Gregorio Fernández: “Somos hijos de un famoso, pero todavía no somos famosos”

30 de Diciembre, 2016 · Cuerpo Académico, Facultad, Publicidad

Gregorio Fernández -profesor del Taller de Soluciones Publicitarias y con más de 30 años de experiencia en el área- asumió como subdirector de la carrera de Publicidad. Conversamos con él sobre los desafíos de la carrera en sus cinco años de existencia, así como de su propia experiencia en el mundo de las comunicaciones.

Por Diego Escobedo

El nuevo subdirector de Publicidad UC, Gregorio Fernández (foto Diego Escobedo).

El nuevo subdirector de Publicidad UC, Gregorio Fernández (foto Diego Escobedo).

Rodeado de libros de Marketing y de afiches de campañas, Gregorio Fernández, habla por celular desde su oficina en el segundo piso de la Facultad. Su interlocutor es el gerente de marketing de Gatorade, quien llama para confirmar su charla en el Ironman de Pucón, ciudad a la que debe viajar en enero. Tras él, se encuentra un cuadro que muestra a un barrio residencial cualquiera. Con la diferencia de que hay una silla flotando en medio de la calle. "Se supone que el cuadro me representa a mí. Lo hizo un pintor amigo, que dice que yo soy como un barrio tranquilo al atardecer, pero con toques de locura... por eso está esa silla volando", cuenta el publicista.

Gregorio Fernández, casado y con cuatro hijos, ya lleva dos años ejerciendo como docente del Taller de Soluciones Publicitarias, y en paralelo mantiene su propia agencia de publicidad. Hoy, tras haber sido director de la carrera de publicidad en el Duoc UC, asume como subdirector de la misma carrera en nuestra Facultad. Conversamos con él sobre su experiencia en la publicidad y los desafíos que tiene pendiente esa carrera en nuestra Facultad.

-¿Siempre le gustó la publicidad?

Empecé a estudiar publicidad en 1981 y a la fecha cada vez me gusta más. Creo que es un oficio donde uno puede ser muy libre y donde uno puede ejercer creatividad y ayudar a la sociedad. No sólo a vender más, sino que a promover valores. Entré a estudiar a la Escuela de Publicidad de Chile, que posteriormente se transformó en el Instituto Profesional Pacífico, y posteriormente en Universidad del Pacífico, que era una alternativa que me gustaba mucho porque era muy especializada en publicidad en esa época. Estaba también la USACH, esos eran los únicos dos lugares donde se podía estudiar, y hoy hay 27 escuelas en el país.

-¿Qué campaña o trabajo lo ha dejado más satisfecho?

Hice algunas campañas muy buenas para la Corporación de fomento al trasplante, que son campañas que ayudaron a salvar vidas; hice algunas campañas para el hogar de Cristo, trabajaba en ese entonces con el Padre Poblete; campañas para cerveza Cristal, que estuvieron muy entretenidas; y donde más me desarrollé como publicista fue como gerente de marketing de supermercados Almac y Ekono. Y posteriormente Líder. En suma, tengo campañas sociales y comerciales que me han dejado muy satisfecho. 

-¿Cómo describiría usted su estilo para hacer clases?

Me distingue mucho la libertad. A veces me juega en contra, porque hay alumnos que todavía no han madurado y no saben aprovechar la libertad. En general hay mucha libertad en mis clases, creo mucho en el talento de mis alumnos. Trato de que confíen en ellos. Los estimulo a que confíen en ellos, en general la autoestima no es muy alta y los incentivo a encontrar su propia grandeza. Me gusta que exploren y se atrevan. 

-¿Qué le parece lo que ha logrado la Facultad en los cinco años de existencia de la carrera?

Yo estoy muy orgulloso de lo que hemos construido entre todos. Creo que cada profesor ha aportado algo importante. Hay una generación muy talentosa y no es fácil hacerse notar en un mercado con tanta oferta publicista. Ahora, lo que yo siempre comento es que nosotros somos hijos de un famoso, pero todavía no somos famosos. La Católica es famosa, pero Publicidad UC, no. Tenemos que hacernos el prestigio, estamos trabajando en eso.

-¿Qué encuentra que se debe mejorar?

Básicamente lo que estamos mejorando es que el alumno tenga más identidad propia. No queremos sacar generaciones de publicistas que se parezcan entre sí. Nos falta más práctica, algunas técnicas, pero el movimiento se prueba andando. Con la empleabilidad que han tenido los egresados y la respuesta que ha habido, encuentro que vamos bien. Además estoy muy orgulloso de nuestros alumnos, encuentro que vamos por muy buen camino.

-Usted mencionó el trabajo práctico, ¿cómo considera que se concilia acá el Aprender en el Hacer?

Aprender en el Hacer para mí no es sólo un slogan. Es un imperativo, es una manera de soltar la mano y de atreverse. Por eso, que de un tiempo a esta parte estamos inculcando desde Introducción a la publicidad que los alumnos ya empiecen a hacer campaña. Ahí te vas dando cuenta de que en este juego de hacer publicidad se empiezan a encantar y a dar cuenta de que tienen talento, que son buenos. Y el año pasado y el anterior hemos traído clientes reales a Introducción a la publicidad, que es el ramo más temprano, porque lo otro sería Desafíos de la comunicación. Ahí ya partimos con el Aprender en el Hacer. Y por otro lado, después está este taller experimental que se llama Alameda 360. Que es un trabajo voluntario, donde los alumnos pueden hacer publicidad sin notas, sin asistencia, realmente con mucha libertad, y experimentan  publicidad de verdad.

-Usted fue nombrado hace poco subdirector de la carrera, pero llama la atención que el 80% de los docentes de la Facultad tiene algún postgrado. Usted no, pero así y todo le confiaron un alto cargo.

No tengo postgrado teórico, pero tengo un postgrado práctico, que es mantener una empresa de publicidad viva. Efectivamente es una falencia que voy a corregir, voy a seguir estudiando para seguir aportando. Acabo de terminar el Diplomado de docencia universitaria, ya me matriculé en otro de gestión educacional, y no descarto seguir estudiando. Ahora, mi aporte está en complementar a los grandes académicos que hay aquí. Si en un equipo fueran todos iguales, la diversidad o las diferencias no serían un aporte. La riqueza de un equipo es que podamos ser complementarios. O sea, tú eres bueno para escribir, yo soy bueno para dibujar, trabajemos juntos y hacemos un buen artículo. Pero, siento que hoy mi aporte va más por el lado de la vinculación al medio.

-Desde su nuevo cargo, ¿qué planes tiene para la carrera?

Primero continuar con el plan que hay. Que es un plan bueno, estratégico, bien lineado. Me gustaría vincular más a la carrera con el medio publicitario, con otras escuelas. Tenemos un programa del primer y segundo semestre de vinculación al medio. Lo otro que me gustaría es que los alumnos pudieran tener más campañas, soltar más la mano, así como un periodista busca hacer más notas, más entrevistas. Y no es sólo cosa mía, el director de la carrera, Patricio Dussaillant, me dijo desde un principio que necesitamos hacer más campañas.