Periodista UC y crítica de espectáculos Isabel Plant: “Las series hoy meten al público en un mundo, no crean uno nuevo”

23 de Mayo, 2013 · Sin categoría

La periodista, autora de la columna y el blog Pelando el Cable, asistió al Viernes de Medios para hablar del estado de las series de ficción. Allí, conversó con los profesores de la facultad José Antonio Soto y Luis Breull, sobre los elementos audiovisuales que priman en dichas producciones.

 

¿Vivimos la era de oro de las series? Con esa interrogante comenzó el profesor de José Antonio Soto la discusión sobre series de ficción que se realizó, en el  Viernes de Medios de la Facultad de Comunicaciones UC. Para Isabel Plant, periodista que se ha dedicado a la crítica de series de televisión, si bien los estadounidenses llaman Era de Oro de la TV a los años 45 y 69, entre 1998 y 1999 se vivió un cambio en la forma de hacerlas: “Aparecieron series y programas que agregaban profundidad a sus personajes, y tenían una ambición en la forma de contar historias que no se había visto antes… Los Soprano cambió todo: tenía otro ritmo, un villano como protagonista, desde entonces, el cable se pobló de antihéroes: seres complejos y brillantes”.

 

El profesor Luis Breull destacó que este avance en la profundidad de los temas obedece a la profesionalización de los códigos en la construcción de historias: “comienzan a haber productos que no se solía encontrar en TV, porque hay un tipo de audiencia que es más compleja, una audiencia tecnologizada”, explicó. Breull enfatizó que actualmente hay contenido duro en que el público se identifica psicológicamente con un personaje o trama. Y que el cambio en la forma de hacer televisión se relaciona con la penetración de las plataformas de pago en el mercado.

 

Nuevas tendencias en los personajes

La penetración de la televisión de pago también ha tenido otros efectos, como la migración hacia las series para el cable, por parte de directores tradicionalmente ligados al cine. Es el caso de Martin Scorsese, quien produce hoy Boardwalk Empire; y de David Fincher, que asociado a Netflix produce House of Cards. Isabel explicó que esto se debe a que un cineasta que tiene dos horas para desarrollar una historia, en una serie tiene trece horas. Incluso, afirmó que hoy las series influencian al cine, en una relación que usualmente era al revés: “Imagínate que en la última película Iron Man, el conflicto de Tony Stark es que tiene ataques de pánico. Eso antes no pasaba porque el héroe no se tocaba, era perfecto”.

 

Al académico José Antonio Soto le llama la atención el atractivo que ha surgido por personajes malvados: “¿será que nuestro umbral de sorpresa ha aumentado, que cada vez recurrimos a personajes más complejos?”, preguntó. Isabel Plant opinó que el modelo de personajes villanos y complejos entrará pronto en crisis. “Este año hay tres series del estilo: Hannibal, The Following y se viene la tercera temporada de The Killing”, enumeró la periodista, “Son totalmente perturbadoras, pero ¿necesitamos tres asesinos en serie? ¿No habrá otro rubro?”.

 

Entonces José Antonio consultó sobre el futuro y las proyecciones de las series, ¿habrá un retorno a Sex and the City y Friends?. Para el profesor Breull, no hay un retorno, sino públicos fragmentados: “Aquí hay series de distinto tenor. Hoy lo que quieras lo puedes ver, internet pone al alcance de la mano seguir una serie en cualquier parte del mundo”. Isabel agregó que aunque las series que se han nombrado en la discusión son parte del discurso cultural, la que tiene  mayor rating sigue siendo The Big Bang Theory, y los actores mejor pagados son los de Two and a Half Men.

 

Si hay tanta oferta, ¿cómo seleccionar una serie? Isabel Plant cuenta anecdóticamente que siempre que le preguntan responde a la gente que vea Homeland: “es entretenida más que profunda. Al final uno quiere ver tele para entretenerse; cuando recomiendo The Wire me dicen ‘Ay, lo dejé al quinto capítulo porque me aburría’. Downtown Abbey y House of Cards también son buenos productos”, recomendó. Luis Breull invitó a ver series basadas en el gusto cinematográfico, aunque le ha sucedido que se “engancha” con una serie y luego esta es sacada del aire: “Uno puede seguir una serie y después se cancela, como pasó con Playboy, que recreaba el origen de la revista Playboy en los 60 y fue parte de la oleada que generó Mad Men”, recordó.

 

José Antonio leyó a Isabel una pregunta que llegó a SeñalUC vía Twitter: ¿Qué sucede con series como Glee, que abren grandes mercados  como el caso de Violeta en Argentina? Isabel responde que series de música como Glee  surgieron en los 60 y que lo que dicha producción hizo fue solo revitalizar el género. El alumno de comunicaciones, Vicente Iturria, también preguntó por los temas de ficción y fantasía en las series, y cómo funciona una serie que crea un mundo que supera la credibilidad de las personas. Isabel Plant respondió que la clave es hacer una serie que toque un tema universal: “No tiene que ser sólo de lo fantástico, sino como Game of Thrones, una serie sobre familia y poder, para que cualquier persona se enganche”. En su opinión, si no hay un tema universal detrás, las series de fantasía terminan siendo artificio y solo funcionan con la gente que les gusta ese tipo de cosas.

 

Isabel opinó que en Chile, se está iniciando un camino. Destacó el caso de Gen Mishima: “estaba bien hecha, pero le pedía mucho a la audiencia: misterio, avance y tecnología. El mundo no estaba bien creado y el horario no la favoreció”. Otra serie chilena que destacó Isabel es El Reemplazante (TVN), ya que en su opinión trata temas contingentes a través de buenos personajes y un buen guión.

 

Para finalizar, Isabel compartió sus recomendaciones para este año: Breaking Bad y Mad Men, que termina en 2014; También, Mindy Project - que aún no llega a Chile- pero que según ella, promete; y la nueva serie de Michael J Fox, The Michael J Fox Show, que trata sobre su vida luego de ser diagnosticado con la enfermedad de Parkinson.

La entrevista completa se puede ver en www.señaluc.cl