Los desafíos de la Reforma Laboral frente al Tribunal Constitucional en el programa Miradas

27 de Mayo, 2016 · Señal UC

El profesor del departamento de Derecho Laboral y Seguridad Social de la Universidad Católica Gonzalo Díaz conversó con Soledad Puente en el programa Miradas UC sobre los desafíos del proyecto de ley de Reforma Laboral y los puntos en conflicto que llevaron a la oposición a solicitar su revisión por parte del Tribunal Constitucional.

Por Bárbara Castro.

La académica Soledad Puente entrevistó al profesor de la Facultad de Derecho UC Gonzalo Díaz.

Soledad Puente entrevistó al profesor de la Facultad de Derecho UC Gonzalo Díaz.

“En abril pasado y luego de cuatro meses en el congreso la reforma laboral finalmente salió como ley, es uno de los proyectos emblemáticos de Michelle Bachelet, sin embargo el debate no terminó ahí y la oposición lo llevó al Tribunal Constitucional”, así fue como la profesora Soledad Puente dio inicio a una nueva edición de Miradas UC, esta vez con el abogado y profesor de derecho UC Gonzalo Díaz como invitado.

El académico explicó que el fallo que se espera va a definir si se admite o no la revisión de cuatro puntos que la oposición asegura tendrían un carácter inconstitucional; estos puntos refieren a la titularidad sindical, la extensión de beneficios, la negociación interempresa y el derecho a la información de los sindicatos.

En primer lugar, la titularidad sindical tiene que ver con la legislación vigente que afirma que en una empresa, tanto los sindicatos como los grupos de trabajadores, pueden iniciar una negociación colectiva con el empleador. Con el cambio en la ley, solo los sindicatos pueden llevar estas conversaciones, dejando fuera a los trabajadores que no estén sindicalizados. Díaz sostuvo que esto podría ser inconstitucional porque “un trabajador debería tener los mismos derechos si está o no está sindicalizado, desde el momento en que a mí me excluyen como trabajador no sindicalizado me están limitando mis derechos laborales”.

Respecto a la extensión de los beneficios, hoy en día el empleador puede hacerlos extensivos a todos los trabajadores, pero quienes no estén sindicalizados deben cancelar una cuota sindical a la agrupación que logró los beneficios. “La ley le quita este beneficio al empleador, para hacer extensivo los beneficios, lo tiene que autorizar el sindicato; la llave para estos beneficios la va a tener el sindicato y este va a ver si le conviene o no le conviene. El empleador tiene una libertad y una facultad que se le estaría vedando”, explicó Díaz.

“Aparentemente lo que dice la ley es que uno pierde si no se une al sindicato”, afirmó Soledad Puente, frente a esto, el profesor Díaz aseguró que hay que enfocarse en los objetivos de la reforma: “Son pocos los sindicalizados, un 13%. Los sindicatos han ido perdiendo fuerza porque los trabajadores han ganado una independencia mucho mayor, esta ley lo que intenta es que a los sindicatos se les haga más fácil negociar y tengan más herramientas”.

El tercer punto en conflicto es la negociación interempresa. En Chile la legislación laboral se enfoca en la empresa, lo que significa que previo a la ley, los sindicatos que representan trabajadores de varias empresas podían negociar, pero necesitaban el acuerdo del empleador, el proyecto busca que no sea necesario su intervención. Gonzalo Díaz cree que esto significa vulnerar el principio en que se basa toda la legislación ya que se “está obligando al empleador a negociar con entes que no son de su empresa”.

Finalmente, el cuarto punto tiene que ver con el derecho a la información de los sindicatos, que busca lograr que -durante la negociación- ambas partes puedan hablar el mismo lenguaje lo que le permite al sindicato acceder a información técnica que tenga que ver con el desarrollo de la empresa para entrar a negociar. No obstante, respecto a la nueva ley, el profesor Díaz afirmó que la ley podría permitir que se solicite otro tipo de información como el detalle de las remuneraciones de todos los trabajadores de la empresa, incluso un gerente general.

Soledad Puente opinó que, desde el punto de vista periodístico, los trabajadores podrían acusar principios parecidos a los que sustenta la ley de transparencia. Sin embargo, Rodrigo Díaz explicó que la labor del Tribunal Constitucional será determinar qué derechos estarían sobre otros. “Hay personas que creen que es invulnerable la libertad y otros creen que no, que puede ser traspasada al bien común; y el tribunal lo va a determinar en cada uno de los puntos y el dictamen puede ser diferente para cada uno”.

 “¿Vale la pena vale dedicarle tanto tiempo a la reforma laboral si estamos buscando resolver problema de un 13% de trabajadores?”, preguntó Soledad Puente. “El daño que provocan estas reformas es a la economía, los momentos políticos hacen que estas reformas sean más o menos exitosas. En derecho laboral buscamos mejoras a los trabajadores, cuando a una empresa le va bien eso lo empuja a darle más beneficios a los trabajadores”, respondió Díaz.

Finalmente, frente a la pregunta de cuál es lo más positivo de la reforma, Díaz afirmó que “el inmovilismo siempre hace mal, buscar mejores situaciones es bueno, si se buscan con objetivos, reformar por reformar es malo”.