Juan Agustín Vargas de ANATEL: “Para que haya más canales con la TV digital se necesita financiamiento”

5 de Junio, 2012 · Sin categoría

El director del Proyecto de Televisión Digital de ANATEL, Juan Agustín Vargas, conversó con los investigadores de la Facultad de Comunicaciones Sergio Godoy y Jorge Navarrete sobre los aspectos técnicos y legales de esta verdadera revolución de la pantalla chica nacional.

 

Mayor calidad de imagen y sonido. Mayor cantidad de canales y nuevos competidores. Televisión móvil. Estos son algunos de los cambios —unos reales y otros no tanto— que se prometen con la llegada de la televisión digital en nuestro país, un tema que se viene discutiendo hace años y del que aún no se tiene certeza sobre su implementación definitiva. Aspectos legales, técnicos y financieros se vislumbran poco claros en este cambio revolucionario en la televisión nacional.

 

“Es un cambio trascendental, quizás mayor al que significó el paso de la televisión en blanco y negro a la tv a color”, comenzó diciendo Juan Agustín Vargas, director del Proyecto de Televisión Digital de la Asociación Nacional de Televisión, ANATEL. “Se trata —continúo Vargas— de un cambio en el protocolo entre el origen y la transmisión, es decir entre el canal y el televisor mismo”. En el fondo, los canales podrán transmitir mayor información que en la actualidad, lo que permitirá que la señal sea mejor. Juan Agustín Vargas ha ejercido cargos  ejecutivos en tres canales de la televisión chilena y ahora prepara el estudio respectivo para ANATEL.

 

Aspectos técnicos

Actualmente, en la televisión análoga se utiliza la banda VHF, que va del canal 2 al 13 y se usa uno por medio. Con la televisión digital se utilizará la banda UHF, lo que dará un espacio de 6 megahertz (unidad de medición de la frecuencia) por canal. Además no habrá necesidad de dejar espacio en blanco, pues la señal no tendrá ruido, lo que permitirá usar el espectro radioeléctrico en su totalidad.

 

“Como esta señal es mucho más perfecta que la análoga, no hay para qué dejar espacios en blanco. Eso permite que el espectro se utilice en su totalidad, sin interferencias ni dobles imágenes”, dijo Vargas. Gracias a esto, sólo en Santiago habrá una disponibilidad de 37 espacios para canales de televisión, número que aumentará con las señales disponibles en regiones.

 

Al aumentar el espacio, los canales podrán dividirlo, aunque esto no parece ser muy ventajoso. “Yo podría meter en los 6 megahertz hasta cuatro señales, una detrás de otra. Lo que ocurre es que si los canales usaran esta modalidad, tendríamos señales muy parecidas a las actuales, lo que no tendría mucho sentido”, afirmó el experto de Anatel.

Juan Agustín Vargas enfatizó que todos los actores deben crear una mesa de trabajo

 

Ventajas de la televisión digital

Además de la posibilidad de utilizar el espectro en su totalidad y de aumentar el espacio para transmitir señales, la televisión digital traerá consigo una serie de ventajas con respecto a la televisión análoga. La principal es el aumento en la calidad de la imagen y el sonido, al tratarse de una señal sin ruido.

 

Otra nueva posibilidad será la inclusión de una mayor interactividad, porque el aumento del espacio de transmisión permitirá que la señal ya no sea unilateral desde el canal hasta el hogar. Y una ventaja adicional será  la recepción móvil portátil, que es televisión en aparatos como teléfonos celulares.

 

Simulcast

La transición desde la televisión análoga hasta que se instale definitivamente la televisión digital es conocida como el período de simulcast. En este tiempo, originalmente pensado en 8 años y luego reducido a sólo 5, deberán convivir en el aire las dos señales, hasta que se terminen de renovar los equipos, tanto transmisores como receptores. “Esto representa un problema para los canales, que deberán adoptar una serie de medidas con respecto a la red análoga actual, construida en los últimos 45 años. Hay una inmensidad de instalaciones que no resisten las nuevas necesidades”, enfatizó Juan Agustín Vargas.

 

Entre los cambios que se deberá implementar están la modificación de las fuentes de energía eléctrica, construidas para atender a un solo transmisor y que ahora deberán atender a varios simultáneamente; también la refrigeración de las casetas de transmisión, que con la TV digital deberán funcionar a una menor temperatura; y por último la construcción de nuevas torres de transmisión que resistan el peso de las antenas digitales, mucho mayor al de las antenas análogas. Todo esto significará un alto costo de inversión para los canales.

 

Alternativas de transmisión

Uno de los mayores debates en torno a la televisión digital es la fórmula que se elegirá para su transmisión y las alternativas de red. Satelital, como funciona hoy, por fibra óptica, o DTH (Direct-to-home), son las posibilidades. Vargas se inclina por una transmisión mixta entre satelital y DTH, descartando la fibra óptica por la imposibilidad de llegar a lugares como Juan Fernández o Rapa Nui.

 

Aunque la principal inquietud es el tipo de red de transmisión por el que se optará, la opción que aparece con más ventaja es la de externalizarla, licitándola a una empresa privada. Por ejemplo, aparecen como candidatas Entel, Telefónica y Claro, entre otras.

 

Para el profesor de la Facultad de Comunicaciones UC Sergio Godoy todo este debate obedece a una falta de políticas públicas sobre el tema: “Lo que se propone hoy es una ley parche. Lo más eficiente es unir las inversiones en infraestructura entre el Estado y los privados, pero ahí surgen los conflictos de interés. La cuestión es cómo evitar que se forme un monopolio en las telecomunicaciones”. “Me preocupa—agregó el investigador— que todos estos costos que deberán asumir los canales mermen la producción nacional y tengamos una suma de programas envasados”.

 

Algunos mitos en torno a la TV digital

Que tendremos una mejor calidad de imagen y sonido es cierto, aunque no como se ha dicho. “Para justificar este proyecto, se nos ha vendido muchas veces la pomada. Se verá mejor, pero no mucho mejor de lo que hoy vemos con los actuales aparatos de televisión”, explicó Jorge Navarrete.

 

Otro de los mitos en torno a este cambio de formato es el ingreso de nuevos competidores al mercado, algo poco probable en un país como Chile en el que la industria televisiva mueve apenas 500 millones de dólares al año, menos de lo que factura sólo la empresa argentina Telefé, según piensa Juan Agustín Vargas.

 

“La barrera de entrada no está en los fierros, en las antenas ni en los trasmisores. Las barreras están en lo que tú le vas a poner adentro. Somos un mercado chico. Para que haya más canales con la TV digital se necesita financiamiento”, dijo Vargas, escéptico ante el aumento de canales de televisión.

 

Para cerrar la conferencia, Juan Agustín Vargas planteó la necesidad de un trabajo en conjunto entre todos los actores, con el fin de mejorar la televisión en Chile. “Echo de menos la mesa de trabajo entre los productores, en que nos sentemos y nos digamos ‘tenemos 500 millones, ¿de qué somos capaces?’, y no nos sigamos sacando la suerte entre gitanos”.