José Antonio Soto tras su regreso de Perú: “Ojalá que este sea el inicio de muchos más intercambios audiovisuales”

El académico de la Facultad acaba de regresar de la Universidad Nacional del Altiplano, donde fue invitado a realizar una pasantía de una semana. Durante su viaje, compartió sus conocimientos de producción audiovisual con la Escuela de Comunicaciones peruana y aprovechó de gestionar la preproducción del documental ¿Dónde debe estar el niño inca?, financiado por National Geographic.

Por Diego Escobedo

El profesor José Antonio Soto junto a la delegación de la UNA.

El profesor José Antonio Soto junto a la delegación de la UNA.

Durante la visita de una delegación de profesionales de la Universidad Nacional del Altiplano de Puno, Perú (UNA) a la Universidad Católica, los docentes de la Escuela de Comunicaciones de la casa de estudios altiplánica tuvieron la oportunidad de conversar con distintos académicos de la Facultad de Comunicaciones, entre ellos, el profesor José Antonio Soto.

Una de las cosas que más les impresionó, asegura Soto, fue la infraestructura que vieron en el subterráneo del edificio, con los equipos de radio y televisión, proyecto en el que el profesor Soto trabajó durante quince años. “Me pidieron que les contara mi experiencia, principalmente enfocada en dos cosas. Primero, el Aprender en el Hacer; el trabajo de cambio curricular en los cursos de Periodismo para integrar el mundo profesional al mundo académico, y, segundo, todo lo relacionado con cómo se implementaron los estudios de televisión”, cuenta el profesor Soto.

Con el objetivo de aprender más de esta experiencia, el académico de la Facultad fue invitado a realizar una pasantía en la UNA entre el 15 y el 23 de diciembre. Durante esos días, tuvo la oportunidad de conversar tanto con académicos como con alumnos, en una escuela que está implementando nuevos equipos audiovisuales, y cuya universidad está pasando por un proceso de reestructuración.

¿Qué fue lo que más le llamó la atención durante su estadía en la UNA?

El enorme potencial que tienen, tanto en Perú como, específicamente, en Puno. El sistema universitario peruano está pasando por una reforma. Están empezando a acreditar a las universidades y escuelas. Antes no existía ese proceso. También me llamó la atención las ganas que tenían de trabajar y las posibilidades para que nosotros como Universidad Católica podamos seguir colaborando Estas universidades quieren crecer y ven a la Católica como un muy buen espejo en el cual reflejarse para desarrollar un proyecto de crecimiento a largo plazo, que les permita potenciarse como universidad. También, me llamaron la atención las ganas que tenían de escuchar consejos y experiencias, para poder ellos implementarlos.

Por lo que alcanzó a ver, ¿es muy distinta la forma de enseñar y ejercer el periodismo en Perú?

Me llamó mucho la atención que la forma de enseñar todavía está muy centrada en los profesores, no como nosotros en la Católica que ya hemos dado el paso de centrar nuestro trabajo en el alumno y en el curriculum, sus necesidades y potenciales. Ocurría que mucho del sistema de clases era absolutamente expositivo. Faltaba muchísimo trabajo de taller, trabajo colaborativo, de metodología docente innovadora para poder entender que el alumno es más que una persona a la cual hay que instruir o enseñar. Esa fue una de las cosas que yo les pude recomendar como cambio de switch, empezar a pensar que las universidades tenemos que cambiar ese foco.

El niño inca

Su visita coincidió con un proyecto que el profesor Soto se encuentra realizando junto al profesor Fernando Acuña; se trata del documental ¿Dónde debe estar el niño inca?, centrado en la momia inca encontrada en el cerro El Plomo en 1954. Por eso, el profesor aprovechó los últimos dos días de su visita para realizar trabajo de preproducción, visitando locaciones y reuniendo contactos, labor en la que la UNA se ofreció a ayudarlo.

“El documental es de National Geographic, ellos lo financian y contrataron a la productora de Fernando Acuña. En lugar de hacerlo solo, invitamos a la Universidad Católica y le decimos: ¿Saben qué más? que National Geographic produzca junto con la UC. Entonces, es un documental de National Geographic, producido por la UC, con el apoyo de la UNA de Puno”, explica José Antonio Soto sobre el modelo de coproducción que sostiene el proyecto.

En su estadía y con la colaboración de la UNA de Puno, Soto comprometió apoyo de la entidad en el chequeo de datos del guion, el casting de actores para las recreaciones, la logística que significa grabar en quechua y encontrar tejedores que puedan hacer los vestuarios incas. Además, colaborarán con contactos en el proceso de producción, como lugares para alojamiento, donde obtener suministro electro para las grabaciones y la alimentación del equipo. “Ellos están muy motivados con este proyecto. Son sus antepasados, su cultura, su idioma y están muy entusiasmados de mostrarle todo esto al mundo. De ahí que nos han pedido que respetemos sus tradiciones, así como nos han invitado a participar en distintos rituales”, cuenta Soto.

¿Usted diría que este proyecto marca un antes y un después en la relación entre la UNA y la UC? ¿Que podría fortalecer los lazos de cooperación?

Dentro de la UNA, este es un proyecto muy importante en la vicerrectoría de investigación, porque los va a visibilizar mucho y están en proceso de acreditación. Ojalá que todo esto quede no sólo en este documental, que cumplamos con lo acordado, y lo hagamos todos juntos. Que este sea el inicio de muchos más intercambios en términos audiovisuales. Que además de mi experiencia, otros profesores de la Facultad puedan ir y compartir lo que nosotros hemos visto, para que ellos puedan mejorar cada día el trabajo que hacen, y que sirva para que la UNA tenga mejor comunicación, lo que va en beneficio de todos nosotros.

Actualmente, ya existe un teaser del documental, y el plan de producción es grabar durante marzo en distintas locaciones de Perú, con la ayuda de la UNA. Según el profesor Soto, en este minuto están corriendo contra el tiempo, puesto que el compromiso con National Geographic es tener listo el documental en junio de 2017.