gubernamentales tiende a mantenerse estable. Hay tan sólo dos puntos de diferencia entre la segunda mitad del período y la primera (19,49% versus 17,13%). Sí resulta elocuente la mayor recurrencia proporcional a las fuentes gubernamentales que se registra en los tres últimos días de la muestra, que prácticamente duplican el promedio diario del período. En esos días los países garantes formulan una propuesta de paz, mientras hay versiones contradictorias respecto de la toma de Tiwinza. El 18 de febrero los representantes de ambos países formalizan el alto al fuego.

La proporción en que se usan las fuentes afiliadas se mantiene constante en el período. El uso de las no afiliadas recrudece notoriamente entre los días 8 y 13 de febrero, con la excepcional situación del día 11, en que no aparece ninguna. En esos días la atención está centrada en los combates en torno a Tiwinza y otras bases fronterizas y en el traslado de tropas a la zona. El 11 de febrero se informa sobre los mayores ataques masivos ocurridos el día anterior en la frontera. A su vez, se aprecia que el recurso a otros medios es sensiblemente mayor en la primera mitad de la muestra (18,11% versus 7,17% de la segunda mitad).

 

3.2.3.2 El Comercio de Quito (Gráfico Nº2). Hay un promedio de 40 fuentes utilizadas cada día respecto del tema, lo que cruzado con el número de unidades noticiosas (30,68) da un promedio de 1,3 fuentes por unidad.

Respecto de la nacionalidad de las fuentes consultadas, el 58% son ecuatorianas y el 16% son peruanas. Las demás nacionalidades representan un 26%.

Evolución en el período: las fuentes ecuatorianas registran un uso proporcionalmente mayor en la primera mitad de la muestra respecto de la segunda (68% ver sus 54%). Las fuentes peruanas son proporcionalmente menos usadas en la primera mitad (12 versus 20). La mayor proporción de fuentes peruanas (52%) se produce el 14 de febrero, día en que se informa de un comunicado oficial de Perú que anuncia la toma de Tiwinza y un inmediato cese al fuego.

En cambio, el primer día de la muestra, el 28 de enero, no se registra ninguna fuente peruana y un 70% son ecuatorianas. Destaca también el 3 de febrero, día en que se discute una solución en Río, por tener la más alta proporción de fuentes ecuatorianas (79%).

El 16 de febrero, día en que se acuerda en principio una propuesta de paz y Ecuador lleva a periodistas a Tiwinza, hay el mayor número de unidades noticiosas (40), con un promedio de 1,07 fuentes por unidad, de las cuales un 65% son ecuatorianas y un 12% son peruanas.

Respecto de la calidad de las fuentes, hay una ocurrencia levemente mayor de la categoría afiliada (34% del total) a la que siguen las gubernamentales (33%); las no afiliadas (13%); los medios (12%) y las no identificadas (8%). Tanto en las gubernamentales como en las afiliadas, las más utilizadas son del nivel 1 (28% y 22% del total de fuentes).

Evolución en el período: el uso de las fuentes gubernamentales tiende a disminuir hacia el final. En la primera mitad hay un promedio de 27,1% versus un 24,9% en la segunda. Destaca el 15 de febrero, cuando los países garantes llaman al cese al fuego y los ecuatorianos aseguran controlar las bases disputadas, por ser la edición que menos recurre a fuentes gubernamentales (9% de nivel 1 y 14% de nivel 2). La mayor recurrencia de fuentes gubernamentales se produce el 1 de febrero, cuando ocurre una nueva ofensiva de Perú y la captura de 14 militares ecuatorianos.

La proporción de fuentes afiliadas tiene un leve aumento hacia el final de la muestra. Destaca el 10 de febrero, en que estalla el Caso Vargas Llosa y recrudece el bombardeo a Tiwinza, con un 57% del total.

Las no afiliadas se mantienen, y llegan a un máximo de 32% del total el 31 de enero día en que se informa de la ofensiva peruana.

Las fuentes no identificadas alcanzan su mayor recurrencia el 13 de febrero con un 22%, cuando se informa que dos mil soldados peruanos se dirigen hacia la frontera.

