La educación indígena y teatral son algunos de los temas investigados por becados de magister en la UC

20 de Junio, 2012 · Sin categoría

Formar profesionales capaces de interpretar las demandas sociales por medio de la creación de proyectos educativos es el objetivo del Magíster en Comunicación y Educación que dicta la Facultad de Comunicaciones UC. Actualmente cuenta con alumnos becados —entre ellos tres extranjeros— que trabajan en áreas como la educación indígena o una televisión pública para niños en México.

 

Se dicta hace más de diez años en la Facultad de Comunicaciones y desde 2005 que está acreditado por la Comisión Nacional de Acreditación, CNA. Este magíster, que se suma al de Comunicación Estratégica y al de Periodismo con mención en Prensa Escrita, tiene como objetivo formar profesionales capaces de dar respuesta, desde las comunicaciones y el empleo de los medios y de las TICs a las actuales demandas sociales de formación de personas. Sus estudiantes crean proyectos de comunicación con fines educativos para distintos formatos y medios.

 

“Nuestro objetivo es formar especialistas en saber  aplicar, de modo pertinente,  la comunicación y los medios a situaciones y procesos de enseñanza y de aprendizaje formales e informales. Nuestro abanico de formación es amplio, dinámico e interdisciplinario, pues trabajamos estrechamente con profesores de la Facultad de Educación. El saber hacer en Comunicación y Educación incluye la creación de contenidos para distintos públicos y usuarios, en diferentes medios y formatos, el desarrollo de campañas de comunicación social, proyectos de comunicación para la educación en comunidades o para ONGs, comunicación intercultural, comunicación y salud, entre otros temas”, explica Rayén Condeza, directora del Magíster. “Es un abanico muy grande de temas... La educación no ocurre hoy solamente en las escuelas o universidades y a ese desafío respondemos. El acceso de las personas a los medios de comunicación y a los TICs implica que en sus prácticas culturales cotidianas,  el aprendizaje informal  se haya convertido en un factor de desarrollo personal muy importante”, agrega la académica.

 

Este magíster lo han cursado profesionales de todo el mundo y de las más diversas disciplinas. Físicos, ingenieros, diseñadores, psicólogos, dentistas, médicos, profesores, periodistas y actores son algunas de las áreas en la que se desempeñan los distintos alumnos que han pasado por sus aulas.

 

Esto es algo muy importante, pues demuestra el amplio abanico de posibilidades donde se pueden aplicar los conocimientos que aquí se imparten: “Lo interesante es que llegan alumnos de horizontes y puntos de partida absolutamente distintos. En este espacio conviven, pero cada uno va a tomar su propio camino. No es una formación estandarizada, sino que cada uno viene y lo toma según sus objetivos”, dice la periodista y profesora de este postgrado, Myrna Gálvez.

 

Áreas de trabajo

Los alumnos egresados del Magíster en Comunicación y Educación tienen la posibilidad de desarrollarse en las más diversas áreas. Y si bien el aplicar estas herramientas a los medios de comunicación es una posibilidad, no es excluyente. “Los proyectos educativos pueden tener relación con los medios de comunicación pero no necesariamente. Pueden trabajar en el desarrollo de sus propias áreas de origen en el pre-grado”, afirma la profesora Rayén Condeza.

 

La idea es implementar una mirada que - desde la comunicación-  se enfoque al  cambio social y al desarrollo de las naciones es la que se intenta aplicar. Por esto es que los alumnos pueden luego desenvolverse en espacios de comunicación muy diversos, como son por ejemplo las políticas públicas, las instituciones educativas, organizaciones internacionales o centros de salud.

 

“Nuestros alumnos serán capaces de analizar los contextos de las personas con las que trabajamos desde una mirada comunicacional, diagnosticar las problemáticas y hacer nuevos diseños de proyectos”, enfatiza Gálvez.

