Liliana De Simone: “Comunicar la importancia de investigar el consumo, desde esta Facultad, es mi mayor desafío”

20 de Enero, 2017 · Cuerpo Académico, Facultad, Publicidad

La arquitecta lleva haciendo clases en la carrera de Publicidad desde su fundación, pero recién ahora se incorporó como profesora de planta. El urbanismo, el consumo y la forma en que construimos sociedad han ocupado buena parte de sus investigaciones. Fenómenos que ha trabajado de forma interdisciplinaria desde nuestra Facultad.

Por Diego Escobedo

Desde su oficina, la arquitecta Liliana De Simone tiene una vista privilegiada del edificio Telefónica. Hito urbano de Santiago y parte de una frontera social que ha tratado varias veces a lo largo de su trabajo. En sus estantes abundan libros sobre el fenómeno del mall y el consumismo en Chile. Procesos que ha tenido la oportunidad de estudiar con un equipo multidisciplinario en la Facultad, donde imparte el curso “Consumo y tendencias sociales” a los alumnos de Publicidad; y que podrá seguir estudiando desde su nuevo puesto en el Departamento de Comunicación Aplicada, como profesora de planta.

De ascendencia italiana, se conectó con la arquitectura en su infancia durante las visitas anuales a su familia europea. “Allá el entorno construido es una parte fundamental de quién eres como persona”, cuenta la académica, que encontró en el urbanismo el espacio para combinar su facilidad para las matemáticas con su pasión por la historia: “Cuando uno empieza a estudiar las ciudades, se aleja de los detalles que pueden ser más técnicos, y empieza a estudiar más cómo se construyen los procesos sociales que nos permiten vivir en una ciudad. Así llegue al consumo y a la publicidad”. 

Uha investigado el mall como espacio urbano. ¿Qué identifica el uso que le damos los chilenos?

Chile es el país con más metros cuadrados de mall por habitante en toda Latinoamérica. El país que nos sigue, México, lo superamos por el doble. Eso hace que el mall en Chile tenga ciertos roles que exceden sus funcionalidades como lugares de compra y venta de productos. Es un espacio ubicuo en la ciudad, que la gente utiliza para encontrarse y sociabilizar.

¿Cómo pueden abordar esta situación los comunicadores y, en especial los publicistas?

Cuando tú ves que una cadena de retail genera mensajes culturales, productos audiovisuales, estás viendo que cumple otros roles que no son solo incentivar el consumo. Los que investigamos comunicaciones tenemos la responsabilidad de comprender esos nuevos mensajes. Hay que tratar de barrer con los límites disciplinarios, de decir: ”ah, no, es que esto es de marketing", "ah, no, esto es de arquitectura", "esto es de urbanismo"... y empezar a ver el fenómeno comunicacional de una manera más completa. Yo por eso creo que me siento mucho más cómoda acá.

 ¿Qué planes tiene a futuro en la Facultad?

Estoy encargada de generar una red de estudios de consumo dentro de la UC. Red que busca unir a todos aquellos que estamos investigando sobre cultura y consumo, que provengan de distintas ciencias. Desde economía y administración, antropología, sociología, estudios urbanos, comunicaciones, en fin. Y generar un think thank que nos permita repensar desde la UC nuestra sociedad y el consumo. Ese es mi mayor desafío dentro de la Facultad. Mostrar el consumo como una manera de vivir y de dar valor a nuestras vidas cotidianas.