Los medios son utilizados en mayor número como fuentes el 30 de enero (33%), cuando Ecuador evacua su frontera y Perú comienza la ofensiva. También sobresale el 17 de febrero (23%), día en que continúan los esfuerzos por lograr la paz sin que se conozca con certeza lo que ocurre en la frontera.

 

3.2.3.3 El Mercurio (Gráfico Nº3). Hay un promedio de 16,64 fuentes utilizadas por artículo, lo que cruzado con el promedio del número de unidades noticiosas que diariamente se publican sobre el tema (5,68), arroja un resultado de 2,9 fuentes por cada unidad.

Respecto de la nacionalidad de las fuentes consultadas, el 35,13% son peruanas y el 42,22%, ecuatorianas.

Evolución en el período: se observa un uso mayor de fuentes ecuatorianas en la primera mitad de la muestra (47,6%), y se equipara hacia la segunda mitad (36,4%).

En cuanto a las fuentes peruanas, en la primera mitad de la muestra hay un promedio de 32,18% y en la segunda mitad, un 38,18%.

Respecto de la calidad de las fuentes, hay un predominio de las de carácter gubernamental (40,70%), y se destaca el nivel 1, con un 39,57% respecto del total de fuentes y el nivel 2 con un 1,14%. Las fuentes afiliadas representan un 29,82%; las de nivel 1, 17,36% y las de nivel 2, 12,45%. Las no afiliadas, un 9,18% y los medios, un 8,55%.

Evolución en el período: el 29 de enero (cuando las Fuerzas Armadas ecuatorianas reconocen tres bajas propias y 22 peruanas y el Secretario de la OEA inicia una gira por la región) y el 15 de febrero (cuando los países garantes llaman a un cese del fuego y Ecuador lleva a periodistas a Tiwinza) destacan por ser los días de mayor uso de las fuentes gubernamentales de nivel 1, con 67% y 64%, respectivamente. En la primera mitad del período se observa un promedio de 50,18% y en la segunda mitad, un 34,36%.

Las fuentes afiliadas aumentan proporcionalmente hacia el final de la muestra, y se destaca el 8 de febrero (cuando el vicecanciller peruano rechaza la propuesta de paz y se reanuda la ofensiva a Tiwinza) por ser el día de la mayor proporción: 21%. En la primera mitad hay un promedio de 18,9%, mientras que en la segunda parte de la muestra el promedio asciende a un 37,4%.

Cabe destacar el aumento considerable de fuentes afiliadas del nivel 2. Mientras en la primera mitad de la muestra representan el 6,36% del total, en la segunda parte de la muestra alcanzan al 18,5%, prácticamente igualando a las afiliadas de nivel 1, las que en el primer período representan un 15,8% y en el segundo período, un 18,9%.

Las no afiliadas experimentan, en la primera mitad, un uso promedio de 8,6% del total de fuentes, mientras que en la segunda, un 9,7%.

En cuanto a las no identificadas, el promedio de 4,6% se desglosa en un 3,7% en la primera mitad de la muestra y un 5,5% en la segunda. Destacan los días 10 de febrero (continúa el bombardeo peruano a Tiwinza) y 18 de febrero (formalización del alto al fuego), con un 15%.

Los medios representan un 8,5%, experimentando una baja en la segunda mitad de la muestra (11,1% versus 5,9%). Destaca el día 31 de enero (prosigue ofensiva peruana), con un 33%.

 

3.2.4 Títulos

3.2.4.1 El Comercio de Lima. Los resultados, conforme a las distintas dicotomías analizadas, son los siguientes: Unívocos, 47,06%; equívocos, 52,51% (Gráfico Nº4). Claros, 37,75 %; confusos, 62,39% (Gráfico Nº7). Lógicos, 41,81%; emocionales, 58,50% (Gráfico Nº10). Apologéticos, 26,04%; neutros, 42,45%; acusativos, 31,64% (Gráfico Nº13).

Es decir, los títulos tienden a ser mayoritariamente confusos, emocionales, equívocos y neutros.

Evolución en el período: no se advierten diferencias sustanciales en las tendencias de cada categoría, salvo en lo que dice relación con la dicotomía lógico/emocional. La proporción de títulos lógicos tiende a aumentar sustancialmente en la segunda mitad de la muestra y concretamente a contar del 11 de febrero (publicación de ataques aéreos masivos). Con los títulos emocionales ocurre, por supuesto, lo contrario: los mayores índices se concentran en la primera mitad de la muestra.

La tendencia a titular en forma apologética recrudece en la primera mitad de la muestra. A la inversa, la tendencia a titular de manera neutra se acentúa hacia el final. De hecho, en la primera mitad es de 36% y en la segunda, de 47%. Con los títulos acusativos ocurre que tienden a ser levemente más recurrentes en la primera mitad (32,9% versus 29,6% de la segunda), pero lo más sobresaliente es su concentración en la mitad, concretamente, en los días 8, 9 y 10 de febrero, cuando hay traslado masivo de tropas a la zona de Tiwinza, y se producen los mayores enfrentamientos del conflicto.

 

3.2.4.2 El Comercio de Quito. De acuerdo con las categorías establecidas se observa que la relación es la siguiente: Unívocos, 82%; equívocos, 18% (Gráfico Nº5). Claros, 66%; confusos, 34% (Gráfico Nº8). Lógicos, 90%; emocionales, 10% (Gráfico N11). Apologéticos, 7,2%; neutros, 86%; acusativos, 7,1% (Gráfico Nº14).

Los títulos –según las cifras– tienden a ser unívocos, claros, lógicos y neutros.

Evolución en el período: no se advierten cambios sustanciales entre las categorías a lo largo de la muestra. Sólo se observa un aumento de los títulos equívocos (46% y 38%) el 15 y 16 de febrero, mientras se combate en torno a Tiwinza y se gestiona un acuerdo de cese al fuego.

En la relación lógico/emocional, el 1 de febrero hay un 74% de títulos lógicos, en momentos que se produce una ofensiva peruana.

Hay una mayor recurrencia de títulos apologéticos en la primera mitad de la muestra, y es el 30 de enero –con un 30%– el día que presenta la proporción más alta.

Respecto de los títulos acusativos, el 29 de enero, cuando ambos países reconocen tener bajas, se produce la cifra proporcional más alta (15%).

 

3.2.4.3 El Mercurio. El promedio de uso de las categorías de los títulos se desglosa de la siguiente manera: Unívocos, 80,28%; equívocos, 19,72% (Gráfico Nº3). Claros, 78,13%; confusos, 21,87% (Gráfico Nº6). Lógicos, 59,44%; emocionales, 41,24% (Gráfico Nº9). Apologéticos, 6,55%; neutros, 79,89%, acusativos, 13,56% (Gráfico Nº12).

Los títulos tienden a ser mayoritariamente unívocos, claros, lógicos y neutros, y concuerdan con la cualidad textual.

Evolución en el período: en la primera mitad de la muestra hay un 81,9% de títulos unívocos, mientras en la segunda mitad se observa un 78,6%, lo que implica una tendencia al aumento de los títulos equívocos hacia la segunda mitad de la muestra. Si bien en los primeros días del análisis priman los títulos unívocos, es destacable el 3 de febrero (cuando se debate en Río una solución), día en que los títulos equívocos suben a un 67%. Hacia el final de la muestra es elocuente el 18 de febrero, día del acuerdo de alto al fuego, en que los títulos unívocos y equívocos se igualan en número (50%).

Algo similar ocurre con la relación claro/confuso y lógico/emocional.

En la primera mitad de la muestra hay un promedio de 81,6% de títulos claros y en la segunda mitad, un promedio de 79,1%, lo que implica también el aumento de los títulos confusos. En la relación lógico/emocional se observa, en la primera mitad, un promedio del 57% de títulos lógicos y en la segunda, uno de 59%.

En cuanto a los títulos apologéticos, tienen una mayor recurrencia en los días centrales de la muestra, con una clara disminución hacia el final (8,7% en la primera parte y 5,6% en la segunda). Respecto de las categorías neutro y acusativo es destacable el 12 de febrero, que corresponde al anuncio de Perú de una ofensiva final, ya que hay igualdad de proporción entre neutros y acusativos (44%).

Hay una mayor recurrencia de neutros en la primera mitad de la muestra (81,3%) que en la segunda (78,4%).

