Guionista chileno Juan Ignacio Valenzuela: “En el extranjero, se habla de la dramaturgia chilena”

14 de Junio, 2011 · Sin categoría

Juan Ignacio Valenzuela, el guionista de las teleseries “Amor a Domicilio”, “Lola” y “La familia de al lado”, está desarrollando un Seminario de Guión de Teleseries en la facultad. Radicado en Miami, vuelve para impartir por primera vez este curso en nuestro país. Minuto a minuto coloca toda su atención en traspasar todo lo que le han enseñado sus estadías en México, Puerto Rico y Estados Unidos.

Los rulos que le entregan su sobrenombre se mueven mientras él hace su clase. Expresivo, histriónico, con una articulación clara y un español muy alejado del chileno, Juan Ignacio Valenzuela, el “Chascas” está en Chile realizando el Seminario de Guión de Telenovelas, curso ya ejecutado en Estados Unidos, México y República Dominicana, entre otros países.

 

“Por alguna razón nunca lo había hecho acá y es muy curioso porque me inicié en las teleseries en Chile. Entonces, para mí era un desafío enorme porque era volver a la casa a demostrar que todo lo que he aprendido por ahí pues de alguna manera vale la pena, es verdad o sirve. Y por otro lado, me está acercando a una generación de escritores que yo no conocía antes, que son todos los escritores que nacieron después que me fui de Chile, que fue hace muchos años”, comentó Valenzuela.

 

Su agenda está que explota. Actualmente vive en Miami, Estados Unidos y está realizando la adaptación de “La familia de al lado”―su última teleserie de TVN― para Telemundo con el nombre de “La casa de al lado”. Además, prepara el estreno del primer libro de su trilogía Malamor: “Hacia el fin del mundo”, que se estrenará en España y Latinoamérica.

 

Los alumnos del Seminario lo miran atentos, revisan sus apuntes, participan y dialogan con él. Dinamismo es la palabra clave en estas clases. Él lo sabe. Se mueve constantemente desde la pizarra a la mesa destinada para el profesor

 

El “Chascas” es claro cuando habla: “Es importante aprender a tener eficiencia al contar por primera vez qué pasa en la historia”. Y revela que el secreto está en cómo uno escribe la sinopsis―la primera presentación de una telenovela― porque tiene mucho de publicidad.

 

Él sabe lo que quiere que sus pupilos desarrollen: buenos guiones de telenovelas. “Lo que quiero conseguir con este seminario es que todos los alumnos que están aquí, tengan al final del curso un capítulo uno extraordinario, o por lo menos, tengan una biblia atractiva como para que les pidan un capítulo uno. Ese sería mi sueño máximo y para eso estoy trabajando”, enfatizó el profesional.

 

Primeros pasos

 

Juan Ignacio Valenzuela estudió Literatura y Estética en la UC. Con 23 años, debutó a cargo de la telenovela “Amor a Domicilio” (Canal 13). Y desde ahí, no ha parado: “Marparaíso”,  “Don amor”, “Cuenta conmigo”, entre otras. La adaptación de Lola estuvo en sus manos, aunque solo la primera parte porque después tuvo que comenzar a escribir la siguiente teleserie. “Siempre escribir comedia es un placer. Te ríes mucho, lo pasas bien, y "Lola" no fue la diferencia”, comentó Valenzuela. Fue en esta teleserie donde el placement―que es la inserción de un producto o marca dentro de la narrativa del programa, ya sea mostrado, citado o utilizado por los actores― fue un recurso más evidente. “Nunca he tenido problemas incorporando placements a mis historias. Lo hice desde el inicio, cuando se hizo que la pizzería de "Amor a domicilio" fuera Telepizza. Desde ahí que tengo buena relación con la publicidad en las escenas”, detalló el Chascas.

 

Para llegar a adaptar o crear teleseries en el extranjero ha tenido que continuar un constante aprendizaje. “Uno de los requisitos más importantes para hacer telenovelas, por ejemplo, es que ésta debe dar cuenta del alma del país”, comenta el Chascas y agrega algo que en Chile conocía: los códigos, la realidad, fueron elementos que tuvo que buscar y entender en otros países. “Para poder escribir teleseries para México o para otros países tengo que saber del país, tengo que descubrir su alma. Una vez que he logrado descubrir eso puedo empezar a inventar historias. Es un trabajo enorme, el doble de difícil porque cuando llegué a vivir a México o Puerto Rico, no conocía la realidad de esos países. Y eso obliga a estudiar el doble, a trabajar el doble”, enfatizó.

