“Pasamos de ser políticamente correctos a emocionalmente correctos”

24 de Abril, 2017 · Facultad, Viernes de Medios

portadanárvaez (Copiar)

Foto: Matías Belmar - Facultad de Comunicaciones UC.

En un nuevo Viernes de Medios, la ministra vocera de Gobierno, Paula Narváez habló sobre la importancia de entregar mensajes cercanos y entendibles a la ciudadanía. También se refirió al desafío de ser verosímil en tiempos que calificó como difíciles para la política.

Por María Paz Fernández

“No son tiempos buenos para la política y no es fácil hablar desde este escenario”, sentenció Paula Narváez al inicio de Viernes de Medios. En una entrevista realizada por la profesora de la Facultad, Claudia Labarca, la ministra contó que es una tarea difícil lidiar todos los días con redes sociales que son implacables respecto a la labor del Gobierno.

Narváez señaló que la manera de comunicar una idea puede hacer una gran diferencia en cómo el mensaje será recibido por los diferentes actores. “Tenemos distintas audiencias. Hay una audiencia política –la que rodea las principales cuadras de la Moneda–, hay una audiencia ciudadana que para nosotros es la más relevante, porque nuestras políticas públicas van dirigidas hacia ellos”, aseguró la ministra.

En cuanto al contenido de los mensajes y cómo consiguen verosimilitud a través de ellos, la vocera de gobierno aseguró que es esencial apelar al sentido común, con mensajes sencillos y claros que la ciudadanía pueda entender.

“Lo hemos hecho rescatando una variable que muchas veces se olvida, y que es de pasar a ser políticamente correcto, a ser emocionalmente correctos. La gente percibe en mayor medida cuando algo les hace sintonía emocional. Por lo tanto, hemos querido rescatar en nuestras vocerías un componente emocional en lo que hacemos y comunicamos; y eso está muy ligado a poder hacernos cargo de los tiempos de desconfianza en los cuales vivimos”, señaló al respecto.

La ministra también se refirió a los incendios forestales ocurridos en el verano. “Fueron un tremendo desafío comunicacional, porque lo que estaba puesto en la sensibilidad de todos era el miedo, el temor, la rabia, la desesperación, y ahí el Gobierno tenía el desafío de comunicar en una clave que, por una parte, informara a la población, pero que por otra, empatizara con la emoción de la mayoría de los ciudadanos”, cuenta Narváez.

Finalmente, recalcó que independiente de la profesión, el concepto de responsabilidad social y verdad es fundamental. En cuanto a la labor de los medios de comunicación dijo: “Nosotros lo que más pedimos cuando se comunican las acciones del Gobierno, es que los medios se informen, que nos pregunten, que equilibren y hagan un balance con todos los puntos de vista en una noticia”.