Nuevo profesor de la Facultad Nicolás Alonso: “Espero contagiar a mis alumnos la fascinación por las historias”

22 de Mayo, 2014 · Sin categoría

A partir de este año el periodista y exalumno de la Facultad de Comunicaciones UC se integró al equipo docente a cargo del curso Narración Escrita de No Ficción.

 

Por Andrea Yavar 

Acercar a los alumnos al periodismo chileno y latinoamericano actual, es uno de los objetivos del nuevo profesor de Narración Escrita de No Ficción, Nicolás Alonso, quien a partir de este año se hace cargo de una de las secciones de este ramo.

Egresado hace cuatro años de la Facultad de Comunicaciones UC, Nicolás Alonso volvió  a la universidad, pero esta vez en un rol distinto, al otro lado de la sala. Alonso se desempeña también como periodista en la Revista Qué Pasa, lo que le permite, según enfatiza, ayudar a sus alumnos a resolver las problemáticas que él también vive en el día a día de su trabajo.

Lunes,-26-de-mayo-de-2014

A sus 26 años, siendo ya profesional contaba con la experiencia de haber sido ayudante para el ramo Taller de Prensa Escrita, dictado por el profesor Sebastián Rivas. Pero, fue este año que el director de la Escuela de Periodismo, Gonzalo Saavedra, lo llamó para que asumiera un curso como profesor. “Lo que me convenció fue que Narración Escrita es mi curso preferido de mis años de estudiante. Además en él puedes aplicar muchas cosas de las que a mí me interesan, como el estilo y estructura narrativa. Cosas que trato de analizar para hacer mis reportajes y que son súper interesantes de conversar con los alumnos”, afirma.

En esa misma línea recalca la importancia de estudiar en el curso a grandes autores como Truman Capote y John Hersey, pero sin dejar de lado a los periodistas chilenos y latinoamericanos actuales, como Cristóbal Peña, Rodrigo Fluxá y Roberto Farías. La idea para él, es que los alumnos entiendan que pueden leer cosas increíbles de autores que tienen diez  años más que ellos y trabajan en medios cercanos.

Es por esto que espera lograr que sus alumnos tomen el gusto por las técnicas que hay detrás de un reportaje o de una noticia y que le dan su complejidad,  que vean en las situaciones de su propia vida, las escenas y los detalles que marcan la identidad de las personas. “Espero contagiarles a mis alumnos la fascinación por las historias”, dice. Según él, para lograr esto se requiere mucha práctica y conversación, no es algo sencillo, no basta con reportear, tener los datos y escribir. Se debe hacer una reflexión en vista de todo el trabajo, sobre cuál es el punto donde se comienza a “tirar el ovillo” para generar un mayor impacto en el lector.

Reconoce que en el momento de escribir no lo pasa precisamente bien, pero los personajes y el proceso de conocerlos lo llaman a escribir de la mejor forma.  “El momento en que estás entrevistando a alguien y  piensas “esta historia es increíble, qué ganas de contarla bien”, esa es la sensación que trato de despertar un poco en el curso y la reflexión de cómo hacer para finalmente contar bien la historia”, dice.

Narrando realidades

A pesar de que quería estudiar música, eligió periodismo por su cariño a la lectura y a la experiencia que vivió luego de tomar un taller literario con el escritor Marcelo Simonetti, en el cual compartió con periodistas con sus carreras ya formadas. Luego de dudar por entrar a Literatura, finalmente optó por el camino que hoy lo tiene enseñando en la UC. “Una vez dentro de la universidad me encantó escribir y leer no ficción. Ahí me entusiasmé con la idea de contar historias de la realidad, más que con inventar”, relata.

Nicolás trabajó en la revista Rolling Stone Chile durante su último año en la universidad por su interés en la cultura y la música, pero luego de un año surgió el interés por contar otras cosas y fue ahí cuando decidió postular a la Revista Que Pasa para hacer su práctica profesional, donde fue aceptado y trabaja hasta el día de hoy.

En sus primeros días en la revista, fue asignado a la sección de Negocios, donde reconoce no se manejaba, por lo que los miedos y el nerviosismo fueron grandes, pero esto duró poco tiempo puesto que en sus primeros días en el medio realizó un perfil que fue portada del medio y que le dio más confianza a la hora de enfrentarse a nuevas historias. “Salas reloaded”, se titulaba la historia que contaba el lado empresarial del jugador de futbol Marcelo Salas.

Luego de seis meses en la sección de negocios, pidió cambiarse a la sección de Actualidad donde empezó a trabajar en el camino en que se encuentra hoy.  Uno de sus primeros trabajos ahí, fue “Contra la corriente”, la historia de Milenka Rokas, una joven chilena de 17 años, que vivía en uno de los sectores más pobres de Quilicura y que batió el récord mundial de nado juvenil de travesía al cruzar el estrecho de Gibraltar.

Esa historia fue nominada al Premio Periodismo de Excelencia, lo que marcó la nueva línea periodística que siguió Nicolás. “Me gustó mucho buscar a los héroes anónimos. Buscar esas historias que merecen ser contadas y contadas bien, tener esa sensación de que tienes que escribir algo bueno porque lo que estas contando es impresionante”.

Hoy se dedica a escribir “un poco de todo”, desde ciencias, política y crónicas. Es esto precisamente lo que le gusta de su trabajo en este medio, la posibilidad de tratar distintos temas y no quedarse encasillado solo en una sección.

Esto y  su pasión por contar historias es lo que le ha significado también el reconocimiento del gremio por medio de nominaciones y galardones a diversos premios, como el Premio de Periodismo de Excelencia, el Premio “MAG” de Revistas y el Premio Periodismo sustentable, entre otros.

Luego de cuatro años en el mercado laboral, Nicolás Alonso reconoce la importancia que tuvo para él su formación en la UC. “Hay una preocupación por desarrollarles una mirada a los alumnos sobre lo que cada uno quiere para su carrera, tal vez sea temprano, pero eso me gustó”, agrega. Además comentó la gran contribución de los medios de la facultad en su formación como profesional. Participó con un programa enRadio UC y también en Kilometro Cero. “Toda esa práctica previa que igual era pega y te hacía gastar mucho tiempo en otras cosas, pero te ayuda mucho a que cuando llegas a un medio más grande no sientas pánico a llamar y a que te publiquen y lean”.

Por eso su consejo a los alumnos nuevos es a aprovechar las oportunidades que les da la Universidad de participar en los medios de la facultad, “son súper buenas oportunidades de hacer un periodismo real, que si bien no te beneficia en notas, si te va a beneficiar el día de mañana, porque tendrás más experiencia”. También menciona la importancia de aprovechar la experiencia de los profesores y de leer no ficción, puesto que si se dedican a escribir, esas serán sus referencias para saber donde apuntar.

Reconoce que estos cuatro años de carrera, han sido mejor de lo que imaginaba, pues ha tenido la oportunidad de acceder a realidades fascinantes que por su profesión no le pasan inadvertidas. “Entrevistar a un científico muy obsesivo o genial, estar con Iván Fuentes en medio del conflicto de Aysén,  conocer a esta niña nadadora que podría ser tu vecina o los alumnos en toma de la Universidad del Mar. Que te paguen por ir a conocer realidades y sumergirte en cosas interesantes para luego escribirlas es genial. Eso es lo que más me gusta de mi trabajo”, finaliza.