 

Existen ejemplos que se salen de la regla. Por ejemplo, “Betty la fea” es un fenómeno, y éstos son inexplicables. Juan Ignacio Valenzuela opina que los fenómenos pueden ser una bendición, porque nadie se lo espera y sucede. Y a la vez, son una condena, porque siempre se esperará que los trabajos posteriores sean tan exitosos, y eso nunca sucede. “Yo nunca quisiera  tener un fenómeno, porque mi trabajo siguiente al fenómeno tendría demasiada presión”, confesó.


Producto nacional

 

― ¿Le falta algo al guión chileno para ser exportado?

―Yo considero que no le falta nada. De hecho, se están vendiendo como “pan caliente” los guiones chilenos. Televisa acaba de comprar como 4 teleseries chilenas ahora, compró “Sabor a ti”, “Primera Dama”, “Cuenta conmigo” y “Gatas y Tuercas” (Canal 13). Telemundo acaba de comprar “Alguien te mira”, “¿Dónde está Elisa?” y “La familia de al lado” (TVN). Los guiones se están vendiendo muchísimo, se habla en el extranjero de la dramaturgia chilena, cosa que me llena mucho de orgullo.

 

― ¿Cómo se ve el nicho de las 8 de la tarde con la aparición de las telenovelas nocturnas?

― Se han ido ordenando las temáticas, algo que me parece muy sano. Y eso tiene que ver, un poco en parte con mi experiencia mexicana: Televisa y Televisión Azteca tienen una barra de telenovelas. Empiezan a las 4 de la tarde con telenovelas infantiles, a las 5 son para jóvenes, a las 6 son familiares y las de las 8 y 10 ya son más adultas. Eso está pasando en Chile, porque siempre estamos un poquito atrasados respecto de cómo se hacen las cosas en el exterior. Algo que ya se resolvió en México y otros países, está empezando a suceder aquí. Y eso significa que las 20:00 horas va quedando cada vez más como un nicho familiar, una teleserie más inofensiva, sin desnudo, con un grado de violencia mucho menor. Y las producciones de las 10 de la noche se van a convertir en los horarios más fuertes, en donde vas a poder tocar grandes temas que no puedes llevar a las 8.

 

― ¿Están más exigentes los chilenos?

―No solamente el público chileno, sino que el público en general. Desde que por 12 mil pesos puedes tener cable en tu casa… cable, internet y teléfono. Y gracias a eso puedes ver las series de canales como Sony, Warner, etc. el ojo se educa. Entonces, si te gusta la serie norteamericana Friends, no te va a gustar una comedia hecha a la rápida con chistes fomes de un canal chileno. Y si el canal no se pone a la altura, la gente no lo va a sintonizar más y se va a ir a ver Friends. El público está cada día más educado y se va a hacer más difícil escribir.

 

― ¿Cómo se tratan los temas difíciles, como el abuso infantil o la violencia intrafamiliar?

―Se trabajan como matrices de opinión: eso quiere decir que más allá de buscar que la gente se identifique, uno busca que dichos temas generen debate al interior de la familia. Hay historias que están hechas como modelos aspiracionales o de representación de la sociedad. Pero hay otras historias que lo que buscan es el debate, la discusión, el plantear temas que unan y motiven a los diferentes integrantes familiares a tomar un punto de vista. Eso hace que la telenovela sea, además de entretención, un arma de reflexión.

 

Juan Ignacio tiene mucho trabajo este 2011. Seguirá adaptando “La casa de al lado”. En dos meses más lanzará “Hacia el fin del mundo”, su nuevo libro, que contará con un tour de promoción por México, y en noviembre, comenzará a escribir la nueva teleserie para TVN. “No sé el horario todavía. Me da lo mismo, me encanta escribir telenovelas así que donde me pongan me da lo mismo”.

 

Puedes filtrar la visualización de las noticias según las siguientes categorías: