Line Grenier, profesora de la Universidad de Montréal investiga la relación entre cultura popular, inclusión tecnológica y envejecimiento

21 de Abril, 2014 · Sin categoría

La académica canadiense estuvo durante un mes en la Facultad. Dio a conocer su línea de investigación en nuestro Doctorado y dictó clases en el Magíster en Comunicación y Educación.

 

Line Grenier llegó a la Facultad de Comunicaciones durante marzo, en el marco de su trabajo sabático sobre comunicación, medios y envejecimiento, que analiza la relación entre la cultura popular y los adultos mayores.

La profesora trabaja en el Departamento de Comunicaciones de la Universidad de Montréal, Québec, Canadá. Lleva 18 años enseñando metodología de investigación en el pregrado y postgrado. Otros de los cursos que  dicta son Cultura popular y medios, Medios y memoria, Media Theory entre otros. También participó con los investigadores de la Facultad de Comunicaciones que lideran el proyecto Fondef Desarrollo de un sistema de comunicación en salud para el adulto mayor y sus redes de apoyo. En elMagíster en comunicación social, mención Comunicación y Educación realizó clases sobre Medios y Cultura Popular, y sobre el fenómeno de la celebridad (El caso de Céline Dion).

“Empezamos la investigación sobre comunicación, medios y envejecimiento para  detectar e investigar estas conexiones en el caso del adulto mayor, a través de la importancia que ellos dan a la cultura popular, específicamente a la música popular”, explicó Grenier.

El estudio intenta entender cómo los adultos mayores se ven afectados por la cultura popular y como ésta es afectada por ellos. En este contexto investigan, “un concurso musical de talentos para mayores en las residencias de adultos mayores en Québec. La estructura es similar al programa de televisión, American Idol. Estos concursos no son televisados y ocurren en distintas localidades de Canadá”, enfatiza la académica. Las residencias son propiedad de una de las mayores compañías de este tipo, llamada Chartwell.

Este proyecto ha permitido identificar y explorar cómo a través de estos concursos hay diferentes modelos de adultos mayores, que son presentados por los participantes. Además Grenier agrega que esta iniciativa “ha facilitado poder entender la conexión que hay entre la gente mayor que participa y las diferentes comunidades, así como sus familias. Observamos que realizan el trabajo que llamamos memory work, que son distintas formas con que las personas se conectan con el pasado con diferentes presentes y futuros, a través del concurso, el que es seguido por los medios locales”.

La académica enfatiza que “todo esto para nosotros es comunicación. El hecho de cantar frente a un público, en vivo, es un aspecto de la comunicación. El hecho de que los adultos mayores tengan visibilidad real a través de los medios locales, las actividades y las prácticas culturales de los mayores también es comunicación. La música y el canto son comunicación. La comunicación es clave, pero nunca ha sido estudiada. En general se piensa en el envejecimiento como un tema de salud, como un problema, no como un proceso de vida. Así que nosotros lo vemos desde el proceso de la comunicación”.

Lunes,-21-de-abril-de-2014

Line Grenier lleva cerca de 30 años investigando la música popular.

Grenier enfatiza que cuando las personas piensan en envejecimiento, lo relacionan  a cuerpos individuales,  que se deterioran o tienen enormes problemas. “Por lo tanto vemos el envejecimiento como un gran problema. Nunca los vemos como hombres o mujeres con gustos, o que tuvieron profesiones y que pueden hacer cosas, es decir, personas no sólo con problemas de salud”.

El equipo de investigación de este estudio está integrado por diversos profesionales: un economista, un ingeniero de comunicaciones y Line Grenier, quien se ha dedicado a estudiar la música popular por cerca de 30 años.

Inclusión tecnológica y música digital

Line Grenier también efectuó un proyecto con adultos mayores, entre 77 y 86 años, que consistió en la realización de talleres donde se utilizó la música digital como una herramienta fundamental para crear y componer. “Ellos aprendieron qué equipos se utilizan para la música digital, aprendieron a grabar su propia música y utilizaron un software para tocar, mezclar y producir una pieza musical”. Además el taller contemplaba que los participantes les enseñaran a otros.

Uno de los grupos seleccionados para el estudio realizó teatro en silencio sobre el abuso a adultos mayores. “Lo hacen en silencio, porque quieren divulgarlo a distintas comunidades que hablan diversos idiomas. Pero lo que buscaban hacer era tener un soundtrack para el sitio web recién creado por ellos”, contó la investigadora.

También realizaron una pieza musical que grabaron para apoyar su posición contraria a un proyecto de ley en Quebec llamado Charter of values, que impide a ciertas personas usar en sus vestimentas cualquier cosa relacionada con una religión.  “Cuando le contaron a su grupo que lo que podían hacer con las grabaciones, hicieron una nueva pieza con música, donde dieron a conocer su mensaje político para decir que estaban en contra. Esa pieza también es parte del proyecto”.

Para realizar los proyectos de investigación la académica enfatizó que reciben fondos del National Research Council,  y del Fondo de investigación en Ciencias humanas y sociales de Canadá. Actualmente están a la espera de los resultados de un concurso al que postularon junto a siete universidades canadienses y extranjeras.