La guerra de los sexos en la academia

8 de Julio, 2016 · Escuela Periodismo, Facultad

En su último estudio, la profesora Ingrid Bachmann descubrió que sólo el 2% de los papers publicados en las revistas científicas más prestigiosas hablan de teorías feministas.  Bachmann, quien se reconoce feminista, afirma que la academia mira en menos estas teorías, y que espera que este trabajo contribuya a revertir esa situación.

Por Diego Escobedo

La profesora Ingrid Bachmann presentó los resultados de su última investigación en la ICA (Foto Diego Escobedo).

La profesora Ingrid Bachmann presentó los resultados de su última investigación en la ICA (Foto Diego Escobedo).

Corría el 2015, y estando en Puerto Rico, la profesora Ingrid Bachmann tuvo una idea. Se encontraba exponiendo ante la división de estudios feministas de la ICA (International Comunication Association) un estudio sobre cómo los medios tratan a las mujeres políticas, en esa ocasión a Michelle Bachelet. Tras la presentación, un miembro del público se le acercó y le dijo que el paper estaba muy entretenido y que debió presentarlo en la división de comunicación política, allí habría tenido más audiencia. Ante lo cual ella pensó “¿Por qué no vienen los de comunicación política para acá? ¿Por qué los estudios feministas son tan mirados en menos?”.

Ese fue el puntapié inicial para que la académica y periodista de la Facultad de Comunicaciones UC escribiera “Metaanálisis de investigaciones con teorías feministas en revistas ISI de Comunicaciones”, estudio que hizo en colaboración con las académicas norteamericanas Dustin Harp y Jamie Locke.

El trabajo fue escrito como conmemoración del aniversario número treinta de la división de estudios feministas de la ICA, y consistió en estudiar cuán visibles o cuán prominentes son los estudios con teorías feministas en los principales revistas académicas de los últimos 25 años.

La profesora Bachmann cuenta que las tres académicas partieron de la percepción de que este tipo de trabajos no eran apreciados en la academia. Y concluyeron que efectivamente era así. Solo el 2% de esos papers publicados en 25 años incluían teorías feministas. “No es mi experiencia aquí en Chile. Pero Dustin y Jamie, que trabajan en Estados Unidos, dicen que allá ellas son vistas como las raras que trabajan estas teorías no científicas, porque obviamente la teoría feminista tiene un componente activista. Cree que el mundo tiene que ser distinto. Les dicen “es que les gusta ser activistas y lo disfrazan de ciencia…” entonces, ni siquiera en la misma disciplina nos están mirando con seriedad, lo que igual manda un mensaje”, cuenta la académica.

Usted ha dicho que se considera feminista ¿no considera que eso pudo haber alterado el foco científico de su estudio?

“Es lo que dice mucha gente precisamente sobre los estudios feministas, pero no. Porque, perdón, pero la persona que cree en el método científico más puro, variable independiente, variable dependiente, también tiene un sesgo.  El que cree que todo es mensurable, y todo se puede reducir a cinco, diez, veinte variables está equivocado… los fenómenos sociales son harto más complejos que eso. Yo al revés, asumo mi sesgo de entrada. Yo creo que el mundo tiene que ser distinto, lo veo así y lo interpreto así, y lo trasparento desde un principio. Cuando digo, esto usa teoría feminista, esto es paradigma interpretativo. La gente que tiene el paradigma científico, positivista, para mí el gran problema que tienen es que, no asumen que su manera de ver la naturaleza es tan ideológica como la mía”.

Ingrid Bachmann expresa su esperanza de que, tras este estudio publicado durante el presente año, se pueda generar un nuevo balance en materias feministas dentro de las revistas ISI y, al ser estas un referente de calidad, que igualmente tenga repercusiones en el resto del mundo académico.