En cuanto a los títulos acusativos, se observa un promedio de 11,5% en la primera parte de la muestra versus un 17,09% en la segunda.

 

3.2.5 Origen de la información

3.2.5.1 El Comercio de Lima. El origen de la información es directo en un 85,66%, lo cual equivale a afirmar que fue reporteada mayoritariamente por la publicación. Tan sólo un 13,79% de las notas corresponde a reproducciones de textos de otros medios (origen mediatizado).

Evolución en el período: los promedios tienden a mantenerse constantes en la muestra. No obstante, la más alta proporción de recurso a otros medios (24,19%) corresponde al día 10, cuando se informa de los bombardeos a Tiwinza y se da cuenta del Caso Vargas Llosa. La más alta proporción de origen directo (96,97%) corresponde al día 16, cuando se da cuenta de la propuesta de paz de los países garantes y del traslado a Tiwinza, por parte de Ecuador, de un grupo de periodistas peruanos.

 

3.2.5.2 El Comercio de Quito. En términos proporcionales, la información de origen directo alcanza al 84% y la obtenida a través de un medio o mediatizada alcanza al 16%.

Evolución en el período: se mantiene el mayor uso de la categoría directa. Es destacable el 7 de febrero, cuando se discute quién tiene el control de Tiwinza, ya que la información mediatizada alcanza al 34%.

 

3.2.5.3 El Mercurio. Hay una marcada tendencia hacia la mediatización con un 69% respecto del total de las unidades noticiosas. Esta tendencia tiende a disminuir ligeramente en el segundo período. En efecto, la primera mitad del estudio muestra un 75% de mediatización versus un 63% del segundo período.

La información directa varía de un 22% en la primera mitad de la muestra a un 34% en la segunda parte.

Evolución en el período: es destacable el segundo día de la muestra, el 29 de enero (cuando las FF.AA. ecuatorianas reconocen bajas propias y peruanas), ya que hay un 100% de información mediatizada. Esta tendencia se mantiene a lo largo de la muestra y si bien tiende a aumentar la información directa, siempre hay un predominio de la mediatización.

 

3.3 Análisis comparado de los resultados

3.3.1 Superficies

La proporción de espacios que los tres diarios destinan a la redacción, la gráfica y la publicidad es bastante similar, lo cual se relaciona con su adscripción a un también semejante modelo periodístico (diarios de elite). No obstante lo anterior, es necesario consignar que el diario que más espacio destina a la redacción es El Comercio de Quito, el cual es también el menos gráfico y el que menos publicidad tiene, en términos proporcionales. A su vez, El Comercio de Lima resultó ser el que menos espacio proporcional asigna a la redacción y el que cuenta con más publicidad. En tanto, El Mercurio de Santiago es el más gráfico de los tres diarios.

La superficie total de los diarios aumenta sustancialmente en los días segundo, noveno y decimosexto de la muestra, que corresponden al 29 de enero y 5 y 12 de febrero, todos domingos, con ediciones tradicionalmente más voluminosas.

Respecto de la superficie sobre el tema, el medio que proporcionalmente le asignó más espacio fue El Comercio de Quito (12,36%), proporción que se elevó a 20,09% el 9 de febrero.

La publicación fue seguida por El Comercio de Lima, con un 9,84%, medio que alcanzó la más alta cifra el día 10 de febrero, con un 15,16%. El Mercurio de Santiago, no implicado en el conflicto, destina un 3,02% de su espacio al tema. La cifra más alta en este caso es de un 5%, el 30 y 31 de enero, y el 12 de febrero.

 

3.3.2 Unidades noticiosas sobre el tema

El mayor promedio diario de unidades noticiosas se registra en El Comercio de Lima (34,18), seguido por El Comercio de Quito (25,77), aun cuando es el medio que proporcionalmente le dedica más espacio. El Mercurio publica 5,68 en promedio.

 

3.3.3 Fuentes

La publicación que más fuentes consulta, en promedio, por unidad noticiosa es El Mercurio de Santiago (2,97), seguida por El Comercio de Lima (1,4) y por El Comercio de Quito (1,08). Respecto de las fuentes, los medios de los países en conflicto tienden a consultar mayoritariamente a las de su nacionalidad. El Mercurio, en cambio intenta usar ambas en la misma proporción, salvo en los primeros días del período observado, en que se manifiesta una mayor recurrencia a las ecuatorianas.