 

Actualmente el magíster cuenta con cinco alumnos becados, dos chilenas por Becas Chile y tres provenientes de México (Becas AGCI). Tres son profesores, una licenciada en comunicación y la quinta actriz. Además están realizando sus proyectos de grado, entre los que es posible encontrar las más diversas áreas de trabajo. Planes enfocados a estrategias de comunicación de la televisión pública para con los niños (as) y adolescentes, al fomento de la educación indígena, a la alfabetización en medios y una red de pedagogos teatrales son algunos de los proyectos en los que trabajan estos alumnos.

Quiénes son los alumnos becados

Francisco Rosas

Es profesor indígena p’urhépecha (lengua del pueblo purépecha), originario del estado mexicano de Michoacán. En 2010 obtuvo una beca otorgada por la Fundación Ford, la que le financia la totalidad del magíster. “Mi aprecio por contribuir en formación de niños y niñas indígenas con un alto sentido de pertenencia con su cultura, me ha inspirado a hacer un trabajo comprometido en escuelas en las que he tenido la oportunidad de vivir gratas experiencias”, afirma Francisco Rojas.

 

Tesis: Su trabajo está enfocado en el diseño de un proyecto de comunicación aplicada a la educación basado en la mediación digital para la enseñanza de la lengua y culturap’urhépecha en las escuelas de los pueblos originarios de Michoacán, México. Esta idea nació luego de que evidenciara una necesidad emergente para incentivar los procesos educativos basados en el uso de TIC (tecnologías de la información y la educación), apuntado al fortalecimiento de la diversidad en el marco de una educación intercultural de calidad.

 

Angélica Hernández

Es indígena hablante de la lengua náhuatl, originaria de México. Estudió Gestión Intercultural para el Desarrollo en la Universidad Veracruzana Intercultural, y actualmente es becada del programa internacional de becas de posgrado para indígenas de la Fundación Ford.

 

Tesis: su trabajo se basa en la creación de seis guiones de radioteatro bilingües náhuatl-español basados en la cultural local de la localidad Rafael Delgado, Veracruz, México. Esto, como un recurso medial para la enseñanza de la lengua y valores articulado con la asignatura de Formación Cívica y Ética para niños de segundo grado en escuelas primarias bilingües de ese pueblo.

 

Margarita Ortega

Mexicana, originaria de León, Guanajuato. Es licenciada en comunicación de la Universidad Iberoamericana León y en 2011 obtuvo la Beca de Reciprocidad Chile – México, que entrega la Agencia de Cooperación Internacional, AGCI y la SER de México. Además trabajó tres años como guionista de televisión en programas infantiles en la televisora pública TV 4, de Guanajuato.

 

Tesis: “¡Ka-bum! El fin de la tele como la conocías”, es el nombre tentativo de su proyecto de grado. Su objetivo es innovar en el área de televisión pública mexicana y consiste en crear una estrategia educacional multimedia, enfocada en niños y niñas de entre 9 y 12 años, compuesta por un programa de televisión y  de su adaptación para internet y las salas de clases.

 

Melisa Meneses

Profesora de Castellano de la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación (UMCE) y becaria del programa de Formación de Capital Humano Avanzado de Conicyt, que entrega beneficios a Profesionales de la Educación.

 

Tesis: Su proyecto contempla el diseño de un curso de capacitación para profesores de Lenguaje y Comunicación de enseñanza media en el ámbito de la educación medial, especialmente en televisión e internet. A la luz de los planes y programas de la asignatura de Lengua Castellana y Comunicación del MINEDUC en su actual ajuste curricular, su propuesta pretende entregar herramientas didácticas y fundamentos teóricos para la enseñanza en  medios de comunicación.

 

Isidora Tupper

Es actriz titulada de la Universidad Católica y estudia con una beca Conicyt. Además hace clases y trabaja en proyectos de teatro educativo.

 

Tesis: Busca reactivar la red de pedagogos teatrales  enfocada al encuentro y comunicación entre los ex alumnos del Diplomado en Pedagogía Teatral de la Universidad Católica. La red está inactiva desde el año 2010, por lo que analizará sus ventajas y limitaciones, las características y necesidades de sus usuarios, así como su funcionamiento le permitirá proponer la fórmula idónea para que la red vuelva a funcionar.