Leila Guerriero pidió a los futuros periodistas coraje, esfuerzo y talento

2 de Octubre, 2017 · Alumnos

Invitada por el Magíster en Periodismo mención prensa escrita, la periodista y escritora argentina Leila Guerriero conversó con el profesor Gonzalo Saavedra. En la instancia, Guerriero opinó sobre el ejercicio de un cronista y también llamó al esfuerzo y a la entrega a los futuros profesionales de la carrera.

Sara Alfaro

La directora de Periodismo, Ingrid Bachmann, fue la encargada de iniciar el encuentro al que asistieron el rector Ignacio Sánchez, el decano Eduardo Arriagada, ejecutivos de El Mercurio, profesores y alumnos del Magíster en Periodismo Escrito que la Facultad dicta en conjunto con ese diario y del que Guerriero es profesora.

La conversación con Leila Guerriero estuvo a cargo del profesor Gonzalo Saavedra, quien llevó a la cronista argentina por las distintas facetas de su actividad profesional.

Al comienzo, el objeto de la conversación fueron los numerosos trabajos de Guerriero, libros como Una historia sencilla y Los suicidas del fin del mundo. Hablando desde su propia experiencia, la cronista confesó que trabaja bien bajo presión, mientras que al no tener un plazo fijo se dilata el reporteo y también la revisión del texto final. Aun así, dijo que no siempre se puede llegar al resultado soñado: “Uno con los años empieza a entender que no todo el tiempo puede escribir en estado bendito. Hay que aceptar que para que haya picos tiene que haber mesetas. Y esas mesetas no son decadencias, son mesetas. Cuando algo no te sale como habías soñado, a lo mejor es un momento de pase de la escritura”.

La escritora piensa que todo es narración, y que no hay que frenarse a la hora de escribir periodismo. Asimismo, valoró el aporte que pueden entregar insumos de ficción a la hora de desarrollar historias periodísticas. “Sirve para muchísimas cosas. Me parece que a la hora de mirar la realidad estás mucho más pulido de herramientas. Hay que aprender a sofisticar esa mirada. Puedes rescatar chispazos de inspiración, descripciones”, opinó. Guerriero opinó que el mejor consejo para un periodista es leer, pero no solo los diarios, sino toda otra pieza que pueda dar luces sobre el tema que se investiga.

También se refirió a algunos de los problemas que surgen en el ejercicio mismo, como el afán de comprender el por qué del actuar de una persona o las citas de registros de habla. “La aspiración máxima de tratar de entender, creo que solo un escritor de ficción la puede tener: comprender al máximo las motivaciones de sus personajes. Trabajar con materia prima humana es estar en un terreno mucho mas pantanoso. La gente guarda secretos, miente”, comentó. Además, respecto a los registros señaló que se deben respetar, pero no llegar a abusar de ellos en la cita en directo.

Ya hacia el final del encuentro, Leila Guerriero se refirió al rol del cronista, y si es una disciplina que se puede enseñar o no. “Cómo ser talentoso no se puede enseñar. Sí se puede transmitir un saber relacionado con compartir una experiencia de escritura. Si se hace de manera genuina, creo que sí puede generar efectos. Se puede salpicar a la gente con una chispa de alguna clase de entusiasmo. Funciona, perdura y es una especie de elixir que te queda clavado”, opinó Guerriero.

Respecto al conversatorio organizado por el Magíster en Periodismo Escrito, la escritora valoró la instancia y llamó a un mayor coraje a los estudiantes que están por salir al mundo del periodismo. “A mí me encanta el contacto con colegas más jóvenes y de otras generaciones…Lo que siento a veces, que es una preocupación, es que hacen preguntas que a mi no se me hubiera ocurrido preguntar. Es como si estuvieran abatidos antes de empezar. No me molesta, simplemente lo marco, me preocupa porque mi generación no era así. Les pido valentía, coraje, esfuerzo, entrega y talento”.