Respecto de las categorías de las fuentes, las afiliadas son las más recurridas por El Comercio de Lima (35,12%) y el de Quito (33,95%). No obstante, en la segunda categoría más usada se produce una disparidad. En el caso de la publicación peruana se trata de las no identificadas (26,68%) y en la ecuatoriana, de las gubernamentales (33,19%). Estas últimas son, en cambio, las más utilizadas por El Mercurio de Santiago (40,70%), en tanto que fueron escasamente utilizadas por El Comercio de Lima (18,31%), no obstante su alza hacia el final del período observado.

 

3.3.4 Títulos

Mientras en El Comercio de Lima se registran proporciones similares en las categorías integrantes de cada dicotomía (unívoco/equívoco; lógico/emocional, etc.), en El Comercio de Quito hay una preponderancia relativamente constante de los títulos unívocos, claros, lógicos y neutros. Con El Mercurio ocurre lo mismo.

 

3.3.5 Origen de la información

En las publicaciones de los países en conflicto prima el origen directo, en tanto que El Mercurio mayoritariamente reproduce informaciones aparecidas en otros medios, especialmente de aquellos que integran el Grupo de Diarios América, del cual la publicación chilena forma parte.

A continuación entregamos los análisis de los Casos Vargas Llosa y Tiwinza (este último en un recuadro comparativo) y su cobertura informativa.

 

3.4 Análisis del Caso Vargas Llosa

3.4.1 Descripción del caso

Lo que aquí se denomina Caso Vargas Llosa está constituido por las reacciones de los medios en estudio frente a la publicación de un artículo del escritor en el diario español El País y de otro de su hijo ÁlvaroVargas Llosa, en el periódico El Nuevo Herald de Miami, durante la segunda semana de febrero.

En su artículo, «La guerra absurda», Mario Vargas Llosa se refiere a:

• la guerra como una maniobra peruana para distraer la atención respecto de sus problemas domésticos (caída del apoyo a Fujimori en las encuestas, corrupción).

• la falta de efectividad militar y la incapacidad diplomática del gobierno peruano.

• la «victoria informativa internacional» conseguida por Ecuador al hacerse aparecer como víctima y a Perú como agresor.

En el segundo texto, titulado «La guerra del Cóndor», Álvaro Vargas Llosa afirma que:

• quien ataca es Perú y quien se defiende, Ecuador.

• los puestos de vigilancia ecuatorianos se encuentran en territorio peruano, pero que el gobierno de Perú conocía y aceptaba esa situación.

• la agresión es injustificada porque la responsabilidad por la presencia de dichos puestos de vigilancia es de Perú.

• el Protocolo de Río es jurídicamente inobjetable, aunque dejó una laguna importante al desconocer la existencia de un tramo del río Cenepa.

• Perú atacó por razones internas.

• la cúpula militar utiliza al presidente Fujimori.

• Ecuador está ganando la guerra abrumadoramente.

 

3.4.2 Tratamiento

El tratamiento que la situación descrita merece en los dos diarios es completamente diferente. En un caso (El Comercio de Quito), se informa respecto de las publicaciones en cuestión (se publica literalmente y sin agregados «La guerra del Cóndor» y una síntesis ajustada al original de «La guerra absurda»). El Comercio de Lima, en cambio, no da cuenta de la aparición de los artículos, pero sí publica las cartas de sus autores con respecto a ese silencio. Es decir, en un caso la información es directa y en el otro, sin ser nula, se vuelve indirecta, ya que surge de las reacciones frente a su ausencia.

Ambos diarios coinciden en adoptar un cierto tono de frialdad, que se refleja en la no adjetivación y en la publicación literal, prácticamente en todos los casos, de los artículos y de las cartas de sus autores, respectivamente. Esa tendencia, no obstante, encuentra excepciones en una nota de la redacción (El Comercio de Lima) y una caricatura (El Comercio de Quito).

