“Panorama del Audiovisual Chileno”, una introspección a la industria audiovisual y cultural

4 de Noviembre, 2011 · Sin categoría

Producción, consumo, financiamiento y distribución son parte de los temas tratados en esta investigación realizada por un equipo liderado por los profesores Valerio Fuenzalida y Pablo Julio.

Diez son los capítulos del libro Panorama del audiovisual chileno, estudio que fue dirigido por los académicos UC Valerio Fuenzalida y Pablo Julio en conjunto con un equipo de 11 profesionales, entre periodistas, sociólogos, psicólogos e ingenieros. El objetivo, mostrar la evolución de la industria audiovisual del país.

 

Tomando en cuenta el periodo entre el 2000 y el 2010, la investigación muestra cómo ha sido el desarrollo del escenario cultural y audiovisual para el cine y la tv nacional. Por medio de variables de producción, consumo, financiamiento y distribución, se analiza el proceso de géneros como ficción, documental y animación.

 

Según el profesor Valerio Fuenzalida, los incentivos para realizar la investigación fueron dos: “Primero está el interés de esta Facultad en la industria medial y audiovisual. Ella quiere tener una relación con la industria de los medios y que los alumnos se formen al respecto. La segunda, es que este es el sexto año en que se trabaja con el Observatorio Iberoamericano de Ficción televisiva (OBITEL)”.

 

El académico sostiene que tal institución, compuesta por países como España, la zona hispánica de Estados Unidos, Argentina, Brasil, Chile, Colombia, España, México, Portugal y Venezuela, tiene como objetivo el intercambio y cooperación de conocimiento e información sobre el escenario audiovisual de los distintos países.

 

Junto a esto, el proyecto contó con el apoyo financiero de la Vicerrectoría de Investigación de la UC y de EGEDA (Entidad de Gestión de Derechos de los Productores Audiovisuales), con la que la Facultad de Comunicaciones de la universidad mantiene un convenio.

Resultados

 

A través de la evaluación, se pudo constatar que -si bien ha crecido- los modos de consumo de la producción nacional audiovisual han ido cambiando. “En los años 80 se producían dos a tres películas anuales. Hoy vemos que se producen entre 10 a 15 películas al año”, enfatiza  Fuenzalida.

 

El estudio revela que la asistencia a salas de cine ha decaído notoriamente. En 1967, en promedio, un 8,2% de la población asistía a las salas a ver películas nacionales, mientras que hoy sólo un 0,8 lo hace. Pero, ahora las producciones son adquiridas a través de la TV On-demand, donde es el usuario quien elige el horario y la película que verá. Según indica el informe, las películas más vistas por medio este sistema fueron las nacionales, La Nana y Grado Tres, frente a Alvin las ardillas 2 y Avatar.

 

“Hay una etapa nueva. Esto propone investigar más a la audiencia, conocerla, saber cuáles son sus resistencias. Hay un uso de On-demand que se debe tener en cuenta (…). El cine ya no hay que hacerlo sólo para salas sino también para nuevos servicios”, aclara el profesor Fuenzalida.

 

Otro punto, es el financiamiento. La producción audiovisual nacional se sostiene a través de fondos públicos y privados. Muchas veces los privados corresponden a platas de los mismos realizadores y de auspiciadores. Mientras que los públicos, provienen directamente del gobierno. El CNCA (Consejo Nacional de la Cultura y las Artes) en conjunto con la CORFO (Corporación del Fomento de la Producción) financian principalmente el cine. Para TV se suma el CNTV (Consejo Nacional de TV) que últimamente ha incrementado notablemente su aporte a la producción nacional.

 

Frente el tema de la distribución, el académico Valerio Fuenzalida afirma que hay nuevas formas de cómo comercializar los productos audiovisuales: “En el mundo existen hoy empresas exportadoras de material audiovisual encargadas de vender los productos al exterior. Chile debe contemplar estos nuevos mecanismos, sugiriendo que los fondos gubernamentales destinados a ésto, abarquen tales costos también”.

 

Por último, el libro entrega una serie de interrogantes respecto a las nuevas formas de consumo, distribución y financiamiento de la producción audiovisual nacional. También, plantea los beneficios que trae consigo la TV digital para que el mercado de la industria chilena crezca a niveles internacionales. Respecto a la extensa tramitación que ha traído consigo la implementación de la norma para TV digital en el país, Valerio Fuenzalida aclara que es necesario un riguroso estudio antes de legislar: “La mejor norma que pudo haberse elegido es la nipo-brasileña. En su entonces, el ex ministro de Telecomunicaciones René Cortázar hizo muy bien de no dejarse presionar por lobistas americanos y europeos (…). El tema de la TV digital es complicado y debe estudiarse. Para ello, es necesario tomarse el tiempo que sea necesario”.

 

Finalmente, según el académico UC la idea es seguir investigando a través del apoyo de la OBITEL  y de EGEDA. “Está la idea de EGEDA de hacer un segundo panorama para toda América Latina, que incluya el estudio de la industria audiovisual respecto a su economía, el mundo del cable en torno a cada país”.