Miradas: El mejor profesor de Chile es de la UC

18 de Noviembre, 2016 · Miradas, Señal UC

Las profesoras Luz Márquez de la Plata y Rayén Condeza conversaron con Eligio Salamanca, exalumno de la Universidad  sobre sus motivaciones para ser profesor y sus experiencias.

Por María Mateos Correa

Las profesoras Rayén Condeza y Luz Márquez de la Plata junto a Eligio Salamanca, en programa Miradas.

Las profesoras Rayén Condeza y Luz Márquez de la Plata junto a Eligio Salamanca, en programa Miradas.

 “Una escuela multigrado es una escuela que tiene alumnos de distintos niveles en una misma sala. Una escuela unidocente es una escuela que tiene alumnos de primer año básico hasta sexto básico, toda la matrícula se tiene que atender por un solo profesor”, explicó Eligio Salamanca. Esta es la situación de la escuela rural Quelhue, ubicada en la Región de la Araucanía, en donde Eligio Salamanca imparte clases junto con una profesora de apoyo.

A Salamanca lo motivaron varias cosas antes de llegar a ser el mejor profesor de Chile. Primero, él fue estudiante de una escuela de multigrado unidocente. “Gran parte de la experiencia como estudiante estuvo marcada por esa base que yo recibí”. De esta manera comprendió el valor de los profesores en la educación de los niños desde una perspectiva en primera persona. Entendió el rol de los profesores no solo como una persona que enseña, sino que también como un modelo a seguir. Un profesor que está ahí para escuchar y apoyar a los alumnos, y esta es la labor que él ha adoptado con Quelhue.

La Universidad también contribuyó, porque le otorgó herramientas que le enseñaron a ir más allá, y a no quedarse solo con la primera entrega que podía ofrecer. De esta forma se interesó por comprender a los estudiantes en sus situaciones “El no trabajar con la realidad de los niños, con sus raíces mapuches, es desarraigarlos”, dijo Salamanca.

El contexto en donde se desarrolla como profesor está en plena zona de conflicto Mapuche. Y según Eligio, la solución a este va netamente por el lado del diálogo. La inexistencia de una conversación entre ambas partes genera cada vez más desconcierto y frustración. Para Salamanca, pese a que esas instancias de conversaciones se han generado, no es suficiente para dar voz a la comunidad. Estas respuestas tienen que venir del sector de los Mapuches.

Para los niños, el incentivo que les dan los profesores es importante y fundamental en su desarrollo. En más de una ocasión, Salamanca ha opinado que los estudiantes pueden ser premios Nobel y que hay que dejarlos desarrollarse en esta historia, dándoles el papel protagónico que se merecen. A su juicio, uno de los grandes problemas es que en Chile se intenta llegar a una educación homogeneizadora que no tiene como finalidad potenciar a distintos ritmos, y muchas veces esto trae consecuencias negativas dentro de los procesos de desarrollo de los estudiantes. “Hay que respetar a la persona como un ente singular de habilidades diversas”, dijo Salamanca.

La técnica que ocupa es variada, participativa y creativa. Desde un huerto de hortalizas, una actividad que los hizo conocidos, el profesor logró enseñar distintas materias y valores. Actividad que no solo significó  el auto cultivo en huertos internos, también reforzó los lazos entre los estudiantes.

Fueron estas características y concepciones de educación, las que llamaron la atención de la fundación Global Teacher Price, que le otorgó el premio al mejor Profesor de Chile, dentro de una base de más de 7.000 postulantes a lo largo del país. No basta solo con una adecuada transmisión de contenidos, es la disposición y la entrega del profesor como tal, que llega a ser un guía.

Salamanca se enteró del premio en la misma ceremonia. Sabía que era finalista, pero finalmente fue una sorpresa. “Hoy día me toco a mí, pero somos muchos profesores los que podemos ganar”, afirmó Eligio Salamanca. Gran parte de la labor de los profesores, agregó, es saber escuchar las demandas y adaptarse a las distintas condiciones.

El programa está disponible en el siguiente link.