Ítalo Vera deja la Facultad después de 18 años

IMG_2532Ítalo, quien se incorporó a la facultad cuando esta aún se ubicaba en Campus Oriente, y fue su mayordomo durante quince años, ganándose el cariño tanto de funcionarios como de los alumnos, decidió emprender nuevos proyectos personales.

Por Teresa Moreno

Siempre atento, amable y de buen humor. Así los funcionarios, colegas y estudiantes recuerdan a Ítalo Vera (39), quien cada mañana durante quince años, los saludaba  en la entrada del primer piso de la Facultad de Comunicaciones. Comenzó como estafeta en el año 2000, cuando la facultad estaba aún en Campus Oriente, y en menos de dos años se convirtió en el mayordomo.

Ítalo acostumbraba llegar al edificio alrededor de las 6 de la mañana para luego abrir las puertas de éste a las 7.  Se ocupaba de la mantención diaria del edificio, de solucionar los variados problemas que surgían en el día a día, de remodelaciones y otros trabajos en la Facultad. Pero en mayo de este año decidió dejar la facultad para comenzar un nuevo proyecto laboral junto a su señora: abrirá un bazar en el que venderán artículos escolares, de cumpleaños y comida.

“Fue difícil tomar esta decisión”, dice Ítalo. Cuenta que la facultad está llena de recuerdos y que siempre se sintió que “trabajaba como en una familia” por la buena relación que mantenía especialmente con los profesores. “Estoy agradecido, muy agradecido, de la calidad de los profesores, del cariño que te dan”, agregó.

Sus compañeros de trabajo Raúl Riveros y Eric Martínez se incorporaron a la facultad en la misma época que Ítalo, y han consolidado una verdadera amistad durante dos décadas. “Es un brazo importante. Lo vamos a echar mucho de menos, sobre todo en los deportes”, contó Martínez, con quien formaba parte del equipo de fútbol de los funcionarios, el cual jugaba los viernes contra los alumnos de Comunicaciones.

Riveros, asistente administrativo de extensión de la Facultad, destacó que “Ítalo es una extraordinaria persona. Leal, y muy leal al trabajo también”. “De todos los años que lo conozco jamás escuché de él una mala palabra, ni referirse mal de alguien. Nada, jamas”, sostuvo.