Gabriela Campillo, ganadora concurso literario UC: “Les recomiendo vivir mucho: en la calle siempre se nos ocurren cosas”

4 de Noviembre, 2014 · Sin categoría

Estudiante de tercer año de periodismo, Gabriela Campillo es la ganadora del concurso literario UC con su cuento “Todos los pasajeros deben descender”. Aquí, nos cuenta sus motivaciones e ideas que la llevaron a obtener el primer lugar.

Por Cristóbal Venegas.

 

“Cuando yo era más chico tomaba el Metro con mi papá. En la mañana nos íbamos en micro hasta la Plaza Italia. Él hacía su pega y después nos devolvíamos en Metro, en la tarde”. Así comienza el cuento que llevó a Gabriela Campillo, estudiante de tercer año de periodismo a ganar el concurso literario de la universidad.  

retrato-4-noviembre 

Gabriela Campillo junto a Paulina Bakovic, subdirectora Asuntos Estudiantiles de la Facultad.

¿De dónde viene tu motivación para participar en el concurso literario este año 2014?

- Yo siempre estoy escribiendo, desde muy chica, poemas, cómics. Ahora escribo cuentos cada vez más cortos. Tengo un blog donde publico mis cuentos y mis cosas raras (se llama La Turba Brutal) y uno de esos cuentos es el que envié al concurso. Pensé inmediatamente que era obvio que no iba a ganar: siempre uno piensa que hay gente mejor que uno. Cuando, meses después, me empezaron a llegar los mails de invitación a la ceremonia de premiación recién me acordé de que había mandado un cuento.

 

¿Es primera vez que participas en el concurso?

- Sí, había participado también en uno de la revista Paula, pero yo soy muy poco de participar en concursos, me gusta dejarme los cuentos para mí. Si bien no es que sean de temáticas íntimas, prefiero mostrárselos a la gente que conozco: familia, amigos. Pero ahora que gané yo creo que obvio que seguiré participando en más cosas.

 

¿Cómo surgió la idea de escribir este cuento en particular?

- Yo siempre ando en Metro, y como vivo en Maipú siempre me ha llamado la atención las diferencias sociales a través del cordón de la Alameda: en muy poco espacio, cambia mucho el ambiente, las personas, los lugares, los colores, los olores. En el Metro, aunque uno no vea la ciudad, con la gente se nota, se refleja qué es lo que está arriba. En ese espacio medio claustrofóbico, oscuro, con olor a quemado, escogí a este personaje que es un niño marginal, que le gustan las cosas simples, que ha sufrido, que ha sido víctima del sistema, por así decirlo. Él ve como una pequeña esperanza en el Metro: un espacio diferente donde puede interactuar con la niña que le gusta. Igual es difícil escribir desde un niño y desde un hombre, pero igual es bacán ponerte en los zapatos de otra persona.

 

¿Cómo fue la ceremonia de premiación? ¿Sabías que ibas a ganar?

- A mí me mandaron muchos mails. Fui con mi pololo para no ir sola, pero no tenía esperanzas de ganar nada. Dieron todos los premios antes del primer lugar y de hecho me enojé: qué lata que te manden un mail y te comprometan a ir cuando en verdad no vas a ganar nada. Lo que pasó fue que con los primeros lugares dramatizaron los cuentos y poemas ganadores. Y cuando empezó el mío, escuché la frase “se inicia el cierre de puertas” y me di cuenta de que era mi cuento. No sabía qué hacer, estaba muy estresada, no podía creerlo. Todos me miraban. Igual es raro escuchar tu cuento, ahí dramatizado. Me gané un diploma y un Ipad mini. Me sorprendió haber ganado con un cuento que no es típico, sino que habla de algo mucho más profundo, habla de crítica social. La gente se impactó: es un cuento triste, denso, dramático, crudo.

 

¿Qué podrías recomendar a otros escritores anónimos como tú?

- Siempre es bueno andar con una libreta, graficar las ideas, siempre andar escribiendo. Cuando se te ocurre algo, hay que escribirlo inmediatamente. Les recomiendo vivir mucho: en la calle siempre se nos ocurren cosas. Ojala tener una plataforma física donde puedas leerlo, editarlo: un blog, cualquier cosa. ¡Participen en los concursos! Cualquiera puede ganar un concurso si escribe con ganas y pasión, y si lo que le escribe le mueve. A mí siempre me ha gustado el tema urbano y el tema social, y por eso creo que hice un cuento tan especial.