Profesor Sebastián Valenzuela dictó charlas sobre comunicación política y opinión pública en universidades europeas

30 de Marzo, 2015 · Facultad

En la siguiente entrevista el profesor experto en redes sociales Sebastián Valenzuela, nos cuenta su experiencia de tres semanas de enero en Holanda como parte de un intercambio del programa Erasmus Mundus que lo llevó a investigar y exponer sobre distintos temas.

IMG_1933

Por Cristóbal Venegas.

¿Cómo y cuándo surgió la idea del intercambio a Europa?

- La facultad participa en un programa llamado Erasmus Mundus, máster de la Universidad de Aarhus de Dinamarca, que tiene convenio con distintas universidades del mundo, en Europa, EEUU y Australia. Consiste en un programa de magíster de periodismo, en el cual los estudiantes y profesores pueden hacer intercambio en las distintas universidades. Yo postulé para hacer un intercambio en la Universidad de Ámsterdam, como profesor. Si te aceptan el programa te financia el viaje, la estadía, etc. Yo me fui tres semanas al departamento de comunicación política en la Universidad de Ámsterdam. Se acerca a mis temas de investigación, y quería trabajar con los profesores en distintos intercambios de docencia. Estando allá también tuve la invitación al Departamento de Comunicación de la Universidad de Viena, donde hice una charla a alumnos de doctorado, postgrado y magíster, sobre temas de investigación.

¿En qué consistieron las charlas y cómo resultaron?

- En el caso de Ámsterdam tuve cuatro actividades oficiales. Primero, me invitaron a una entrevista en algo parecido a lo que es aquí el Viernes de Medios, entrevista dentro de un estudio, con público y un profesor como entrevistador. Cuando llegué, había carteles por todas partes de mi entrevista en la facultad. Un día entré a un ascensor y unos alumnos estaban hablando de mí. No pude evitarlo y les conté que era yo (ríe).Una profesora de Comunicación Política me hizo las preguntas, hablé de uso y redes sociales en campañas políticas. Obviamente todo en inglés, allá funciona todo prácticamente bilingüe. Luego hice charlas a distintos públicos de la Universidad. Una a todos los profesores de la facultad de comunicaciones de la Universidad de Ámsterdam, Holanda. La charla fue sobre las protestas y el uso de las redes sociales, a partir de una investigación que he ido publicando en algunas revistas sobre el caso chileno. Otra charla la hice a alumnos del programa Erasmus Mundus: hablé sobre el periodismo en Latinoamérica, cuáles son los desafíos y fortalezas que yo veo. Después tuve otra de una investigación que estoy haciendo ahora sobre cómo la TV pública incide en los juicios que hace la opinión pública sobre delincuencia y seguridad ciudadana, a los investigadores del grupo de comunicación política y opinión pública.

¿En qué otras actividades participó en Ámsterdam?

- Después lo que hice fue también tener reuniones individuales con profesores y académicos de la universidad, sobre proyectos de los cuales yo y la facultad estamos interesados. Por ejemplo ahora, yo estoy con un proyecto FONDECYT sobre viralización de noticias y qué hace que las noticias sean viralizadas por el público en las redes sociales. Allá se hizo un proyecto sobre lo mismo, y compartí con ese profesor ideas y comentarios. Tuve también reuniones con estudiantes de doctorado o investigadores de post-doctorado, donde intercambiamos ideas. Nos mostrábamos y discutíamos los papers. Parte importante de estos viajes donde uno conoce a otros investigadores es poder intercambiar experiencias e ideas y sobretodo opinión, feedback. Es una oportunidad súper buena para que otros expertos, en este caso de nivel mundial, vean lo que uno como investigador, y parte de la facultad, está haciendo. Y otras cosas informales que estuve viendo ahí fue por ejemplo todo el funcionamiento del doctorado. En el caso de los holandeses, las pasantías para extranjeros son bastantes formales y siguen pasos concretos, porque ellos están muy acostumbrados a recibir todo el tiempo expertos. Nosotros estamos en lo mismo aquí, así que es bueno repetir esas buenas prácticas. Lo otro que traté de hacer fue incentivar a los investigadores de allá a que vengan acá, hacer buenos vínculos para poder explotarlos. Nosotros ahora en la facultad tenemos tres alumnos de Erasmus Mundus.

¿También estuviste trabajando en la Universidad de Viena?

- En Viena hay un profesor que conozco mucho de cuando hice mi doctorado en Texas, Estados Unidos, era profesor guía mío. Ahora es profesor titular en Viena. Me pidió que hiciera una charla sobre participación política y redes sociales. Les hice una clase magistral a los alumnos de doctorado y magíster. Entonces yo vi los papers que estaban haciendo, y estuve toda una tarde contribuyendo con ideas. De ahí salió un paper que estamos publicando en estos meses con este profesor y un alumno de él. Lo mandamos a una conferencia de la AEJMC (Association for Education in Journalism and Mass Comunication) en San Francisco. Es un estudio vía encuesta sobre cuáles son las motivaciones sicológicas que hacen que una persona hable interpersonalmente cara a cara con su gente de lo que ocurre en las noticias y la política. Yo hice el análisis estadístico de los datos y contribuí desde el punto de vista teórico. Encontramos dos motivaciones: cívica y social y descubrimos que las dos son casi igualmente importantes.

 Al ver el nivel de investigación académica de allá ¿Qué te gustaría traer de eso a Chile?

-En el tema de investigación, la Universidad de Ámsterdam en comunicación es la mejor escuela de Europa, y probablemente de las mejores del mundo. Tres cosas me llamaron la atención. Uno, la calidad de profesores que tiene. Tienen académicos de distintas partes del mundo, realmente tienen una mirada internacional y expertos mundiales. Segundo, los programas de postgrado son muy fuertes, grandes, con varias especialidades y por lo tanto mucho estudiante de postgrado que ayuda a los profesores en docencia e investigación. Además, la cantidad de proyectos variados, sus magnitudes. Conoces gente que está investigando a cinco años plazo, con fondos muy grandes sobre uso de tecnología en niños. No es uno, son varios, y cuentan con verdaderos equipos y unidades. Allá uno ve una facultad muy madura. Es además un país muy abierto: muy internacional, todo el mundo habla inglés, el idioma no es barrera. También me llamó la atención que ellos fueron muy horizontales, me acogieron muy bien. Fueron muy preocupados, me sentí muy a gusto viviendo allá. Uno se espera que los países de Europa Norte sean fríos. Son distintos pero muy abiertos.