 

3.4.2.1 El Comercio de Lima. Omite la reproducción de ambos artículos, pese a que se dio cuenta de ellos indirectamente a través de sendas cartas de los autores. En la primera, destinada a los directores del diario, Alejandro y Aurelio Miró Quesada, y publicada textualmente en la sección política de la edición del día 9 de febrero, Álvaro Vargas Llosa lamenta que en las versiones respecto de su artículo, no conocido en el Perú, éste haya sido objeto de «tergiversación periodística». Al mismo tiempo, reitera sus juicios respecto de los puestos de vigilancia ecuatorianos, el protocolo de Río y la «tardía y políticamente oportuna» decisión del gobierno peruano de enfrentar una situación que conocía hacía tiempo.

En su edición del 10 de febrero, esta vez en la sección «Opinión», se publica una carta de Mario Vargas Llosa en la que protesta por la determinación del periódico de no publicar en su espacio habitual «Piedra de toque» el artículo titulado «La guerra absurda», que había enviado para que los peruanos conocieran su versión integral. Finalmente, informa su decisión de dejar de colaborar en el diario, motivado por lo que califica una forma de censura y solicita que la carta en cuestión sea dada a conocer a los lectores.

Aunque reconoce el interés que el punto de vista de Vargas Llosa puede despertar en los peruanos, el diario indica que estando el país en pleno conflicto y en situación de riesgo, es más importante no debilitar la posición peruana. En una nota de la redacción, cuyos caracteres son más destacados, reivindica su decisión de no publicar la mencionada columna porque «se trata de respaldar los esfuerzos nacionales y de las Fuerzas Armadas para expulsar al invasor».

La última mención que se hace a los dos artículos, aparece en palabras de Susana Higuchi. Concretamente, en un cable de Reuters fechado en Chile, donde se reproducen algunas de las declaraciones que la ex esposa del Presidente Fujimori hizo al vespertino chileno La Segunda, entre las cuales figura la que sostiene que los Vargas Llosa son «antipatriotas».

 

3.4.2.2 El Comercio de Quito. El día 8 de febrero, bajo el título «Dos escritores acusan al Perú», publica una nota informativa en que da cuenta de la aparición del artículo de Álvaro Vargas Llosa y de uno del escritor cubano exiliado Carlos Alberto Montaner. Al mismo tiempo, sintetiza sus principales afirmaciones.

Al día siguiente, 9 de febrero, bajo el rubro «Opinión», publica una reproducción textual del artículo de Álvaro Vargas Llosa, «La guerra del Cóndor», y una síntesis del de Mario Vargas Llosa, «La guerra absurda».

A eso se suma, la publicación de una caricatura del escritor, donde se hace mención a lo «realista» que ha resultado su última «novela» y a la molestia que, por eso, habría provocado en el Presidente Fujimori.

Por último, en la sección Opinión, el 13 de febrero, aparece una columna firmada por Fabián Corral, que se titula «Las estrategias de Fujimori», donde el autor, citando los artículos de los Vargas Llosa, reitera que la postura del gobierno peruano se relaciona con la proximidad de las elecciones, con la corrupción de los altos mandos militares, con el afán de control político de las Fuerzas Armadas.

3.5.1 Descripción del caso

Esta parte del estudio se realizó en torno a las informaciones entregadas paralelamente por los diarios El Comercio de Quito y El Comercio de Lima respecto de la situación de Tiwinza, pequeño poblado ubicado en la Cordillera del Cóndor y cuya soberanía es disputada por Perú y Ecuador.

Para dar cuenta de los problemas informativos que surgieron en torno a este caso, se comparó la información entregada día a día por cada uno de los dos diarios extranjeros. Se reproducen algunos de los titulares (en negrita) y se da cuenta resumidamente de las informaciones más relevantes (ver recuadros en las páginas anteriores).

 

3.5.2 Tratamiento:

La información publicada sobre la situación de la base Tiwinza es confusa; contradictoria y desinformante.

En primer lugar, no existe un conocimiento previo del diario respecto de la existencia ni la ubicación de esta localidad. Ni siquiera hay uniformidad en la ortografía del nombre Tiwinza (ver recuadros).

Tampoco hay una entrega por parte de los diarios analizados de una argumentación para justificar la soberanía de cada país en la zona.

