Isidora Marrás, directora de la película No soy Lorena: “Mi trabajo de montajista ha sido la base de mi construcción como directora”

29 de Octubre, 2014 · Sin categoría

En Viernes de Medios, programa de Señal UC, la exalumna de Dirección Audiovisual UC Isidora Marrás fue entrevistada por los profesores Rodrigo Moreno y Fernando Acuña. Allí, habló de su experiencia como la directora de la película No soy Lorena y del proceso que la ha llevado ahora a participar de SANFIC.

Por Cristóbal Venegas.

 

Durante dos años,  Isidora Marrás recibió llamadas de diferentes empresas de retailcobrándole deudas de una tal Lorena a quién ella nunca conoció. A pesar de que varias veces intentó aclarar la situación, lo único que logró con las llamadas fue comenzar a llevar a cabo la película  No soy Lorena. De alguna forma fue un acto psicomágico, como diría Jodorowsky”, dijo la exalumna de la facultad y actual directora y montajista de cine. Desde la realización del guion a su estreno en el 10 ° Santiago Festival Internacional de cine,  SANFIC 2014, el proyecto se efectuó en cuatro años.

Martes-29-octubre-nueva 

 

"No soy Lorena" se estrenó en SANFIC 2014.

La película en sí trata efectivamente de esto: una joven actriz de 28 años recibe constante llamados preguntando por una tal Lorena Ruiz, calando en su crisis de identidad y relacional con otros personajes. “Lo podríamos definir como un drama con elementos de thriller psicológico”, dijo Marrás. EL casting de la película está compuesto por Loreto Aravena, Matías Oviedo,  Paulina García y Elisa Zulueta, entre otros.

 

La película se estrenará oficialmente en las salas de cine chilenas el próximo año, pero ya ha pasado por diferentes festivales como SANFIC y Toronto, Canadá. Allí, tuvo una gran respuesta del público: las dos funciones tuvieron salas llenas y hubo mucho interés en que la historia fuera de algún modo autobiográfica. “Yo creo que mirándolo hacia atrás, esta película fue muy inesperada en términos de dirección”,enfatizó Isidora Marrás. “Yo quería hacer una película más chica, pero la tomó una productora grande y comenzó una bola de nieve en la que fui muy afortunada”.

 

Para Isidora, los grandes temas de la película son la capacidad de interpretar a otros y la identidad. La pregunta que me surgía era: ¿Cómo una persona cuya identidad se está viendo amenazada se podría enfrentar a una situación así?”, contó Marrás con respecto a las llamadas telefónicas que recibía. Ella aclara también que, si bien Olivia (la protagonista de la película) tiene su misma edad, el resto de las relaciones y situaciones de la película son ficcionales. Y para la parte no ficticia, Isidora había comenzado una especie de “investigación” desde el principio: grabó y registró cada una de las conversaciones telefónicas, mails y conversaciones en persona que tuvo con respecto a esto.

 

El profesor Rodrigo Moreno sostuvo que  la investigación para hacer una obra audiovisual es muy relevante y ante esta afirmación Isidora Marrás explicó que para realizar esta película también conoció otras realidades. Por ejemplo;  junto a Maureen Junot, trabajamos en conjunto la vida íntima de cómo es el mundo de un transformista, que para mí era muy lejano y así nació Roseta, que es un personaje de la película”.

El rodaje del filme fue en 28 jornadas, distribuidas en el tiempo según la disponibilidad de Loreto Aravena y su participación en la serie Los 80 (Canal 13), y de acuerdo al presupuesto. Había cuatro productoras trabajando juntas, una de las cuales es argentina, y un equipo que, en palabras de Isidora, era buenísimo.

Este es el primer largometraje de Isidora, y antes de él se había dedicado casi por completo al montaje. “Mi trabajo de montajista ha sido la base de mi construcción como directora”, afirmó Marrás. “He tenido la oportunidad de trabajar con directores de televisión, cine y publicidad, y trabajar diferentes maneras de contar historias”. Para ella, el montajista tiene un punto de vista muy privilegiado, y que esto la ayudó a pensar como si fuera la montajista. Aun así, no le gusta ser la montajista de sus propias películas.

 

Así como el final de su película, Isidora Marrás tiene un futuro que va construyendo de a poco pero que es incierto: su próximo proyecto busca rescatar desde el humor negro el punto de vista de las revistas que estaban en oposición al régimen de Pinochet. “Tiene que ver conmigo, pero no me pasó a mí”, dijo.  “Es en cierta forma la historia de mi padre”.