Premios ÑH: Un espacio para desafiar al Periodismo

19 de Noviembre, 2017 · Escuela Periodismo, Facultad

208 trabajos recibieron medallas en los Premios ÑH 2017, que reconocen a lo mejor del diseño periodístico en España, Portugal y América Latina. La ceremonia oficial, realizada en la Facultad, fue también la instancia para discutir acerca del futuro de los medios de comunicación, marcado por las audiencias fragmentadas y el factor internet.

Por Teresa Moreno

premios ñh

Durante tres días, un grupo de periodistas y otros especialistas en comunicaciones provenientes de distintos países, se reunió en una de las salas del sexto piso de la Facultad con la tarea de elegir a las mejores muestras de diseño periodístico de 2017. Los Premios ÑH, organizados por el Capítulo Español de la Society for News Design (SND-E) y realizados por primera vez en Chile, recibieron 2.500 trabajos provenientes de 96 medios de comunicación de 15 países de habla hispana y portuguesa.

El miércoles, la deliberación terminó y el jueves se anunció a los ganadores en el evento oficial, que incluyó exposiciones y paneles de conversación, en los que participaron miembros del jurado y representantes de los medios de prensa escrita, digital y televisión más importantes de Chile, España, Portugal y América Latina. Un total de 208 trabajos fueron reconocidos con medallas, de las cuales 18 fueron oros, 52 platas y 138 bronces, en las categorías de diarios, revistas y publicaciones digitales.

Los grandes ganadores del evento fueron el diario La Nación (Buenos Aires, Argentina), elegido como el mejor diario nacional del año. Los medios de habla portuguesa tuvieron gran protagonismo, con Região de Leiria (Leiria, Portugal), que se adjudicó el premio a mejor semanario regional; Extra (Río de Janeiro, Brasil), que lo hizo en mejor diario popular; y Nexo Jornal (São Paulo, Brasil), que se convirtió en la mejor publicación digital. Por su parte, Líbero (Madrid, España), fue considerada la mejor revista del año.

El encuentro entre representantes de diferentes tipos de medios y países con realidades diversas, propició el diálogo respecto a las nuevas direcciones que tiene que seguir el periodismo, considerando las tendencias mundiales que ha adoptado la sociedad frente a los medios de comunicación y también al uso de tecnologías. Conceptos como colaboración entre medios locales, complementariedad de plataformas y transformaciones surgieron en las diferentes exposiciones y conversaciones.

¿Hay futuro para las audiencias masivas?

Esta fue una de las grandes interrogantes, que incluso se convirtió en el nombre de uno de los paneles del seminario. Ricardo Guerra, gerente de contenidos de VTR, participó de la instancia y aseguró que en los próximos cinco años se espera que la audiencia de la TV abierta caiga entre un 5% y un 10%, debido principalmente a que los más jóvenes están migrando a un modelo no lineal de comunicación. Las audiencias ya no se sientan a ver lo que está disponible para ellos en la programación, sino que exploran activamente una oferta casi ilimitada de opciones. “La audiencia masiva, desde el punto de vista del alto alcance, de los 50-60 puntos de rating, está cada vez más difícil de lograr. Lo que está pasando en el mundo, por lo menos en EE.UU. y Europa, es que Netflix o las otras plataformas de navegación online están siendo complementarias”, enfatizó.

Sin embargo, observó que los contenidos informativos y del mundo deportivo aún son consumidos masivamente. “Yo creo que de los pocos hábitos dentro de la población que aún existen está el de sentarse a ver las noticias. Si el día de mañana, una empresa como Facebook, que tiene bolsillos bastante profundos para invertir en estas cosas, como la transmisión del fútbol, lo hace, se empezará a ver nuevamente la fragmentación de audiencias”, agregó. 

premios ñh

Nathaly Alvaray, directora de noticias locales digitales de Univisión, concordó con la visión de Guerra. “No creo que prevalezca todavía la acción comunitaria de sentarse a ver televisión, creo que eso está ya más que fragmentado e individualizado”, sostuvo. Por eso, sugiere que lo importante es tener en cuenta que el futuro está en la diversificación y la segmentación, pero no basado en la plataforma sino en el contenido. “La comunidad es de intereses y no se determina frente a un aparato en específico”, agregó. Sobre esta base, afirmó que es fundamental que los medios de comunicación generen contenido enfocado en distintos tipos de consumidores.

