Académico Sebastián Valenzuela presentó en la ICA estudio sobre el impacto de las redes sociales en la participación política

12 de Junio, 2015 · Facultad

El académico dio a conocer los resultados de la investigación que midió la influencia de las redes sociales en la participación política en 17 países de América Latina.
SV

El profesor Sebastián Valenzuela durante la ICA 2015, realizada en Puerto Rico.

Si el uso de las redes sociales en América Latina aumenta o disminuye las brechas en la participación política de las personas fue la pregunta planteada por el profesor de la Facultad de Comunicaciones Sebastián Valenzuela y sus coautores en el paper Social media use and protest behavior in Latin America: Deepening or bridging gaps in participation? (traducido como “Uso de redes sociales y protestas ciudadanas en América Latina: ¿Aumento o disminución de brechas de participación?”).

El profesor Valenzuela, junto a los académicos Nicolás Somma (Instituto de Sociología UC) y  Andrés Scherman y Arturo Arriagada de la Universidad Diego Portales utilizaron la encuesta  Barómetro de las Américas 2012, realizada por el Proyecto de Opinión Pública de América Latina (LAPOP), de la Vanderbilt University de Estados Unidos. Los resultados del análisis se presentaron en el 65° congreso anual de la International Communication Association (ICA), efectuada en San Juan, Puerto Rico.

La encuesta empleada se aplica cada dos años en toda América Latina, donde el capítulo chileno es realizado desde el año 2006 por el Instituto de Ciencias Políticas UC.  Se basa en entrevistas cara a cara a muestras representativas a nivel nacional de adultos en edad de votar de 17 países de América Latina: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela. En su última versión preguntó sobre el uso de las redes sociales y la participación ciudadana. “Entonces, la empleamos para contestar una de las grandes incógnitas de la comunicación política actual, que es si estas nuevas tecnologías disminuyen o aumentan la desigualdad en la participación política. Y la respuesta que encontramos es que depende del tipo de brecha que se analice”, explicó el profesor Sebastián Valenzuela.

Por ejemplo, el uso de redes sociales disminuye la brecha en participación política asociada a edad. En general, a menor edad las personas participan menos. Sin embargo, según los resultados del estudio, los jóvenes que usan las redes sociales participan mucho más de lo que lo harían si no las usaran. “También encontramos que las redes sociales pueden cerrar la brecha en participación asociada al interés político, una de las predisposiciones sicológicas más importantes al explicar porqué algunas personas se manifiestan y otras no”, enfatizó Valenzuela.

Sin embargo, las redes sociales también pueden aumentar ciertas desigualdades en la participación ciudadana en América Latina. Un caso que identificaron es la brecha ideológica. “La gente de izquierda, en general, participa más en protestas que la de derecha. Y el uso de las redes sociales sólo viene a aumentar esta divergencia”, explicó.

Pero, las redes sociales no influyen mucho en la desigualdad más fuerte que existe en América Latina en términos de participación ciudadana, que es la socioeconómica; esto es, que los más educados y de mayor nivel de ingresos participan más que los menos educados y de menores ingresos. “Ni aumentan la brecha socioeconómica de la participación pero tampoco la cierran”, acotó Valenzuela.

Otro hallazgo importante del paper fue que, más allá de los efectos de factores socioeconómicos, sicológicos y sociales en la participación en protestas, el uso frecuente de redes sociales tiene un impacto único. “Encontramos que, en promedio, usar las redes sociales aumenta en 12% la probabilidad de participar en protestas”, detalló. Los autores concluyeron que todos estos datos denotan que si bien las redes sociales tienen algo que decir a la hora de estudiar las brechas de participación en América Latina, no hay un patrón común. “Las redes sociales tienen efectos complejos y contradictorios en los ciudadanos, algo que no siempre se ha entendido así por parte de políticos, periodistas u organizaciones civiles”, concluyó Valenzuela.

Premio ICA al mejor artículo publicado en 2014 en comunicación política

La División de Comunicación Política de la ICA nombró al académico Sebastián Valenzuela, presidente del jurado del premio Kaid-Sanders, que distingue al mejor artículo publicado -en este caso, en 2014- en una revista académica del mundo en el área de comunicación política.

El jurado estuvo integrado, además de Valenzuela, por otros cuatro académicos: Rens Vliegenthart (University of Amsterdam, Holanda), Myiah Hutchens (Washington State University, EE.UU), Arjen van Dalen (University of Southern Denmark, Dinamarca) y Lauren Feldman (Rutgers University, EE.UU).

Los miembros del jurado revisaron más de 1.300 artículos publicados en 39 journals de comunicaciones, de los cuales algo más 350 eran de comunicación política. Así, cada uno de los académicos leyó cerca de 70 artículos y, de éstos, se seleccionó los 15 mejores en términos de teoría, metodología, innovación y contribución a la disciplina.

El ganador fue el académico de la Princeton University (EE.UU.) Navid Hassanpour con el trabajo Media disruption and revolutionary unrest: Evidence from Mubarak's quasi-experiment, publicado en la revista Political Communication.

El autor analizó en detalle el rol de los medios en la Primavera Árabe, en el sentido de cómo las nuevas tecnologías fueron usadas por los ciudadanos para derribar al ex presidente egipcio Hosni Mubarak (1981-2011). Éste último cortó internet durante tres días, lo que generó que las personas se comunicaron cara a cara y se organizaran para enfrentarlo. “Según Hassanpour, no es que internet no ayude a la gente a organizarse, pero en países con regímenes autoritarios, otros canales de comunicación son más eficaces para coordinar protestas”, explicó Valenzuela. El jurado destacó la solidez teórica, la importancia temática y el rigor metodológico empleado por Hassanpour al momento de decidir otorgarle el premio Kaid Sanders.