Primer fiscal nacional de Chile es entrevistado en el programa Miradas UC

9 de Noviembre, 2015 · Miradas, Señal UC

“Los fiscales por sí solos no pueden hacer nada sin las policías, y viceversa”, declaró Guillermo Piedrabuena, primer Fiscal Nacional de Chile que fue entrevistado en el programa Miradas UC por la profesora Soledad Puente.

Por Cristóbal Venegas

 FullSizeRender

“La gente habla mucho de seguridad pública, y se fija en los robos. Pero esa es solamente una parte del problema”, anuncia Guillermo Piedrabuena, quien fuera el primer Fiscal Nacional de Chile y actual profesor de la Universidad. Invitado por la profesora Soledad Puente al programa Miradas UC, el abogado de la Universidad de Chile habló sobre el sistema de fiscalización chileno y los cambios que ha habido al respecto. Guillermo Piedrabuena publicó recientemente su libro “Memorias del Primer Fiscal Nacional”, donde cuenta cómo puso en práctica este puesto creado luego de la Reforma Procesal Penal. Hoy trabaja como abogado integrante de la Corte Suprema, luego de haber sido Presidente del Consejo de Defensa del Estado.

Primeramente, ambos profesores hicieron un diagnóstico de los problemas en el sistema de fiscalización nacional. “Para que el sistema funcione se necesita una planta completa y eficiente de fiscales, que no tengan tantos casos y que puedan dedicarse profundamente a cada uno de ellos”, partió diciendo el integrante de la Corte Suprema. Contó que en agosto de este año recién se aprobó una ley para aumentar el número de fiscales en el país, quienes superarían los 700 al terminar de establecerse el cambio. Guillermo Piedrabuena además recalcó la importancia de la comunicación entre los fiscales y las policías (Carabineros y PDI): “Los fiscales por sí solos no pueden hacer nada sin las policías, y viceversa”.

Con respecto a las políticas necesarias para avanzar en materias de fiscalización, la profesora Puente preguntó al abogado si es que existía algún consejo para fijarlas desde los fiscales. “En teoría hay un consejo que es escuchado para fijar políticas, y que ocurre una vez al mes”, respondió, “pero faltan protocolos, faltan acuerdos y falta una autoridad aún más superior; no en materias de dar instrucciones, sino que en políticas de relaciones entre la fiscalía y las policías”. Piedrabuena continuó su argumentación diciendo que la reforma del 2005, iniciativa aprobada por él, consideraba hacer un ministerio exclusivamente de seguridad pública. “Finalmente se cambió, porque se agregó esa función al Ministerio del Interior; pero se necesita un ministerio dedicado día a día a esto”, aseguró.

Hablando más tarde del libro escrito por el fiscal, Soledad Puente llevó la conversación a las presiones que pueden tener los fiscales nacionales. “Yo no tuve casi ninguna presión, pero sí críticas, incluso de gente de gobierno”, declaró él, “creían que tenía la visión de un hombre antiguo: me miraron con recelo durante mucho tiempo”. Más tarde recomendó su libro para saber al respecto: “ahí cuento más anécdotas”.

Un tema también durante el programa fue el de la formación de los fiscales. “Debe establecerse una academia de fiscales, así como se estableció la academia judicial hace unos años”, afirmó Guillermo Piedrabuena. Sin embargo, tuvo una buena opinión sobre el sistema fiscalizador en general. “Absolutamente es bueno para el país, hay que corregir ciertas cosas, pero esto no es un problema político, sino de realismo”, dijo el académico de Derecho. Según él, la fiscalización necesita mayores recursos y unir una manera de hacer prácticas y tomar decisiones, a lo largo de todo el país.

Puede ver este capítulo de Miradas aquí.