En segundo lugar, no hay un cuestionamiento de cada medio respecto de las versiones contradictorias tanto de un día a otro, como de un país a otro. El 14 de febrero El Comercio de Quito anuncia el alto al fuego sin que Ecuador pierda el control de Tiwinza. Ese mismo día El Comercio de Lima informa la recuperación por parte de Perú de la localidad. Cita una información fechada en Quito, de la agencia EFE, pero no aclara cuál es la versión correcta.

Del 15 al 18 de febrero, en El Comercio de Quito se suceden las informaciones que desmienten la toma de Tiwinza, dando respuesta a la versión peruana, pero prácticamente sin informar (sólo se reproduce el cable de la agencia EFE desde Lima).

Por último, nunca se aclara la situación de la ocupación de esta localidad. El tema surge el 3 de febrero y termina el 18 de febrero sin que se informe sobre cuál es la versión correcta, ya que mientras El Comercio de Lima asegura la recuperación de Tiwinza por parte de soldados peruanos, El Comercio de Quito insiste en que sus tropas nunca fueron desalojadas de allí. Sólo se insinúa que debieron retirarse en virtud del acuerdo de paz.

El caso fue seleccionado ya que demuestra la batalla noticiosa que ambos medios dan, creando su propio frente e involucrándose en el conflicto directamente, al tomar parte incondicional con la causa del gobierno local.

 

Conclusiones

El estudio de la cobertura periodística del conflicto de la Cordillera del Cóndor en tres diarios de similares características permitió constatar las dificultades que tienen los medios en mantener la independencia y la objetividad cuando el interés nacional del país al cual pertenecen se considera amenazado.

En este sentido, la objetividad informativa, la capacidad de evaluación y análisis, y la autonomía del sistema informativo respecto del sistema político se ven menoscabadas por una tendencia de los medios de cada uno de los países involucrados por cerrar filas en defensa de cuestiones que se consideran vitales para el desarrollo nacional. Ello, en este caso, se tradujo en la publicación de informaciones entregadas en su mayoría por fuentes locales afiliadas que no dan cuentan del conflicto de manera global.

El Mercurio de Santiago, pese a que destina una proporción muy baja a las noticias referidas al tema, intenta mantener un equilibrio en cuanto a la nacionalidad de las fuentes y los orígenes de la información. Para ello recurre a la publicación de textos provenientes de medios ecuatorianos y peruanos. Su neutralidad no resulta de la construcción de una postura propia con esta característica, sino de la reproducción de informaciones publicadas por los diarios de los países en conflicto.

La unilateralidad de la cobertura por parte de El Comercio de Quito y El Comercio de Lima se traduce en desinformación respecto del desarrollo de los acontecimientos. Este fenómeno encuentra su ejemplo más sobresaliente en la falta de precisión acerca de la ubicación geográfica de los territorios en disputa. Tal es el caso de la localidad de Tiwinza, respecto de la cual los medios fueron parte de un intento de ambos gobiernos por adjudicarse su ocupación. Esto nunca fue aclarado por ninguno de los dos diarios ni siquiera después de superada la crisis.

En definitiva, la función de watchdog, de perro guardián, de los medios de información social pocas veces se ve más amenazada que en ocasiones de enfrentamientos bélicos, donde el fervor nacionalista les exige parcialidad. Los periodistas son llamados –entonces– a ser testigos de las victorias, pero no de las derrotas. En los casos analizados, los medios locales tienden a alinearse –aunque con diferente intensidad– con el poder político, perdiendo su capacidad de evaluación y análisis, pero sobre todo la propiamente informativa.

De hecho, del conjunto de informaciones incluidas en la muestra sólo es posible obtener datos ciertos de la existencia de un conflicto, de sus antecedentes remotos, aunque no de los inmediatos, y de su desenlace diplomático. Sin embargo, el material respecto de las causas inmediatas del conflicto; su desarrollo militar y el desenlace militar y político es extremedamente confuso.

 

Notas

Ayudantes: Adela Boltansky, Cecilia Eyzaguirre, Magdalena Pulido, Constanza Santa María, todas alumnas de la Escuela de Periodismo de la Universidad Católica de Chile. El proyecto contó con el financiamiento de la Dirección de Investigación de esta Universidad.

 

Artículo en formato PDF

Compartir
Fin de Texto