Nadia Herrada recibió el premio a Mejor Tesis Doctoral en Estudios Cubanos

19 de May, 2022 · Sin categoría

La exestudiante de la Facultad de Comunicaciones de la Universidad Católica, Nadia Herrada, recibió el premio a Mejor Tesis Doctoral en Estudios Cubanos. El reconocimiento fue entregado por la sección de Cuba de Latin American Studies Association.
Por Matías Torres Vera La Doctora en Ciencias de la Comunicación de la Universidad Católica, Nadia Herrada, obtuvo el premio a la Mejor Tesis Doctoral en Estudios Cubanos en el último congreso de la Latin American Studies Association, LASA, realizado hace algunos días. Su trabajo titulado “La comunicación del patrimonio desde la persona común en contexto de transformaciones políticas, económicas y socioculturales: El caso actual de emprendedores gastronómicos en el centro histórico de La Habana Vieja”, tiene como objetivo analizar cómo los emprendedores comunican a través de sus negocios las distintas tradiciones, en medio de un proceso de transformaciones que va de la mano de un mayor acceso a internet en la Isla.

Nadia Herrada, Doctora en Ciencias de la Comunicación UC.



Respecto a la importancia de mantener vivo y comunicar el patrimonio cubano, la exalumna de la Facultad de Comunicaciones dejó en claro que existe más de uno, siendo este uno de los puntos principales que se discuten críticamente en su tesis. En su galardonado trabajo, Herrada observó cómo el hombre común atesora herencias culturales a partir de su experiencia de vida y las de su familia que, pese a ser íntimas y menores, también constituyen parte importante del capital cultural de la nación. Estos se mantienen con vida en los emprendimientos y se comunican a los visitantes a partir de distintas materialidades y modalidades, aportando otras visiones y narrativas más heterogéneas al discurso. “Proteger, salvaguardar y compartir los patrimonios resulta vital para el futuro de nuestros pueblos, especialmente en sociedades que han vivido procesos de transculturación, hibridez, mestizaje, multiculturalidad y globalización”, enfatizó la autora de la tesis.

Nadia Herrada recibió su premio de manera virtual.



Teniendo en consideración la importancia de los factores que influyen a la hora de investigar, la experta en comunicaciones detalló que el contexto político es determinante, sobre todo en los estudios culturales. Esto se debe a que indagan, desde una perspectiva crítica e interdisciplinaria, las prácticas culturales y sus vínculos con el poder. “En el caso específico de mi investigación que se llevó a cabo en un contexto totalitario, de transformaciones políticas, económicas y socioculturales, en algunas ocasiones fue complejo realizar el trabajo de campo”, comentó Nadia. Dentro de su proceso de investigación, algunos informantes se mostraron recelosos a la hora de conversar y firmar el consentimiento informado, dado que tenían desconfianza y miedo de que algo malo les pudiera pasar si lo hacían. “Me pedían discreción y me alertaban que de sus emprendimientos dependían muchas familias. En ese sentido, tenía una gran responsabilidad como investigadora”, declaró la egresada de la Facultad. Pese a la vacilación de algunos participantes, otros accedieron entusiastas, siempre y cuando se les garantizara no indagar en temas como las finanzas, la política nacional o el abastecimiento de productos ya que, muchas veces, estos provienen del mercado negro.

“Fue una experiencia muy enriquecedora, desde el punto de vista académico y también personal”, respondió Herrada en relación a su paso por el Doctorado. Agregó, también, que el programa cuenta con una malla curricular de muy alto nivel y rigurosidad científica, lo que permite que los estudiantes dialoguen, en igualdad de condiciones, con colegas de prestigiosas universidades internacionales. Además de destacar la labor de los docentes y el apoyo de los funcionarios en las gestiones administrativas, la investigadora postdoctoral se refirió a la relación con sus compañeros que se incorporaron al programa, quienes desarrollaron distintos temas de estudio relacionados al campo de las comunicaciones desde distintas formaciones profesionales, referentes teóricos y otras culturas. “De cierta forma, puedo decir que se crearon lazos de hermandad para toda la vida”, afirmó. Rayén Condeza, directora de tesis de Nadia, ratificó lo anterior, reportando que “fue una alumna destacada y aplicada, además de muy agradable en el trato y muy querida entre profesores y compañeros”. La tutora destacó la disposición para aprender de la estudiante, junto con su audacia para aprovechar las oportunidades que la Universidad Católica le ofreció, como una pasantía por seis meses en la universidad Sciences Po de París.

Dentro del círculo de personas que apoyaron a Herrada durante su investigación, se encuentra Sergio Godoy, director del Doctorado en Ciencias de la Comunicación. Respecto a este grado, el profesor enfatizó en la importancia que el programa cuente con alumnos y alumnas provenientes de diversas realidades políticas y culturales, mencionando que “es un rasgo muy valorado en las acreditaciones, porque nos permite ampliar nuestra capacidad de entender las comunicaciones desde diversos puntos de vista, metodologías, temáticas, miradas epistemológicas”.

El doctorado fue diseñado como un programa donde sus estudiantes pudieran interactuar de igual a igual con sus pares de cualquier parte del mundo, ya sea de Asia, Latinoamérica, Norteamérica, Europa Occidental y Oriental, África y Medio Oriente. Fue gracias a un financiamiento del Ministerio de Educación a través de un proyecto del Programa de Mejoramiento de la Calidad y Equidad de la Educación (MECESUP), más el apoyo de instituciones como el British Council, Erasmus Mundus, y el respaldo de universidades como Southern California (EEUU), Westminster y Oxford, que fue posible visitar los mejores doctorados en comunicaciones del mundo. De esta forma, antes de su nacimiento formal en enero de 2012, el doctorado contó con una asesoría de categoría mundial.

El aspecto humano no debe quedar relegado a segundo plano y, como asegura Godoy, “Nadia y sus compañeros pueden dar fe de que este doctorado es una comunidad muy grata en lo personal y en lo afectivo, además de intelectualmente estimulante”. Más allá de lo académico y lo humano, la Universidad Católica cuente con una serie de servicios y sistemas de apoyo que, a través de su Escuela de Graduados, hacen que el programa se vuelva sólido y cuidadoso, incluyendo la posibilidad de optar a distintos beneficios, dentro de los que se encuentran salud estudiantil y becas.

Actualmente, la Doctora Nadia Herrada se desempeña como investigadora postdoctoral en el Centro de Estudios Interculturales e Indígenas (CIIR), que dirige Pedro Mege en la Universidad Católica. Muchas felicidades a Nadia y a los profesores que la acompañaron y guiaron en el proceso de realización de su tesis, como los ya citados Sergio Godoy y Rayén Condeza, además de Valerio Fuenzalida y Enrique Vergara.