Programa Miradas analizó los desafíos de la política de infancia

23 de Septiembre, 2016 · Miradas, Señal UC

La última edición del programa Miradas tuvo como protagonista a la directora de la Escuela de Trabajo social de la UC, Carolina Muñoz. La académica conversó con Rayen Condeza sobre los desafíos de la política de infancia en Chile, en medio de la ola de cuestionamientos hacia el Servicio Nacional de Menores, Sename.

Por Bárbara Castro

La profesora Rayén Condeza junto a Carolina Muñoz, directora de la Escuela de Trabajo Social UC (Foto Maximiliano Santelices).

La profesora Rayén Condeza junto a Carolina Muñoz, directora de la Escuela de Trabajo Social UC (Foto Maximiliano Santelices).

“Las políticas y la legislación especial que protegen los derechos de los niños constituyen mejores sociedades. Sin embargo, Chile y Panamá son los dos únicos países de la región que aún no cuentan con un sistema legislativo de este tipo”, con estas palabras de la profesora de la Facultad de Comunicaciones Rayén Condeza comenzó un nuevo capítulo de Miradas. Esta edición tuvo como escenario la Biblioteca Escolar Futuro y como invitada a Carolina Muñoz, asistente social y directora de la Escuela de Trabajo Social UC con un doctorado de la Universidad de Birmingham en Políticas Sociales.

La conversación se inició a partir de una carta que Carolina firmó junto a otros actores sociales hace un mes y medio, que denunciaba la vulneración de los derechos de los niños y de la infancia en Chile. “La limitación que tiene es no considerar esa política social dentro de una política pública más grande donde reconocemos que todos los niños, independiente de su estatus social, tienen derecho a ser protegidos por la ley”, aseguró Carolina Muñoz, quien también agregó que existe la tendencia en Chile a creer que estas medidas solo van en beneficio de los más pobres, “lo que ha contribuido a estereotiparlos como un grupo que no tiene solución”.

A partir de ahí, la experta procedió a explicar que uno de los mayores problemas con la implementación de las políticas de infancia en Chile tiene que ver con el bajo nivel de formación que tienen los cuidadores directos, encargados de atender a los niños y jóvenes que viven en el sistema de residencias del Estado.

“Estas personas, que tienen que tratar con estos niños en situación de vulnerabilidad parcial o momentánea ¿por qué no están especializadas?”, preguntó la profesora Condeza. Frente a esto, Carolina Muñoz aseguró que desde los orígenes del sistema de las residencias a los cuidadores directos solo se les exige 4° medio, lo que se suma a sueldos bajos. “Desde el Estado, uno no podría esperar tener profesionales mejor capacitados con esa oferta salarial y con esos requisitos. No es un problema de los ejercen esa labor sino de los que ponen las condiciones de contratación”, dijo.

“¿Es necesariamente a través de una ley que solucionamos este problema o es a nivel de políticas sociales en que la infancia puede estar como un operador discursivo, en donde todos levantamos el discurso de la infancia?” preguntó Rayén. Para la directora de la Escuela de Trabajo Social, la clave no está en cambiar por completo la legislación existente, ya que los países de Latinoamérica que han llevado adelante estas reformas no evidencian un avance significativo. “No significa una consecuencia de la ley que nosotros vamos a mejorar nuestros programas sociales. Hay acciones que se pueden tomar a nivel local, regional y nacional que están en las manos de la voluntad política de los gobiernos de turno y que tienen que ver con el presupuesto”, dijo.

Durante el segundo bloque del programa, la conversación giró en torno a las posibles soluciones y propuestas en materia de infancia en Chile. Una de las medidas posibles que propone Carolina tiene que ver con la descentralización de las decisiones de cuidado y protección de la infancia. “Las decisiones las toman muy pocas personas, sin tomar en cuenta las realidades locales. Se requiere entregar con urgencia mayor capacidad de decisión a personas en los territorios. Eso va a generando una sinergia de la responsabilidad que van sintiendo las comunidades con sus niños”, afirmó la académica de la UC.

Finalmente, la profesora Rayén Condeza preguntó por la responsabilidad colectiva de las personas frente a esta problemática. Frente a esto, Carolina Muñoz afirmó que es necesario incentivar un cambio cultural que modifique las expectativas respecto al concepto de familia que mantienen muchos chilenos: “Hay algunas familias cuyas dificultades se acumulan, tenemos que hacer un switch en nuestra forma de concebir a estas familias como incapaces de cuidar a sus hijos y crear nuevos dispositivos para ayudarlas”.