La dramática realidad de los géneros audiovisuales

29 de Mayo, 2017 · Cuerpo Académico, Investigación

La académica Constanza Mujica, junto a los profesores de la Universidad Católica del Perú, James Dettleff y Giuliana Cassano.

La académica Constanza Mujica, junto a los profesores de la Universidad Católica del Perú, James Dettleff y Giuliana Cassano.

La académica, Constanza Mujica, participó en el congreso anual de la Latin American Studies Association (LASA), que se llevó a cabo en la capital de Perú. Allí expuso un análisis a partir de datos recopilados del Observatorio Iberoamericano de Televisión (OBITEL), cuyos resultados exponen que los productos audiovisuales tienen una complejidad mayor a la que ofrece su actual categorización.

Por Sara Alfaro C.

La Latin American Studies Association (LASA) existe desde 1966 y es la asociación de académicos de estudios latinoamericanos más grande del mundo, con cerca de 12 mil miembros, y todos los años organiza un congreso, en el que se presentan estudios en diversas áreas temáticas, todos enfocados en el estudio de la región.

2017 fue la primera vez que la profesora Constanza Mujica participó de la instancia, entre el 29 de abril y el 1 de mayo. En 2016 participaron los académicos de la Facultad Susana Foxley y Liliana de Simone, en Nueva York.

Mujica, la directora de docencia de la Facultad,  trabaja investigando para los estudios del Observatorio Iberoamericano de Televisión (OBITEL) junto a los profesores Pablo Julio (director) y Francisco Fernández (co-investigador). Esa fue la fuente de la que extrajo la matriz de datos para su análisis en el que aplicó variables de melodrama propio de géneros como los realities y laz teleseries a productos informativos. Los resultados los presentó en un panel en el congreso LASA de 2017 en Lima.

—¿Cuál fue el origen y cómo se desarrolló su investigación?
Tomé los datos de OBITEL, que tiene todos los programas que han sido emitidos desde 2005 a 2015 en Chile, y  los recodifiqué considerando la variable del género audiovisual. Mi preocupación es que hay reportajes que se parecen en algo a las telenovelas, realities que parecen series de ficción, telenovelas que parecen sitcoms, etc. Las etiquetas que estamos poniendo a los géneros audiovisuales se ven limitadas a la realidad de las características que tienen esos programas. Usé variables de melodrama y las apliqué a todos aquellos programas que Kantar IBOPE había denominado como telenovela, serie y reality; y algunas que había categorizado como reportajes o trabajo periodístico. Hice un análisis de cluster: agarré una matriz de datos -en este caso, 545 programas distintos-, los puse en un programa estadístico y los ordené en virtud de cuánto se parecen.

—¿Cuáles fueron los resultados?
Se me generaron seis grupos: 1) Melodrama con suspenso 2) Melodrama sin suspenso 3) Suspenso 4) Melodrama humorístico con suspenso 5) Melodrama humorístico sin suspenso y 6) Humor. Por ejemplo, la Teletón es un melodrama con suspenso y no es una telenovela. También entran algunos reportajes ahí y varios realities. En el melodrama sin suspenso hay programas que son de biografía y mucha cobertura de reportajes que está dentro de esa nómina. En suspenso están las telenovelas nocturnas, las narco-novelas.
Lo interesante es cuestionar las etiquetas y pensar cómo generar nuevas.

—¿Cuáles son los pasos para avanzar en esta línea de investigación?
Ahora estoy trabajando en la mezcla entre melodrama y periodismo: tratamiento melodramático de noticias. Me acabo de ganar un Fondecyt que vamos a echar a andar en conjunto con mi co-investigadora, Ingrid Bachmann. En un Fondecyt anterior habíamos visto que el melodrama tiene efectos positivos sobre la recordación de las noticias, y si bien no es estadísticamente significativo, sí tiende a tener efectos positivos en la comprensión de las noticias. Ahora vamos a testear las tres hipótesis que da la bibliografía de por qué esto sucede, que son básicamente: 1) Evocación: cuando hay un tratamiento de estas características las personas tienden a prestar más atención a las noticias y entiendes más. Las otras dos están ligadas: 2) Identificación: cuando ves la representación de una persona los espectadores tienden a preguntarse qué habría hecho yo en su lugar y, por lo tanto, integran mejor la información, y 3) Contagio Emocional: el espectador tiende a sentirse como la persona que está en escena, e integra el conocimiento de un modo más complejo, no solo racional.