Con esto en mente, Univisión, creó un canal periodístico dedicado a los Millennials bilingües, llamado Fusion TV. El producto está unido a una página web y su contenido “tiene mucho que ver con justicia y responsabilidad social, porque es un tema que le interesa a la audiencia y es lo que los une”, contó Alvaray. Junto con esto, la estación cuenta con 16 canales locales que han corrido diferentes suertes. Los de las ciudades de Los Ángeles y Nueva York son los más fuertes, sin embargo “otros están perdiendo tamaño, porque no hay suficiente mercado. La única manera que tiene el periodismo local de sobrevivir es haciendo colaboración, alianzas con otros medios locales, empresas de contenido y redes de televisión”, concluyó. 

A nivel nacional, Pablo Badilla, director de prensa de Chilevisión, defendió el interés de las audiencias en el contenido local.  “Yo creo que es como la esperanza para la TV abierta.  No creo que en ninguna hora del día, la suma de todos los canales abiertos chilenos, pierda con el cable”. En su opinión, Netflix y otras plataformas digitales no desplazarían a la televisión, gracias a su rol informativo que aún se mantiene con éxito. “El contenido periodístico tiene otro valor. Las áreas de prensa de los canales son rentables desde los costos a los ingresos, y eso evidencia el valor que le dan las audiencias”, afirmó. 

La encrucijada del papel

La crisis de audiencias y las nuevas formas de consumo de medios también calan hondo en el papel. Año a año, dejan de imprimirse diarios y revistas que deciden priorizar su presencia digital frente a la baja de ventas en formato físico, como ocurrió recientemente con el diario Estrategia. Esta también fue una de las temáticas principales que se discutieron en este seminario llamado "Periodismo: ¿Hay salida?

“En 2000 le comenté a René Cortázar que en 2010 los periódicos, tal como los conocíamos en ese momento, ya no iban a existir y yo creo que acerté”, reflexionó John Müller, columnista en El Mercurio y co-fundador del diario El Mundo, de España. Respecto a su experiencia en el viejo continente, admitió que la forma en que utilizaron las plataformas digitales fue una opción que terminó por perjudicar la venta de diarios. “He descubierto que cometimos un error imperdonable en la prensa española, que fue la decisión de regalar nuestros contenidos a la web. Esto bajó el consumo de periódico en papel y hasta casi desapareció el trabajo de los kiosqueros”, aseveró.  

Vuelve a tomar sentido con esta afirmación, el concepto de complementariedad, en el que los portales digitales tienen ciertos tipos de contenidos y los diarios impresos, otros. A pesar de que en Chile esta crisis también es parte del modelo actual, Müller observa que se ha logrado de mejor forma el diálogo entre estas dos plataformas. “Aquí en Chile se ha seguido una estrategia mucho más prudente. Los medio escritos han cuidado más su soporte, han sido más cuidadosos a la hora de volcar determinados contenidos en Internet”, afirmó.  

Sin embargo, para Sebastián Campaña, director editorial en Publimetro Chile, la razón de la baja de consumo de medios escritos “no tiene que ver con una crisis de una plataforma en particular, sino que con una falta de convicción respecto a lo que hacemos los periodistas. No tiene que ver con que la gente no está leyendo periódicos”. En este sentido fue crítico del rubro y de la forma en que se están buscando los contenidos. “Tenemos que hacer mejor periodismo, meternos a fondo, volver a la calle”, remató.

Carlos Guyot, ex director de La Nación y creador de Next Idea Lab, coincidió en la importancia de replantear el tratamiento de los contenidos y la forma en que se presentan. “En 10 años van existir diarios impresos, pero van a ser menos, más cortos, más caros, mejores y sobre todo van a ser distintos”, apuesta. Su ejemplo más claro es lo que ocurre con The Economist, que es hoy un importante referente en este sentido a nivel internacional. “Nació hace 100 años y es una revista semanal que se llama a sí misma newspaper. Yo creo que los periódicos del futuro van a ser muy parecidos a cómo ha sido y a cómo es The Economist, pues funciona como un artefacto que permite entender la realidad”, aseguró.