Miradas: Conociendo el virus del papiloma humano (VPH)

13 de Noviembre, 2016 · Cuerpo Académico

La profesora de la Facultad Rayén Condeza habló con la infectóloga  pediátrica UC Marcela Potin acerca del Virus del papiloma humano, para derribar mitos, y conocer más el plan de vacunación nacional.

La profesora Rayén Condeza junto a la infectóloga pediátrica UC Marcela Potin (Foto Maximiliano Satelices).

La profesora Rayén Condeza junto a la infectóloga pediátrica UC Marcela Potin (Foto Maximiliano Satelices).

En Chile la situación en torno al virus del papiloma humano es compleja. El cáncer cérvico uterino es la segunda causa de muerte de las mujeres en edad fértil. Más de 600 mujeres mueren al año por este tipo de cáncer y muchas por mal diagnóstico. Ante esta situación se ha implementado desde el ministerio de Salud la vacuna contra el Papiloma humano, aunque no está exenta de polémica, cada día se va utilizando más en Chile.

La doctora Marcela Potin, infectóloga de la Universidad de Chile y con estudios posteriores en la Universidad Católica, apoya la vacuna en dos dosis. “Nosotros hemos apoyado el uso de esta vacuna porque tiene importancia en la salud de las mujeres, y en eso no hay discusión, es una vacuna que previene algunas infecciones por tipos de papiloma”, manifestó la doctora Potin. En Chile las mujeres  pueden desarrollar el cáncer y además otro tipo de infecciones de tipo de verrugas genitales. Originalmente el esquema es de tres vacunas, pero viendo la experiencia se ha implementado el esquema de dos dosis, que tienen el mismo efecto. “El esquema de dos dosis en niñas menores de 14 años funciona mejor incluso que el de tres dosis”, agregó la doctora.

EL virus del Papiloma se contagia por la relación sexual y también por juegos sexuales que involucran genitales. En Chile la edad de iniciación sexual ha disminuido con el paso del tiempo y conocer los riesgos involucrados es importante para el auto cuidado y prevención de muerte. La vacuna es recomendable hasta los 40 años, ya que si bien el efecto no es el mismo, sí llega a ser una prevención real para este tipo de cáncer cérvico uterino.  “Uno debería hacerse un papanicolaou anualmente y debiera complementar  con el uso de la vacuna, pero este examen no detecta todas las células alteradas, por eso es importante la inyección”, opinó la doctora.  En Chile, el 60% de la población femenina en edad fértil no está al día con el Papanicolau,  y según la doctora Potin hay muchos factores que condicionan esto como el tiempo, la vergüenza e incomodidad, obstáculos que deberían ser derribados.

Muchos de los síntomas no son perceptibles, y menos visibles en sus primeras etapas. Si es que una verruga por infección está en una cavidad interna, puede pasar inadvertida y provocar un daño en el futuro. “En general el cáncer en las etapas primarias no da síntomas”, agregó. Tanto hombres como mujeres pueden desarrollar los síntomas y la infección. El tener una pareja única disminuye el riesgo, pero la otra persona es un mundo en sí y puede estar contagiada también,  sin saberlo, por lo que ser un elemento totalmente protector es una concepción errada.

La vacuna es gratuita como parte de un programa de salud nacional, para las niñas de entre 9 y 14 años que van a salir de enseñanza básica. También se otorga de forma gratuita y recientemente,  a pacientes con el virus de inmuno deficiencia humana, VIH o Sida. La vacunación en edad escolar se hace en los colegios recurrentemente. “Se realiza en los establecimientos y va el personal de consultorios vecinos”.  Agregó que la vacuna es recomendable en todas las edades hasta los 40 años, ya que son personas que se pudieron haber contagiado anteriormente y la vacuna ayudaría a restringir y prevenir otro tipo de infecciones. Esta vacuna cuesta alrededor de 75 mil pesos.

El virus también  es transmisible en el proceso de gestación, y  el recién nacido puede no tener ningún síntoma, pero sí, el virus. “Se puede percibir en edades mayores, en niños de 5 años en el sector de la laringe, en la lengua y boca en forma de verrugas, y esto es complejo de tratar, ya que recaen en la infección pese a las operaciones”, dijo la doctora, y agregó que esta es otra razón para que las mujeres se vacunen.  En sí todos los tratamientos son para disminuir los síntomas, pero una vez que se es contagiado, la infección persiste. “Es una enfermedad que tiene una alta frecuencia, que se puede incubar desde las primeras relaciones y no se manifiesta hasta mucho después”.

Los efectos adversos pueden ser desde mareos a movimientos extraños, pero eso según opinión  de la doctora, tiene que ver con el proceso de vacunación, más que con la vacuna en sí. “Las vacunas no están exentas de riesgos,  y en esta se presenta el dolor de cabeza, dolor en el brazo, fiebre, no se ha demostrado que exista una asociación con otros factores”, señala concluyó la especialista.

La entrevista se puede ver en el siguiente link