La televisión digital no está siendo usada al máximo de su interactividad, concluye estudio de académico UC

20 de Septiembre, 2012 · Sin categoría

Los servicios interactivos que se ofrece en Chile son básicamente seleccionar contenido, dejando de lado opciones como la apropiación, modificación y redistribución de éstos por parte de los usuarios. Eso concluyó el estudio Fondecyt que realizó el profesor de la Facultad de Comunicaciones, Francisco Fernández, que analizó los servicios de televisión interactiva en nuestro país.

La necesidad urgente de aprovechar mejor las posibilidades que ofrece la televisión digital fue una de las conclusiones del proyecto Fondecyt desarrollado por el profesor de la Facultad de Comunicaciones Francisco Fernández. El estudio adquiere especial importancia ante la inminente aprobación de la ley de Televisión Digital, actualmente en sus últimos trámites legislativos.

 

El profesor Fernández opina que en Chile no se han desarrollado todas las posibilidades de interactividad en televisión tanto en plataformas de pago como en internet. Los servicios de TV interactiva en nuestro país sólo permiten seleccionar contenido, pero no  apropiarlo, modificarlo ni compartirlo. “No están presentes las opciones de transformar y de interacción que podría tenerse gracias a la digitalización de las señales y otros tipos de servicios”.

 

El estudio Fondecyt exploró el desarrollo de la industria de la televisión digital a través de un análisis del estado de los servicios de TV interactivos disponibles en Chile y las opciones para desarrollar contenidos. Francisco Fernández cuenta que su hipótesis era que los servicios interactivos en Chile se caracterizaban por permitir sólo la elección de contenidos y estar muy limitados por la plataforma en que se accede a ellos. “Lo que los usuarios hacen es seleccionar contenido, no hay opciones mayores. Y también la interactividad está muy determinada por la plataforma que se utilice: restringida al software y tipo de hardware que se ocupa”.


La investigación del académico Francisco Fernández fue realizada durante dos años

 

El profesor Fernández explica que un ejemplo de ello es la dinámica que se empleó en televisión digital durante el mundial de fútbol de 2010, que fue analizado por el estudio. La oferta de televisión interactiva para los partidos en Sudáfrica era seleccionar el ángulo de visión de los partidos. “Era como cambiar de canal, tú tenías varias opciones de cámara pero sólo una era en alta definición y las demás eran todas estándares”.

 

Sumada a la poca interactividad que existe, el estudio detectó una falta de estandarización en el uso la tecnología. En el control remoto, por ejemplo, hay colores para cada botón pero la disposición de éstos en el mando no es estándar. La interfaz tampoco es amigable para el usuario, ya que requiere cierta práctica para que se ocupe a cabalidad.

 

De la investigación también se desprende que si bien las plataformas se han hecho interactivas, el contenido sigue siendo estático. “Hay cierta linealidad en el contenido muy apegado a la oferta televisiva y la experiencia completa no estaba desarrollada. Ahí hay una oferta de desarrollo futuro interesante, asociada a la hibridación entre computador y televisión”, propone Fernández.

 

“Segundas Pantallas”

Otra potencialidad es la interacción de la televisión con lo que el académico llama “segundas pantallas”, es decir aquellos dispositivos que se no sólo se ocupan para ver tv, como los celulares. “En Chile si hay una tecnología masiva: es la del celular. Con opciones de usarse como dispositivo secundario al consumo. De partida, el celular es el compañero más frecuente a la hora de ver televisión y poder twittear, por ejemplo. En este caso, lo que estás haciendo es modificar al hacer comentarios y compartirlos con los demás”, enfatiza el profesor.

 

Fernández califica como un desafío el aprovechamiento de las segundas pantallas ya que para hacerlo, la industria audiovisual tiene que planearlo dentro del diseño, los guiones y la proposición del contenido, ya que de otra manera no sería exitosa.

 

La metodología que se usó en el estudio contempló el análisis descriptivo de la televisión interactiva terrestre, seguido del de la oferta disponible en televisión de pago y por último se aplicó test a usuarios con y sin televisión por cable, en los que se evaluó el uso de la interfaz interactiva del usuario, que en este caso es la gráfica mediante la cual el usuario interactúa con el sistema de TV de pago o algún dispositivo en general. También se analizó descriptivamente las opciones presentes en la web y cómo los usuarios utilizaban dicha plataforma.