Max Santelices, pasión por el vuelo

4 de Enero, 2016 · Facultad

Max Santelices, pasión por el vuelo

 Por Alejandra Pavez

IMG_2658

Es comunicador audiovisual y lleva dos años trabajando en la Facultad, pero fuera de las paredes del edificio, se dedica al aeromodelismo y desde hace ya tres años opera drones. “Desde los 11 años que hago aeromodelismo, estoy acostumbrado a volar cualquier cosa y se me hace fácil controlar algo que vuele”, cuenta Max Santelices, asistente técnico de la Facultad.

Sus vuelos de fin de semana son, además lejanos al ámbito propiamente audiovisual; los drones que opera los fines de semana prestan servicios para situaciones de inspección de construcciones o supervisión de tareas agrícolas. Hace poco, por ejemplo, operó un dron con una cámara térmica para detectar filtraciones de agua de un edificio en construcción y realiza vuelos en los predios de una viña, para determinar la madurez de la uva, también a través de cámaras térmicas.

Pero, además de sus actividades de fin de semana hace poco Max se destacó en nuevo ámbito. En la pasada Teletón estuvo a cargo de una de las cámaras más importantes del evento, la steadycam del escenario; la invitación para ese trabajo llegó a través de la productora Eyeworks de Nicolás Larraín, con quienes Max trabaja desde que entró a estudiar Audiovisual en el año 2011.

“Fue una cosa rara y puntual que pasó”, dijo. Uno de los camarógrafos de la Teletón se lesionó y a través de la productora lo contactaron y le ofrecieron tomar el lugar. Fueron cerca de 15 ensayos en los que estuvo que estar, en un equipo compuesto por muchas personas que se arma especialmente para el evento, donde no todas se conocen y hay distintos directores que van rotando. “Yo juraba que iba a estar en cámara fija en un rincón, con un plano general, pero me tocó hacer el steadycam del escenario, que es algo súper complejo”, explicó sobre el rol que tuvo durante toda la noche de la Teletón.

Pese a que fue una instancia entretenida e importante para su experiencia audiovisual, a Max le gusta más la idea de concentrarse en los drones, “quiero meterme más en la parte de drones, quiero estar en la punta de la tecnología…En tres años me veo operando un dron o también con mi propia productora de operación de drones, más establecido”, dice, e incluso no descarta dedicarle tiempo a la enseñanza de la operación de drones a los alumnos si se da la posibilidad. Hoy los drones son mayoritariamente automáticos, explica, pero el objetivo es saber usarlos de forma manual para que puedan desempeñar más funciones y eso es algo que los alumnos podrían aprender y para eso “yo diría que el único requisito es que no sean nerviosos, tiene que ser alguien con nervios un poco controlados”.