Académica Claudia Labarca investigó los discursos diplomáticos y de medios en torno a las relaciones bilaterales entre China y Chile

La investigación desarrollada en conjunto con el alumno del doctorado de la Facultad Daniel Aguirre, analizó los marcos en que se situaban los discursos de ambos gobiernos y cuáles de estos temas eran tomados luego por los medios de comunicación chilenos. El trabajo fue presentado este año en la Convención Anual del International Studies Associationen San Francisco, Estados Unidos.

fotoChina

Por Teresa Moreno

Chile y China cuentan más de cuarenta años de relaciones diplomáticas ininterrumpidas. Desde los años 90 los vínculos institucionales entre ambos países han ido creciendo y profundizándose, a pesar de que nuestro territorio es el más lejano de China en todo el planeta. En 2005, Chile fue el primer país de Latinoamérica en suscribir un Tratado de Libre Comercio con China y, desde entonces, las relaciones bilaterales han estado sustentadas sobre bases políticas , que permiten crear las condiciones para desarrollar la cooperación económica.

“China es el primer socio comercial de Chile y hace bastantes años está tomando una preponderancia a nivel internacional, que prontamente podría desplazar a Estados Unidos. Es un actor que se convierte en relevante para el desarrollo de Chile”, asegura la profesora y secretaria académica de la Facultad, Claudia Labarca. En base a su importancia, inició una investigación en torno a esta relación junto al estudiante del doctorado en Ciencias de la Comunicación UC Daniel Aguirre. El proyecto denominado “Estrategias de comunicación entre actores no estatales como factor de confianza en las relaciones internacionales: el caso de la República Popular de China y Chile” se adjudicó un FONDECYT de iniciación en 2014y sus resultados fueron presentados este año en la convención del International Studies Association(ISA), realizada entre el 4 y 7 de abril en San Francisco, Estados Unidos.

El objetivo del estudio, basado en la metodología del framing,indagó y analizó los marcos en que se situaban los discursos de los gobiernos de ambos países en torno a sus relaciones con el otro y cuáles de estos temas eran tomados luego por los medios de comunicación chilenos, particularmente los diarios El Mercurio y La Tercera. La idea era investigar el proceso de formación de confianza entre los dos y se focalizó en dos visitas de estado: el viaje de Michelle Bachelet a China en 2014, y el del primer ministro Li Keqiang a Chile,  en 2015.

La investigación constó de dos etapas. En la primera se revisaron los medios de los gobiernos centrales, como la agencia de noticias del gobierno chino, Xinhua, la web del Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile y los sitios web de las embajadas de los dos países. A través de un esquema de codificación abierto, se identificaron los marcos de confianza principales, y en base a ellos, se analizaron, en una segunda etapa, las notas publicadas en los dos periódicos chilenos más importantes.

Los resultados obtenidos apuntan a la preponderancia de tres grandes marcos de sentido. El primero y principal es la relación económica entre ambos países; el segundo destaca la buena voluntad y amistad; y el tercero refiere a las ventajas de China y Chile. En el análisis de los diarios, de un total de 198 piezas estudiadas con información sobre ambas visitas, 113 pertenecen al primer marco (57%), 47 al segundo (24%), y 38 al tercero (19%).

“La relación económica se enmarca como discurso preponderante y se ve súper asociado a los mecanismos institucionales de cooperación, como el acuerdo de libre comercio. Muy asociado, también, sobre todo desde el Gobierno chino, a lo que podríamos avanzar, más que a lo que ya hemos avanzado”, señaló la académica especializada en diplomacia pública y confianza y comunicaciones.

Se observó además que el marco de la buena voluntad y amistad entre ambos países, se basa en el discurso del grande que quiere ayudar al más chico. “La llegada de China ha sido muy rápida y ha encontrado resistencia de muchos sectores económicos y sociales dentro de América Latina, por el miedo a que se pierdan las industrias locales, por ejemplo, el caso de México y el caso de Brasil. Sin embargo, ese discurso nunca ha existido en Chile, siempre se le ha dado la bienvenida. Nunca se le ha tenido temor”, enfatiza Labarca.

En cuanto a las ventajas de China y Chile, el tercer marco, tiene que ver con el discurso, promovido principalmente por Chile, sobre las ventajas que tiene nuestro país para recibir a la inversión china y, a su vez, las ventajas que tiene China para adquirir nuestros productos de exportación.

“Efectivamente los periódicos chilenos repiten los patrones, sobre todo el de cooperación económica y de buena voluntad. En el fondo, lo que uno está viendo es que hay una sincronía entre los discursos diplomáticos y los medios chilenos, lo que dentro de la teoría indica que estarían funcionando los patrones de diplomacia pública, que es el manejo de las percepciones mediante los medios desde los gobiernos”, asegura la profesora.