Profesora Gloria Faúndez: “Las buenas historias están afuera, los periodistas deben salir a la calle…”

23 de Julio, 2014 · Sin categoría

La periodista y subeditora de Reportajes de La Tercera Gloria Faúndez, a cargo de una de las secciones de Taller de Periodismo en Prensa desde el primer semestre, es uno de los profesores que se incorporó ese año a la Facultad.

La falta de profundidad e investigación y el hacer un periodismo “de entrevistas” antes que buscar los hechos, es una de las principales críticas que Gloria Faúndez realiza al periodismo actual. La subeditora de Reportajes del diario La Tercera es uno de los profesores que este año se integraron a la Facultad de Comunicaciones, en su caso, al Taller de Periodismo en Prensa.

 

Egresada en 1998 de periodismo en la Universidad de Santiago, la profesional que por primera vez dicta un curso en la UC, ha trabajado en medios como El Mercurio, la revista Qué Pasa y La Tercera. A este último llegó para hacerse cargo de la edición de la sección de Política en el año 2012, donde estuvo hasta diciembre del año pasado cuando optó por un cambio a Reportajes, sección en la que se desempeña como subeditora el día de hoy.

 

A pesar del cambio, las temáticas que aborda siempre son relacionadas con la política y reconoce que es lo que siempre ha buscado. “Me gustan las historias tras el poder, me parece que ahí es donde están las mejores, porque hay de todo, pasión, amor, traición, etc.”, sostuvo.

Miércoles,-23-de-julio-de-2014 - Profesora Gloria

La periodista Gloria Faúndez es subeditora de Reportajes, en el diario La Tercera.

La profesora Faúndez es crítica con los periodistas de hoy, porque, dice, tienen una deuda con respecto a los diversos fenómenos, uno de ellos: las redes sociales. Las noticias se están conociendo primero por las redes, por lo que a los medios, que salen publicados al día siguiente, les queda el desafío de interpretar y buscar datos.Según la profesora, existe una falta de profundidad en el reporteo, lo que hace que los periodistas se vean sorprendidos por la gente, por la calle y  por cómo la opinión pública reacciona ante ciertos fenómenos.

 

Por lo mismo cree que para suplir estas falencias lo mejor es hacer que los alumnos salgan a la calle. “Las buenas historias están afuera y por eso es importante que los periodistas salgan a la calle y no se queden pegados a los escritorios. Quedándose ahí es muy difícil que se encuentre algo”, enfatizó. De esta forma el curso funciona con ella como editora de un medio, más que como un profesor, por lo que la conversación es fundamental a la hora de armar bien los temas. “El periodismo es muy sencillo, es escuchar y hacer buenas preguntas, no hay más ciencia que eso, entonces en ese proceso de conversaciones que se hacen las mejores cosas”, enfatizó.

 

Es también a través de la conversación y el compartir su experiencia con los alumnos que cree que se logra un mayor aprendizaje, ya que de esa forma se reduce la desconexión que según menciona, existe entre lo que pasa en la sala de clases y lo que es el trabajo en los medios. Por lo que cree que el contar y enseñar claves que sólo dan la experiencia, es de gran utilidad para los futuros comunicadores.

 

En cuanto a la formación de la facultad, dice estar sorprendida por el nivel, la disciplina y las ganas de aprender que demuestran los estudiantes en las clases. “Son alumnos cultos, es innegable la buena formación. Tienen todo lo necesario para que les vaya bien, pero me gustaría que lo aprovecharan más y se arriesgaran”, destacó.

 

En esta misma línea, es que da un consejo final a los estudiantes para aprovechar la carrera y en especial en el curso que dicta, utilizar los espacios para arriesgarse y probar cosas nuevas. “Los talleres son lo más entretenido, porque a esto venimos a la universidad, a poner la grabadora, a escuchar, a contar historias”.