Noticias especiales para niños ayudarían a no sentirse abrumados con el mundo mediático y las fake news

En el contexto medial cambiante se ha vuelto difícil diferenciar la realidad de la ficción y distinguir las fuentes confiables de las que faltan a la verdad, y los niños son los más afectados. Según expertos de la industria mediática infantil, es importante hacer que se sientan parte de una comunidad y ahondar en sus intereses.

Por Teresa Moreno

David Kleeman, vice-presidente de Global Trends de la consultora Dubit, y Jan Willem Bult, director de infancia, juventud y medios de Free Press Unlimited, fueron los expositores del evento organizado por el Magíster de Comunicación y Educación de nuestra facultad en conjunto con la Vicerrectoría de Investigación y en alianza con el Festival Audiovisual para Niños de Chile, Fan Festival.

En el seminario se abordaron los aspectos positivos y negativos de la democratización de los medios, de cómo este fenómeno influye en los niños, y de qué formas se puede trabajar en conjunto con ellos para que el (bombardeo) de información no los consuma. La moderadora, Alejandra Phillipi (CNTV), abrió la conversación y dio paso a la exposición de David Kleeman, quien explicó que esta apertura y accesibilidad a los medios ha provocado una confusión en los niños porque ya no saben qué voces escuchar, especialmente con el de las fake news. “El problema al que nos enfrentamos es que (las fake news) dividen al mundo en dos: las cosas que son hechos y las cosas que son ficticias”, pero que se enmascaran como verdad. El experto llamó a ser críticos y actuar con los niños desde pequeños, pues la literatura mediática “es como un músculo en el que hay que trabajar constantemente para que funcione y se mantenga fuerte”. Luego de mostrar un caso polémico de la revista Times, la que sacó una edición especial para niños y que se contradecía en su información, Kleeman dijo que los medios deben “buscar oportunidades para contar historias que sean significativas para los niños” y que deben darles la posibilidad de compartir y conversar la información con sus papás y con sus pares, generando comunidad. Además, el experto recalcó que tenemos que ayudarlos a “entender que las noticias no suceden en alguna otra parte, sino donde quiera que vayas”.

Jan Willem Bult, un promotor de los derechos del niño y del acceso de los jóvenes a información independiente y de calidad, concordó con Kleeman en que los medios deben buscar contenido noticioso que interese a los más pequeños, y resaltó que la “buena información es importante para la salud, para tomar decisiones saludables”, pues el contenido noticioso trabajado con los niños los hace sentir “menos ansiosos” frente a los problemas del mundo. Respecto a la diversidad de fuentes y noticias, el especialista recordó a los asistentes que el “fact-checking, tanto individual como grupal, nos ayuda a estar seguros de que la fuente de información es correcta o no” y que enseñar a los niños este concepto y el funcionamiento de la industria, es el primer paso para que encuentren su lugar en los medios. La segunda etapa sería empoderarlos e impulsar su potencial de compartir contenido. Bult dijo que, por último, debemos “activar a los niños como profesionales”, trabajar en conjunto con ellos.

Ambos especialistas invitaron a los asistentes a comprometerse y trabajar con ellos en diferentes proyectos mediales dirigidos a la infancia y la juventud, pues, llegaron a la conclusión que a los niños sí les preocupa lo que pasa a su alrededor.