La ciudad como territorio integrado y sustentable: Los desafíos hacia una mejor calidad de vida

10 de Julio, 2015 · Facultad

Cómo está Chile, en comparación a otros países, en cuanto a planificación urbana; qué es sustentabilidad, cómo se avanza hacia ella y cuáles son las principales desigualdades en torno a los servicios básicos; son algunos de los temas profundizados en la conversación de Miradas UC.

pantallazoCiudad

Por Gabriela Campillo F.

El programa de entrevistas Miradas UC, conducido por la profesora Soledad Puente, de la Facultad de Comunicaciones, esta vez tuvo como tema la calidad de vida en la ciudad. Contó con la participación de Arturo Orellana, profesor de la Universidad Católica y subdirector del Instituto de Estudios Urbanos y Territoriales de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Estudios Urbanos UC. Junto a él, asistió Jonathan Barton, también profesor UC y Director del Centro de Desarrollo Urbano Sustentable, (CEDEUS).

Frente a la pregunta inicial de Soledad Puente sobre los problemas que tiene Chile en materia de calidad de vida, comparado con otros países del mundo, Jonathan Barton afirmó: “Ha habido muchos avances en Chile, en la calidad de viviendas, temas de pobreza, pero hay otros desafíos. Eso es lo bonito y lo malo del desarrollo, porque al final no termina nunca. Siempre estamos agregando nuevos desafíos y pidiendo más”. A lo anterior agregó: “Lo que más diferencia a Chile de otros países son las desigualdades. Existe en las grandes ciudades la nueva pobreza urbana, donde hay falta de oportunidades, drogadicción, alcoholismo, y esos son otros factores que van más allá de las necesidades básicas solamente”.

En esta línea, Arturo Orellana complementó la reflexión con otros factores: “Yo agregaría circunstancias de orden político. Latinoamérica no lleva tanto tiempo de política. Aunque ha habido cambios sustantivos y uno los ve, hemos sido más cuantitativos que cualitativos en las políticas públicas”.

Orellana también explicó las razones que han llevado a Chile a su situación actual de desigualdad, donde en comparación con otros países de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), el país es el más desigual en materias, por ejemplo, de salarios. “La sociedad tiene que vivir con otros, valorar a otros con solidaridad, y eso es una construcción que hay que hacer. Hemos creado una sociedad bastante individualista que ha sido exitosa en muchos aspectos macroeconómicos, pero a pequeña escala es distinto. Culturalmente no queremos integrarnos, y eso dista mucho de lo que se vive en Europa”.

Una de las soluciones que se propone para mejorar la calidad de vida es tener ciudades sustentables. Pero, ¿qué es realmente la sustentabilidad? Según el académico Jonathan Barton, este concepto significa equilibrios: “No se refiere solo a la parte ambiental. Tiene que ver con relaciones entre lo barrial, lo comunal, lo regional y también aspectos económicos, para tratar de integrar todos los elementos. La planificación en este sentido es una herramienta para ver y asegurar esos equilibrios, es una herramienta de integración”.

Sin embargo, existen personas que no ven su calidad de vida como algo negativo. Frente a esta afirmación, planteada por la profesora Soledad Puente, Arturo Orellana afirmó: “Santiago es una ciudad de ciudades. Hay sectores que se asemejan al primer mundo, pero también hay otros del tercer mundo, donde hay violencia, bandas que se han tomado los barrios, malas condiciones del transporte público, salud o educación. Por eso no vivimos todos en la misma ciudad. Físicamente sí, pero del punto de vista de los estándares, hay una diferencia significativa de calidad de vida”. Junto a eso, agregó: “¿Quién acoge las cosas que nadie quiere? Hay personas que están pagando los costos de otros, que viven bien en sus comunas, y eso es tremendamente injusto e insustentable”.

A raíz de la Encíclica del Papa Francisco, que plantea como uno de los temas más preocupantes el poco respeto por nuestro entorno, surge la pregunta de si la situación actual es un problema cultural. Sobre esto, Jonathan Barton aseguró: “Las responsabilidades que vivimos son compartidas. El estado tiene una función y los privados también, pero el ciudadano es el que tiene la mayor responsabilidad, como habitante de la ciudad”.

En cuanto a Chile específicamente, y a partir de los resultados de la Encuesta de Calidad de Vida Urbana, Arturo Orellana explicó que la calidad de vida es multidimensional, reflejándose incluso en la falta de farmacias o de cajeros automáticos en ciertas comunas del país. En esta materia, ambos académicos coinciden en que el estándar en torno a los bienes y servicios básicos tiene que ser el mismo para todos. Además, identifican como los principales problemas el presupuesto de los municipios y la organización actual del Estado.

Pero, ¿qué se puede hacer de aquí en adelante? Jonathan Barton sostuvo: “Estamos pensando todavía en una lógica muy sesentera. Tenemos que pensar en forma creativa e innovadora sobre sistemas descentralizados; por ejemplo con la energía, con edificios que tengan un porcentaje de generación propia”. En cuanto a temas más cotidianos, agregó: “El transporte público tiene que ser más rápido, más seguro, más barato y más cómodo”.

Por último, los profesionales también podrían ser un aporte para este nuevo camino. En ese contexto, Arturo Orellana se refirió a la creación del título de Planificador Urbano en la Universidad Católica, que fue pionera en Latinoamérica en este rubro: ”Esto es una oportunidad para tener una masa crítica que sea capaz de entender estos desafíos, que son temas multidimensionales y que requieren conocimientos de muchas disciplinas. La idea es que ellos sean quienes salgan al mercado laboral y expongan estos desafíos, los instrumentalicen y entreguen soluciones”.

Ver programa en el siguiente link.