Periodista Rodrigo Fluxá: “El reporteo es lo que hace un buen texto”

13 de Mayo, 2013 · Sin categoría

El periodista de la revista Sábado de El Mercurio y ganador del Premio Periodismo de Excelencia 2012 en dos categorías, estuvo en la facultad hablando sobre sus hábitos de reporteo, métodos de trabajo y el proceso de creación de un reportaje.

 

“Lo que me gusta del periodismo escrito es que no importa si soy simpático: lo que importa es lo que sale escrito” dijo Rodrigo Fluxá. El periodista que hizo su práctica en Deportes del diario El Mercurio,  pasó luego a la revista Sábado, donde ha hecho una serie de reportajes y perfiles con un fuerte estilo narrativo que ha acaparado lectores y le significó seis nominaciones y el Premio Periodismo de Excelencia 2012, en las categorías Entrevista o Perfil y en Reportaje por “Las marcas de Junior" y “Los testigos clave del caso Zamudio, ambos publicados en Revista Sábado, El Mercurio”. Además, es autor de dos libros: “El Lado B del Deporte Chileno” y “Leones”.

 

El profesor de Narración Escrita de la facultad Juan Pablo Garnhan abrió la conversación con Rodrigo Fluxá en el Viernes de Medios, preguntando por la estética narrativa que hay en sus historias, sin dejar el dato duro de lado. ¿Cómo llegó a ese estilo? Rodrigo dice que su forma de escribir ha sido parte de un largo desarrollo, en que agradece haber empezado trabajando en la sección Deportes, ya que ahí se tratan géneros que en sus palabras requieren de carrete y reporteo: “Leo textos míos de hace 4 años y me dan vergüenza: siento que les falta reporteo. Supongo que respecto a ahora en 4 años más también me voy a preguntar: ¿por qué lo hice así?”, contó riendo.

Sobre Deportes, el profesor Garnham comenta que es un género que suele caer en los lugares comunes, algo que Fluxá no ha hecho y pregunta qué aprendió de su paso por la sección deportiva. Rodrigo responde que lo primordial que aprendió fue a reportear: “Tenía 19-20 años, necesitaba un tiempo para adecuarme: no estaba listo ni maduro para tocar otros temas”. Y cuenta que fue uno de sus editores, César Olmos, quien vio que tenía ganas de hacer otras cosas y le permitió hacer temas para los domingos. Para Rodrigo, ese fue el precalentamiento para su siguiente etapa profesional: “Fue difícil convencer a la gente de que alguien que venía de Deportes podía funcionar en Sábado”, recordó.


Las marcas de Junior fue publicado el 14 de abril de 2012, en la revista Sábado (Portada Gentileza Rodrigo Fluxá)

“Y la tensión entre el reportero, el periodista de noticia dura, y el cronista, más bien escritor, ¿te tocó vivir esa tensión?”, preguntó el profesor Juan Pablo Garnham. Rodrigo dice que si bien a veces miran el trabajo de cronista como algo más fácil, él siente que trabaja el triple que lo que hacía en Deportes: “Si yo hago una nota policial, tiene que tener datos que no tengan los del diario y si es de deporte, tiene que tener algo que los de deporte no tengan. Lo único imperdonable de una crónica o reportaje es que no tenga novedad. Si no tiene novedad, mejor no escribirla”.

Gabriela Cancillo, alumna de 2do año, pregunta de dónde vienen las iniciativas de sus historias, si surgen por parte de los medios o a él se le ocurren. Rodrigo dice que de 10 temas que hace, 3 son iniciativa de él y 7 “le tocan”, es decir son asignados por sus editores. “De hecho, muchas cosas que termino bien yo no quería hacerlas en un principio”. El profesor Garnham pregunta cómo evitar los clichés en los temas repetidos, para Fluxá es un proceso bien completo, que parte de no acomodar el mundo a la idea previa sobre un tema, sino que al revés. Ejemplifica con un reportaje que tuvo que hacer sobre Colchane, basado en que era el pueblo más pobre de Chile, según la última Encuesta Casen 2011. “Era dudoso, partí para allá, dos días reporteando y empecé a ver unas casuchas pero todas tenían DirectTV. Un día salí en la noche con la PDI (Policía de Investigaciones) y empecé a ver puras camionetas, lo que era Colchane era un narcopueblo porque todo giraba en torno al tráfico de drogas…en el fondo, tienes que saber ir con una idea para no ir con la cabeza en blanco, y ser lo suficientemente hábil para saber que la historia va para otro lado”.

Buscador de Historias

Para encontrar historias, Rodrigo lee todos los diarios de provincia, además de los breves de los otros diarios. También confía mucho en lo que su interior le dice: “De repente me gustaría hacer historias que no me han comprado y que me siguen dando vueltas”.

Otra alumna pregunta en qué momento elige el foco y qué hace para obtener más información de sus entrevistados. Para Rodrigo es muy importante tener  todos los datos, así que les dice que con seguridad los volverá a llamar.  Respondiendo a otra duda, Rodrigo cuenta que no se considera simpático, por lo que antes de entrevistar a los protagonistas de sus historias siempre los “rodea” hablando con sus cercanos, para suplir esa falta con más trabajo. Sobre el foco, dice que uno va con la idea de foco pero hay que estar atento a si la historia va para otro lado.

Rodrigo es enfático en que el reporteo es lo que hace un buen texto: “Si quieres hacer una casa necesita ladrillos, aunque tengas el mejor arquitecto. La escritura se me hace un trabajo de edición del cúmulo de información que agarré: voy sacando hasta que me queda solo el reportaje”. En su trabajo de periodista, si no tiene reporteo, no tiene nada. “Prefiero leer un artículo mal escrito con datos, que un artículo bien escrito sin datos”. Para estructurar sus textos, Rodrigo tiene un cuaderno y en él trata de separar la información que tiene en bloques. “Tienes que ir dosificando, ocultando información o apuntar con los datos a un lado para luego salir por el otro. Si no haces eso, es imposible  tener a alguien leyendo 20 mil caracteres”. Cuando la información es buena se acomoda casi sola, dice. Y lo que más piensa es el final de los textos: busca algo que envuelve el tema en general.

Al terminar de escribir, Rodrigo manda el artículo a sus editores para ver qué cambios le harían ellos. Siempre lo lee varias veces, aunque no es de mostrárselo a otras personas: “Confío harto en mis instintos y harto en mis jefes: si ellos encuentran que está “guateando” me lo van a  decir”.

El profesor Graham pregunta qué periodistas han influido en su carrera, y Fluxá tiene una respuesta clara: “Cristóbal Peña. Él debería estar haciendo el guión de los fusileros para que lo hagan películas”. También destaca la revista Squire (Estados Unidos) y dice que es más influenciado por la narrativa de las películas que de los libros, cuando ve una película siempre está atento a las formas de narrar. Menciona que una vez leyó una entrevista del futbolista Johnny Herrera en que  hablaba de un artículo escrito por Fluxá: “En una entrevista en el diario The Clinic dijo que le molestaba que el reportaje parecía una película. Me está alabando porque en verdad está narrado como una película”.

Para finalizar, el profesor Garnham le pregunta: ¿Si te encontraras contigo saliendo de la U, qué te dirías? Lo primero que Rodrigo dice es “Córtate el pelo”, ríe y luego dice que cuando salió de la universidad era muy joven y que hoy se diría de todo: “me diría que es mejor ir pasito a pasito y reportear bien, estar orientado siempre a lo que uno quiere: no vegetar. Eso les diría a los estudiantes de periodismo porque fue lo que hice yo y me funcionó, o hasta ahora me ha funcionado”.