José Francisco Zegers y el camino hacia su primera película

El profesor Fernando Acuña y Francisco Zegers. Foto: Matías Belmar - Facultad de Comunicaciones UC.

El profesor Fernando Acuña y Francisco Zegers. Foto: Matías Belmar - Facultad de Comunicaciones UC.

Mi panadería en Brooklyn es una coproducción española-estadounidense que tiene como co-guionista y productor ejecutivo al exalumno de la Facultad, José Francisco Zegers. En Viernes de Medios, el audiovisualista contó cuáles fueron las mayores dificultades a la hora de la realización y el paso de la sala de clases al terreno.

Por María Paz Fernández

“Lo que me gusta es contar historias”, dice José Francisco Zegers, y agrega: “La mayor parte de mi vida profesional he sido profesor. Es muy distinto dar cátedras sobre películas, que hacer una y estar ahí en el rodaje día a día”. Zegers es productor ejecutivo y co-guionista de Mi panadería en Brooklyn (estrenada el 27 de abril), co-producción entre España y Estados Unidos que cuenta con la dirección del español Gustavo Ron. La película trata sobre dos primas que viven en un barrio de Nueva York y que luego de la muerte de su abuela heredan su panadería, lo que las lleva a una constante pelea entre si seguir con la tradición o aventurarse a pensar un negocio más moderno.

Zegers cuenta que tuvieron que cambiar la idea original cercanos al rodaje. “Teníamos otra historia que no estaba funcionando, nos habían dado la subvención, teníamos que empezar en octubre y ya estábamos en mayo. Ahí vimos que esa historia no funcionaba y le dije al director que me diera tres días para proponerle una idea nueva”, cuenta.

También cambiaron la locación, ya que al principio pretendían rodar en Londres. “Tuvimos que cambiar de lugar, porque se cayó la posibilidad de grabar en Londres. Al final la opción fue Nueva York y tuvimos que investigar en qué barrio podía ser para que conectara con la historia. Dimos con Williamsburg en Brooklyn, donde se combina perfecto la tradición con lo moderno”, relata Zegers. Grabaron en una esquina real, porque no tenían presupuesto para pagar un estudio, así que debieron convertir el lugar en una panadería, Zegers cuenta que la primera semana de rodaje mucha gente entraba a comprar pan y se encontraban con las cámaras.

“Es increíble cuando uno es profesor y dicta cátedras de algunas cosas y después cuando lo hace en la vida real, hace exactamente lo contrario que ha predicado toda la vida”, reflexiona Zegers, y añade: “Cuando hacía clases de guion les decía a mis alumnos que debían estudiar a fondo sus personajes, dedicarles la mayor parte del tiempo posible, ya que el guion es lo más importante”.

“El audiovisual es un trabajo en donde hay harta pega, y por eso hay que ser perseverantes, no tener miedo a equivocarse y perseguir lo que quieren. Nuestra profesión no es fácil, pero es apasionante, por eso es muy importante ser resiliente”, arengó a los estudiantes de la Facultad.