Los desafíos de la Previsión y seguridad social en Política en el Torres

5 de Diciembre, 2014 · Facultad

En la última edición de Política en el Torres, Soledad Puente conversó con dos destacados profesores de la Facultad de Derecho UC: Patricio Elgueta y Valentín Pimentel, ambos pertenecientes al Departamento de Derecho Laboral y Seguridad Social UC, donde analizaron el panorama y las nuevas reformas al sistema previsional.
 

Por Patricio Miranda H.

La profesora María Soledad Puente conversó en el programa Política en el Torres con dos abogados y docentes de la Facultad de Derecho UC sobre dos temas que han estado en la palestra permanentemente: el sistema de previsión y la seguridad social, todo esto en el marco de las reformas y nuevas políticas públicas que apuntan al ámbito laboral y al sistema de pensiones.

Patricio Elgueta y Valentín Pimentel, ambos abogados y docentes pertenecientes al Departamento de Derecho Laboral y Seguridad Social de la Facultad de Derecho de la Universidad Católica, conversaron con la profesora Puente sobre los desafíos a nivel país que se vienen para el sistema previsional y la seguridad social y que están en la agenda política actualmente.

Valentín Pimentel partió analizando el problema que, a su juicio, es el eje del conflicto. “El gran desafío es poner de acuerdo a dos grandes actores que no están de acuerdo en los temas importantes, como son los empresarios y los trabajadores”, afirmó. Asimismo, sostuvo que el fuerte de la representatividad de organismos como la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), está en el ámbito público y no en el privado, que es donde se centran las reformas. Además, declaró que, para él, el Estado debiese constituirse como un empleador, para así dar a sus trabajadores la posibilidad real de organizarse en sindicatos.

Patricio Elgueta, considera que la seguridad social es un tema recurrente en la agenda de las políticas públicas. A partir de la crisis económica del año 2008, más de 100 países han tenido que reformar su estructura de seguridad social, algo que para él es “algo propio de la modernidad”, con los ciclos de auge y caída de la economía, intrínsecos en el modelo capitalista. “El problema más serio es que los montos de las pensiones no coinciden con lo que aspiraban las personas”, dijo. El abogado explicó que el sistema de capitales chileno está fuertemente influido por dos factores: la capacidad de cotización y la expectativa de vida. En Chile esto deviene en problemático dado dos elementos: no existe una regularidad en los períodos de cotizaciones y hay una alta expectativa de vida, lo que reduce los montos que las personas reciben al momento de jubilarse. “Hace 30 años el esquema laboral en Chile era de empresas estables y permanentes. Hoy eso se ha ido perdiendo y se han ido produciendo lagunas previsionales”, contó.

Eso se relaciona directamente con lo que Pimentel denomina como la “sociedad y”. “Es una sociedad que no es estable per se ni por naturaleza a permanecer en una actividad. Es frecuente escuchar que la juventud se aburre de las cosas al poco tiempo”, explicó.

Ante lo sostenido por los dos expertos, Soledad Puente preguntó cuál sería entonces el enfoque de la reforma laboral, dado que las condiciones actuales del sistema no estarían respondiendo a las necesidades de las nuevas generaciones. El profesor Pimentel enfatizó que precisamente el desafío es entender también que los jóvenes quieren ser libres y tomar sus propias decisiones. Elgueta complementó además mencionando que la reforma debiese estar inspirada en el principio de solidaridad, que a su vez se relaciona con el de justicia. “Es importante tener en cuenta los incentivos tributarios para una reforma previsional”, dijo.

Los profesores también hicieron un llamado a la población joven: los primeros 10 años de cotización son clave. Y es que durante la primera década de imposiciones es cuando se acumula el 45% del monto de la futura pensión. “Es muy importante que los jóvenes tomen esto en cuenta incluso siendo estudiantes”, agregó Elgueta. Además, si se cumple la condición de continuidad y regularidad en las cotizaciones, "el monto de la pensión debiese estar entre el 70% y el 80% del sueldo promedio que se recibía antes de la jubilación", aseguró el profesor Elgueta.

A su vez, Pimentel destacó que las reformas no tienen relación con la estabilidad laboral, sino que se centran en el fortalecimiento del sindicalismo y la negociación colectiva. Y es que para Pimentel la baja tasa de sindicalización obedece a la propia voluntad de los trabajadores. “Están todas las herramientas dadas (para la sindicalización), pero se han olvidado los deberes y todos hablan sobre los derechos”, dijo. Asimismo, recalcó que no está de acuerdo con el sistema de convenios que se establece entre empleadores y trabajadores. “Con los convenios nos estamos remontando a los años 20. La forma de aplicarlos debe ser distinta, estamos en el 2014”, afirmó.

Ambos profesores mencionaron además que un modelo que implique una mejoría sigue la lógica de que con un fortalecimiento del sindicalismo, existiría un aumento en la capacidad de negociación colectiva, lo que se reflejaría finalmente en una mejor distribución del ingreso. Esto siempre y cuando exista un crecimiento sostenido y sistemático de la economía.

 El programa completo lo puedes escuchar a través de www.radiouc.cl o verlo en www.senaluc.cl.