La Facultad de Comunicaciones ayuda a Valparaíso

21 de Abril, 2014 · Sin categoría

Luego del gran incendio que consumió viviendas y hectáreas en Valparaíso la ayuda no se hizo esperar desde diversos sectores y nuestra facultad no fue la excepción.

 

Por Andrea Yavar

“Ese día amaneció despejado y había harto sol, era como un día para salir a pasear. Como a las seis de la tarde me asomé por la ventana y me di cuenta de que había una gran columna de humo sobre el mar que venía desde los cerros. Ahí empezaron los cortes de luz y el sonido de las sirenas por las calles”, así es como recuerda Alejandra Concha, alumna de tercer año de Periodismo, la tarde del día sábado recién pasado cuando un incendio se originó en los cerros de Valparaíso, V Región.

Al día siguiente de esto, el país entero solidarizó con los porteños afectados y comenzaron las campañas solidarias. Nuestra facultad no estuvo ajena y desde al día lunes se gestó una cruzada solidaria para ir en ayuda de quienes perdieron sus viviendas en el incendio. El Centro de Estudiantes de Comunicaciones, CECOM en apoyo a la campaña organizada por la Federación de Estudiantes de nuestra universidad se estableció como centro de acopio de donaciones, además de realizar difusión de la iniciativa vía redes sociales.

María Paz Ceresuela, presidenta del Centro de Estudiantes, cuenta que el lunes a primera hora decidieron abrirse como canal para la campaña organizada por la FEUC,con quienes ya colaboraban para ayudar al norte de nuestro país, afectado recientemente por un terremoto. “Nosotros seguiremos potenciando esta y otras iniciativas de ayuda, funcionando como centro de acopio apoyando a la FEUC  y como canalizadores del gran movimiento de ayuda que hay a nivel de la universidad”.

Toda esta ayuda es la que Alejandra Concha ha visto llegar a su ciudad natal desde el día siguiente del inicio del incendio. “El domingo todo era un caos. La ciudad estaba llena de albergues, los militares en la calle, caían cenizas y el cielo, lleno de humo. Ese día pude ir a ayudar a un centro de acopio en Rodelillo, al lado de mi cerro, el Barón. Recibimos de todo, colchones, agua, pañales, carpas, etc.”.

El domingo a las nueve de la noche Alejandra se dirigía a su casa cuando otro foco se había iniciado en el cerro Rocuant. Según cuenta, el centro de Valparaíso parecía un escenario de guerra. La gente corría, carabineros  y militares intentaban calmar la situación y los bomberos se reunían en la Plaza Sotomayor para limpiarse un poco su rostro de las cenizas y tratar de despejar sus gargantas con agua. Esa noche se quemaron cien casas más.

Mientras el caos reinaba en Valparaíso, la ayuda siguió organizándose en la capital y en nuestra facultad el CECOM recibía: ropa, alimentos, artículos de aseo, útiles escolares  y agua. “La ayuda en la semana ha sido lenta pero segura. Todos los días recibimos cosas y la sala se llena. Ahora lo que más se necesita son mascarillas, guantes y bidones de agua”, cuenta María Paz.

Lunes,-21-de-abril-de-2014-2

Todavía se reciben donaciones en el CECOM (Foto Gentileza CECOM).

Pero no solo el CECOM se ha organizado, también hay algunos estudiantes que  por cuenta propia han pedido ayuda a sus compañeros para llevar a cabo distintas iniciativas. Como Maritza Soré, alumna de quinto año de Periodismo que  junto con unos amigos comenzó  una campaña para reunir huevos de chocolate para los niños de los cerros afectados, considerando el contexto de Semana Santa. “Nosotros sabemos que los huevitos de pascua no son un elemento de primera necesidad, pero creemos que es súper importante que los niños puedan olvidar aunque sea un ratito todo lo que están pasando”, cuenta.

El difícil momento que viven muchas familias hoy en Valparaíso es algo que Alejandra Concha ha visto de cerca.  A muchos de sus conocidos se les quemó la casa y varios de ellos llevaban viviendo con sus familias generaciones en esos cerros y es por esto también que el cumplir con sus obligaciones en la universidad se ha hecho más complicado. “Para mi han sido días muy difíciles. Me tuve que venir el lunes a Santiago para cumplir con la universidad pero lo hice con un cargo de conciencia tremendo, porque no concebía que mientras mi ciudad y mis conocidos estuviesen en el suelo, yo estuviese sentada en una sala de clases”, relata. 

Así es como pasó la semana en continuo contacto con sus amigos  y familiares para saber sobre el estado de la situación y si el incendio había avanzado hacia un cerro cercano al de su casa. A pesar de estar lejos, de igual forma organiza ayuda a la distancia con su ex colegio y su iglesia para intentar recaudar fondos para los damnificados. Además de motivar la cooperación con las campañas antes descritas en nuestra universidad. Es esta ayuda, la de los jóvenes, que considera fundamental:“Creo que la disposición de los jóvenes es increíble. Uno camina por la calles de Valparaíso y ve a muchos con palas a la espalda, la cara llena de mugre y la ropa toda empolvada. Todos están moviéndose por algo, caminando hacia un albergue o centro de acopio o se mueven en sus universidades”.

En nuestra Facultad aún se puede ayudar, ya que la campaña no tiene fecha de término. Quienes lo deseen pueden acercarse a algún integrante o a la oficina del Centro de Estudiantes de Comunicaciones,  entre las 09.00 hrs y 18.00 hrs a dejar su colaboración para ayudar a Valparaíso.

“La invitación que hacemos es a que también los otros miembros de la facultad puedan acercarse a la oficina del CECOM, como los profesores y funcionarios y unamos fuerzas para ayudar”, finaliza María Paz Ceresuela.